Cargando...

Secciones

Publicidad

El ala-pívot español Pau Gasol realiza un lanzamiento ante Hungría durante un encuentro correspondiente al grupo C del Eurobasket 2017 en Cluj Napoca, Rumanía, hoy, 7 de septiembre de 2017. EFE/Robert Ghement

Igualdad en el deporte La carta más feminista de Pau Gasol en defensa de la igualdad en la NBA

Publicidad

En una larga misiva, desmonta los estereotipos sexistas que impiden que las mujeres dirijan a la élite del baloncesto mundial y afirma que ya es hora que la NBA ponga al frente de un equipo masculino a una persona tan preparada como Becky Hammon.

Sociedad

Una larga carta publicada por Pau Gasol en The Players' Tribune está siendo aplaudida en el mundo entero. La misiva, publicada en defensa de los méritos de Bechy Hammon para ser entrenadora de uno de los equipos más competitivos de la NBA, hace un recorrido por los estereotipos más sexistas y comunes a la hora de desechar a las mujeres al frente de los equipos masculinos de alto nivel. El jugador español recuerda que en los 72 años de existencia de la NBA, ninguna mujer ha dirigido un equipo de esta liga.

Publicidad

Su carta, además, es un alegato a la diversidad, a la necesidad de mirar los avance sociales y de incorporarlos al deporte de élite.

"Si crees que estoy escribiendo esto para argumentar por qué Becky está calificada para ser entrenadora de la NBA ... bueno, estás equivocado. Eso es obvio. Primero, ella era una jugadora consumada, con la mente de un guardia de élite para el juego. Y segundo, Becky ha sido una asistente exitosa para posiblemente el mejor entrenador. ¿Qué más necesitas? Pero como dije, no estoy aquí para abrir este debate. Discutir en nombre del entrenador Hammon sería condescendiente. Para mí, sería extraño que los equipos de la NBA no estuvieran interesados en ella como entrenadora", afirma el jugador.

"He ganado dos campeonatos ... He jugado con algunos de los mejores jugadores de esta generación ... y he jugado bajo dos de las mentes más brillantes en la historia de los deportes, en Phil Jackson y Gregg Popovich. Y te digo que Becky Hammon puede entrenar. No estoy diciendo que pueda entrenar bastante bien. No digo que pueda entrenar lo suficiente como para salir adelante. No digo que pueda entrenar casi al nivel de los entrenadores masculinos de la NBA. Estoy diciendo: Becky Hammon puede entrenar al baloncesto de la NBA. Punto", añade Gasol.

Gasol comienza su carta haciendo referencia a su familia para dejar los puntos muy claros. Hijo de dos profesionales "de gran éxito", aprendió desde pequeño que la pregunta más importante no es si alguien "es el tipo de persona para un puesto", sino "cuán preparada está para desarrollar el trabajo" y da las gracias por haber sido criado de esa forma.  Hijo de un enfermero y una doctora, recuerda que a menudo "la gente confundía a mi padre con el médico y mi madre como enfermera. En mi opinión, sucedió más a menudo de lo que debería. Para mí, que mi madre era una doctora exitosa ... esta era lo normal".

Publicidad

Desmontando mitos

Gasol se dedica a desmontar mitos y empieza por el que le parece más sencillo de refutar:  la idea de que, en el nivel más alto absoluto del baloncesto, una mujer no es capaz de entrenar a los hombres. "Sí, las entrenadoras están entrenando al basketball femenino de la universidad, o la WNBA. ¿Pero la NBA? La NBA es diferente. Si estás argumentando eso con cualquiera que haya jugado un baloncesto de alto nivel, vas a parecer realmente ignorante.

Otro de las 'pegas' más populares es para el jugador, tal vez más tonta que la anterior. Se trata de quienes apuntan a que la llegada de Hammon a los Spurs se trató de sólo de "una buena operación de márketing" para el equipo. 

Publicidad

"¿Qué? En serio: ¿Qué? Estamos hablando de la NBA aquí, un negocio donde hay mucho dinero en juego y poca paciencia para la mediocridad. También estamos hablando de los San Antonio Spurs, una de las franquicias de NBA más exitosas de este siglo: un sistema que ha producido David Robinson, Tim Duncan, Manu Ginóbili, Tony Parker, y eso es solo el Salón de la Fama. Este es un equipo que ganó más de 50 juegos por 18 temporadas consecutivas y cinco campeonatos en los últimos 20 años", rebate Gasol.

Y entra a desmontar el que tal vez es el argumento más utilizado. "Es casi demasiado estúpido incluirlo aquí ... es la posibilidad de que incluir a una mujer generaría incomodidad en el vestuario.  

"Tal vez te ríes de ti mismo mientras lees eso. Y lo entiendo Es ridículo. Pero creo que vale la pena tomarse en serio, también, por un momento, solo en términos de lo vergonzoso que es para nosotros como una liga que esto sea algo de lo que la gente realmente está hablando". Es un mito, afirma Gasol. "Realmente no hay nada que decir al respecto. Los jugadores se visten en un área determinada, y los entrenadores se visten en otra.  Pero el punto es que no es como si estuvieras viendo a los entrenadores masculinos compartir un espacio con los jugadores mientras están cambiando. En términos del vestuario, y en términos de detrás de escena, realmente no hay diferencia práctica en esta liga entre tener un entrenador en jefe masculino o femenino.

Publicidad

En la carta Gasol afirma sentirse animado cuando desde el deporte se apoya temas sociales de actualidad. "Lo veo cuando nos reunimos por algo tan urgente como Black Lives Matter ... Lo veo cuando tipos como DeMar y Kevin hablan y se muestran abiertos sobre el bienestar emocional ... Lo veo cuando Adam Silver, nuestro comisionado, marcha en una Desfile de orgullo LGBTQ ... Lo veo cuando MVP como Steph y LeBron siguen mostrando al mundo que nadie es demasiado famoso para usar su plataforma para defender lo que creen ... y, por supuesto, lo veo cuando un el director de una franquicia como los Bucks está dispuesto a entrevistar a un candidato para el puesto de coach principal a un candidato que lo merece (sea hombre o mujer)".

"Pero tampoco estemos satisfechos". Afirma Gasol. "Reconozcamos que una protesta no significa que hayamos resuelto el problema de la desigualdad racial en este país. Un desfile no significa que estamos haciendo todo lo posible por el movimiento LGBTQ. Y una entrevista de coaching no significa que hayamos resuelto el problema de la diversidad de género en nuestro lugar de trabajo.
Y para mí, una gran liga echaría un vistazo a esto y diría: Hemos recorrido un largo camino y hemos mostrado un gran crecimiento ... pero aún nos queda mucho más por hacer. Una gran liga diría: Sí, esto es progreso, pero no es la meta.

Espero que la NBA nunca se sienta satisfecha con ser progresista "para una liga deportiva. Procuremos ser progresistas para una industria de cualquier tipo", afirma el jugador.

Publicidad

Publicidad