Cargando...

Secciones

Publicidad

Isabel Tejero, a su llegada al juzgado.- TWITTER

#IsaLibertad Condenada a seis meses de prisión y a pagar más de 6.000 euros por parar un desahucio

Publicidad

El juez, que ha adelantado el fallo contra la activista, rebaja en dos años la petición de la fiscal al no apreciar delito de lesiones, pero sí de atentado contra los antidisturbios que la redujeron mientras intentaba evitar un desahucio en 2014.

Sociedad

Isabel Tejero no irá a la cárcel. El juez la ha condenado a seis meses de prisión por un delito de atentado contra la autoridad cuando intentaba paralizar un desahucio en el madrileño barrio de Tetuán, en 2014, según ha confirmado a Público su abogado, Endika Zulueta.

Publicidad

La Fiscalía solicitaba para esta activista antidesahucios de 51 años una pena de dos años y seis meses de cárcel por un delito de atentado contra la autoridad en concurso con un delito de lesiones a varios agentes de la ya extinta unidad antidisturbios de la Policía Municipal de Madrid. Una petición que implicaba su entrada en prisión pese a no tener antecedentes. Sin embargo, el titular del Juzgado de lo Penal nº 11 de Madrid no ha asumido la petición del fiscal tras un juicio que ha durado unas tres horas, en el que la defensa solicitó la libre absolución.

A las puertas del juzgado, decenas de activistas antidesahucios y compañeros del grupo Stop Desahucios del barrio de Tetuán se habían concentrado antes del juicio para apoyar a la acusada, que fue recibida con gritos de "Isa Libertad" y aplausos.

"No ingresará en prisión. Esa es la lectura positiva. La parte negativa es que ha sido condenada por atentado y que tendrá que hacer frente a las indemnizaciones por lesiones a los agentes de policía y a una multa por faltas de lesiones", ha explicado el letrado de Isabel, que ya ha adelantado que recurrirán esta condena en cuanto conozcan la sentencia definitiva. En total, la activista, que está desempleada y no percibe ninguna prestación, tendrá que pagar alrededor de 5.000 euros en indemnizaciones a los agentes, una multa de 900 euros y las costas del juicio.

Publicidad

Según su abogado, antes del juicio se le ofreció la posibilidad de declararse culpable a cambio de una multa, pero la activista lo rechazó. La fiscal aseguraba en su escrito de acusación que Isabel y sus compañeras impidieron el paso a los agentes municipales que escoltaban a la comisión judicial que tenía que ejecutar el desalojo, que no había llegado aún cuando se produjeron los hechos. Tras un "pequeño forcejeo", sus compañeras obedecieron a los agentes, pero Isabel desoyó los requerimientos de las policías "con manifiesto desprecio al principio de autoridad y con ánimo de menoscabar la integridad física de las agentes", decía la fiscal. Añadía que la acusada "comenzó a forcejear" con ellas, "lanzando patadas y cogiéndole las manos, tirándose al suelo y negándose a levantarse", siendo necesaria la intervención de otro agente, que la levantó y la llevó a un lugar más apartado donde continuaron los forcejeos en los que se produjeron las lesiones.

Finalmente, según la fiscal y las diligencias previas de la Policía, una de las agentes sufrió un esguince en un dedo de la mano izquierda, que no requirió tratamiento ni dejó secuelas. Otra policía sufrió una contusión en la pierna derecha que no requirió baja y una tercera agente sufrió un esguince en un dedo de la mano izquierda que le dejó secuelas. Esas son las lesiones que van a costarle cerca de 5.000 euros.

Publicidad

Isabel: "Estoy más tranquila"

"Ahora estoy mucho más tranquila", ha declarado Isabel a Público  por teléfono. La activista ha insistido en que nunca agredió a los agentes y que recurrirá el fallo hasta el final para defender su inocencia. "Al final es sólo dinero, pero he estado a punto de ir a la cárcel sólo por defender a quienes van a ser desahuciados y por mediar pacíficamente para que se respeten los derechos humanos", ha afirmado. "Esto no debería estar pasando, pero es lo que nos toca porque el Gobierno está aplicando represalias, no quiere que acudamos en auxilio de las personas", ha añadido.

Pese a su condena y a las sanciones económicas, Isabel mantiene que "si creen que nos van a parar con juicios como éste están equivocados. No tenemos ningún miedo". Pese a que ha ha esquivado la cárcel, asegura que seguirá acudiendo a manifestaciones y a desahucios, "ya lo hice el mismo día que me citaron a declarar en los juzgados de Plaza Castilla, y así seguiré haciéndolo, porque protestar es un derecho y hay que defenderlo".

Publicidad

Publicidad

Publicidad