Cargando...

Secciones

Publicidad

Arona Diakate, tendido en el suelo, tras recibir un porrazo de un policía en la Plaza de Nelson Mandela de Lavapiés.- <a href="https://twitter.com/Ruptly/status/974440393973444608" target="_blank">RUPTLY</a>

El senegalés agredido por un antidisturbios en Lavapiés denuncia por torturas al policía

Publicidad

Arona Diakhate fue golpeado por un agente sin motivo aparente el día que murió el mantero Mame Mbaye en Lavapiés. Fue ingresado y recibió 15 puntos de sutura en la cabeza. Este miércoles ha denunciado por lesiones y torturas al agentes que le agredió y acusa de un delito de omisión del deber de socorro a los demás policías que le metieron en un portal cuando estaba semi inconsciente.

Sociedad

Arona Diakhate, el senegalés con nacionalidad española que acabó inconsciente en el hospital tras recibir un porrazo de un antidisturbios en Lavapiés el pasado 16 de marzo, ha presentado este miércoles una denuncia ante el juzgado contra varios agentes.

Publicidad

En el escrito, presentado por los abogados de Red Jurídica y al que ha tenido acceso Público, acusa al agente que le golpeó de un posible delito de lesiones y otro de torturas cometido por un funcionario público. También acusa de un delito de omisión del deber de socorro a los demás agentes que intervinieron en los hechos, dado que, según el denunciante, no le ayudaron cuando esta inconsciente en el suelo ni le acercaron al punto sanitario más cercano.

Diakhate acabó ingresado durante varios días en el hospital, según la reconstrucción de lo hechos que publicó Eldiario.es. Recibió 15 puntos de sutura en la cabeza como resultado de la agresión policial. Los hechos sucedieron en la Plaza de Nelson Mandela, en cuyas inmediaciones estaban teniendo lugar altercados entre la policía y decenas de personas que protestaban por la muerte de Mame Mbaye, el mantero senegalés que falleció en el barrio ese día después de escapar de un operativo policial contra los vendedores ambulantes.

Según denuncia el afectado, se encontraba apoyado en la papelera junto a una farola de la plaza liándose un cigarro "mirando al suelo, sin molestar a nadie" y "absolutamente ajeno" a los incidentes que estaban teniendo lugar alrededor. En ese momento, prosigue la denuncia, un grupo de agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) se acercaron al denunciante. Según dice, eran cuatro policías, uno de ellos "más adelantado".

Publicidad

"El agente de policía más adelantado, sin mediar provocación alguna y careciendo por completo de motivo me propinó un fuerte golpe con su defensa en el lateral izquierdo del cuello. Giré la cabeza y, en ese momento, me golpeó otra vez, también con su porra, impactando sobre mi nuca", denuncia. Acto seguido, el agredido cayó al suelo, prácticamente inconsciente.

La agresión fue grabada y difundida en redes sociales ese mismo día y el vídeo ha sido presentado como prueba, además de diversas fotografías que muestran cómo es sacado de plaza cogido por varios agentes de policía. El denunciante no recuerda con claridad los momentos posteriores a la agresión policial, aunque ha podido reconstruir los hechos con las fotografías y con otro vídeo, también publicado en redes sociales, en el que se ve cómo los agentes lo introducen sangrando en el portal de un edificio cercano. En lugar de llevarlo al centro médico más cercano, los agentes le condujeron a la Comisaría de Leganitos, desde donde pidieron la presencia de una unidad del SAMUR.

Publicidad

Identificar a los agentes, "el mayor reto"

Según Daniel Amelang, letrado que ha presentado la denuncia, el "mayor reto" ahora es identificar al agente que le golpeó con la porra y a los que le trasladaron. Según explica, en algunas imágenes puede verse el número de identificación que llevan los agentes en la espalda, pero precisa que ese número no es personal, sino que sólo indica la unidad policial a la que pertenece el agente.

En caso de que no se consiga identificar al policía, la denuncia podrá seguir la vía administrativa para reclamar al Ministerio del interior una indemnización, aunque éste es el "último recurso". El abogado explica que el plazo máximo de instrucción de esta denuncia es de seis meses, aunque es prorrogable hasta 18 meses.

Publicidad

Publicidad

Publicidad