Cargando...

Secciones

Publicidad

imagen del despliegue policial en Porc Gourmet. CÀRNIES EN LLUITA

Salvados La Policía registra el matadero denunciado por 'Salvados' para una inspección de trabajo

Publicidad

Varios furgones de la Policía Nacional bloquean desde hace varias horas las instalaciones de la empresa le Porc Gourmet en Santa Eugènia de Berga, en Osona.

Sociedad

La Policía Nacional está registrando desde esta mañana las instalaciones que la porcina Le Porc Gourmet tiene en el municipio catalán de Santa Eugènia de Berga, en Osona, para una inspección de trabajo, según han confirmado a Público fuentes del cuerpo.

Publicidad

Precisamente, el matadero que está siendo inspeccionado es el mismo que fue denunciado por sus trabajadores en el programa Stranger Pigs de Salvados, dedicado a la industria cárnica, y que está haciendo temblar los cimientos del sector. No sólo por las duras imágenes de crueldad animal que se desvelaron en el programa de La Sexta, sino también por las pésimas condiciones laborales de muchas de las personas empleadas en mataderos y granjas, en su mayoría inmigrantes en situación irregular y con sueldos precarios.

Entre otras cosas, los trabajadores denunciaron ante las cámaras trabajar sin descanso y tener que llevar sus propios cuchillos para matar a sus animales.

Además, dos días antes de la emisión del programa, 28 trabajadores fueron despedidos sin previo aviso y a las cuatro de la mañana.

Aunque por el momento no ha trascendido más información sobre la operación, la Policía ha confirmado que el registro se ha realizado a petición de la propia Inspección de Trabajo. Càrnies en Lluita (Cárnicas en lucha), una asociación por la defensa de los trabajadores del sector, ha informado también a través de su cuenta de Twitter de la "fuerte presencia de policía bloqueando los accesos" de las instalaciones.

El sindicato Comisiones Obreras se ha personado asimismo en en lugar para informar a los trabajadores de sus condiciones laborales y el propio periodista Jordi Évole no ha tardado en hacerse eco de la noticia.

Una cascada de consecuencias

No es la primera consecuencia que está teniendo la emisión de su programa del pasado 4 de febrero; ni tampoco parece que será la última. La operación policial de este miércoles se produce tan sólo un día después de que la empresa de alimentación El Pozo haya anunciado que deja de trabajar con la granja de cerdos Hermanos Carrasco, ubicada en Murcia, donde Évole, junto a activistas de la ONG Igualdad Animal, grabaron a decenas de animales muertos, heridos, enfermos y en condiciones de vida lamentables.

Publicidad

El Pozo —que tras la emisión del programa aseguró que las imágenes correspondían a "un área de recuperación sanitaria" donde se vigilaba a los cerdos para "controlar su evolución"— tomó esa decisión después de que dos cadenas de supermercados belgas y una alemana decidieran retirar los productos de la empresa.

Publicidad

Publicidad

Publicidad