Cargando...

Secciones

Publicidad

Los profesores de la rama de Ciencias Sociales quieren que a partir de ahora todos los actos académicos cuenten con la presencia de al menos una muejre | Twitter

Igualdad Profesores de Ciencias Sociales se comprometen a boicotear cualquier acto académico en el que no haya mujeres

Publicidad

Un grupo de profesores universitarios lanza la iniciativa ‘No sin mujeres’ para contribuir a erradicar las discriminaciones machistas en el ámbito académico.

Sociedad

Un grupo de profesores universitarios ha lanzado la iniciativa No sin Mujeres, académicos españoles por la presencia femenina en las ciencias sociales, que pretende poner su grano de arena para erradicar la discriminación machista en el ámbito universitario y la escasa representación de las mujeres en los eventos académicos.

Publicidad

"Cuando se piensa en una mesa de expertos por ejemplo, sobre financiación, lo primero que se valora son los cercanos y resulta que son todos hombres. La desigualdad está instalada en la cultura, en el conocimiento. Los protagonistas, los que somos de facto beneficiarios de esto, debemos contribuir renunciando a nuestros privilegios. Si sabes que hay mujeres expertas en el campo, insiste para que vengan”, dice a Público, Alain Cuenca, profesor de Economía Pública en la Universidad de Alcalá de Henares, uno de los impulsores de la iniciativa, junto al economista Daniel Fuentes y Nacho Conde Ruiz, también profesor de Economía.

Sobre las razones que les llevaron a promover la iniciativa, Alain Cuenca afirma, en conversación telefónica con Público: "En mi caso, soy socio de una asociación feminista, Clásicas y Modernas, que hace tres años, con motivo del 8 de marzo, hizo un manifiesto dirigido a los hombres. Entonces nos comprometíamos a que durante aquel mes no participaríamos en mesas que no fueran paritarias. Yo a título particular lo he hecho casi siempre. Y la gente lo que ha hecho habitualmente es cambiar alguno de los ponentes. Después del 8-M de este año, hablé con Daniel y con Nacho. Les conté esto de Clásicas y Modernas. Y pensamos en hacerlo. Esto es una mínima cosa. Ojalá hagamos más”.

Los impulsores del manifiesto recuerdan en Twitter  bajo la eqtiqueta #No_Sin_Mujeres que este es un manifiesto abierto al que todavía pueden sumarse "todos aquellos académicos o profesionales de las Ciencias Sociales que quieran asumir públicamente el compromiso". 

Publicidad

El compromiso, abierto a profesores de todas las ramas de las Ciencias Sociales, se puede firmar en este enlace y se puede obtener más información en nosinmujerestuiter@gmail.com o en la cuenta de Twitter @No_Sin_Mujeres. Cualquiera que lo firme, asume lo siguiente: "Los miembros de esta lista nos comprometemos públicamente a no participar como ponente en ningún evento académico (conferencia, congreso, jornadas o similar) o mesa redonda de más de dos ponentes donde no haya al menos una mujer en calidad de experta". "Asimismo, instamos al cumplimiento de lo establecido en la ley orgánica 3/2007 para la igualdad efectiva de hombres y mujeres".

De la redacción exacta del compromiso, se podría inferir que en unas jornadas de 15 ponentes, en las que haya dos mujeres, el firmante podría acudir: "Por algo hay que empezar. Se trata de un compromiso personal, de un compromiso de mínimos. Aquí estamos hablando de cosas donde vayamos voluntariamente. Yo lo interpreto así: Si yo estoy en una mesa donde no haya mujeres, no voy a ir. Y no como moderadora, sino como experta. Lo paritario llegará".

Publicidad

Cuenca añade, ante la pregunta de por qué la redacción de la iniciativa deja fuera a los tribunales de oposición y órganos oficiales, que eso está en la ley y que esta no se cumple. De ahí la referencia general a su cumplimiento: "Es una ley que está en vigor. Un tribunal de oposición, está en la ley. Estoy obligado a ir. Es el problema de la universidad que lo haga y los concursantes pueden recurrir. Claro que pasa. Y mira la Academia de la Lengua, por ejemplo, porque la ley no se cumple".

"Aplaudo la iniciativa. Más vale tarde que nunca. Pero si miro para atrás, me río. Son muchas mesas, muchos años", dice a Público la catedrática de Historia e Instituciones Económicas y directora del Observatorio de género Lina Gálvez, quien pone un ejemplo que ilustra la supremacía del poder masculino en la Universidad Pública y la pertinencia, por tanto, de iniciativas como la de No sin mujeres: "Las comisiones, que son claves para la promoción de un profesor o profesora, que juzgan si a un profesor o profesora le dan un sexenio de productividad o no, lo que afecta a su prestigio y a su salario, no han sido paritarias hasta que se ha corregido después de una protesta de la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas".

Publicidad

"El conocimiento es una de las parcelas principales en que las mujeres no hemos estado reconocidas. El problema es que se asume que la universidad es un espacio meritocrático, cuando no lo es, y por eso la pervivencia del machismo es mucho mas sutil. Se supone que las mujeres que no llegan es porque no valen cuando, obviamente para llegar, tienes que estar en determinados sitios, tienes que tener tiempo para hacer estancias fuera, para escribir los papers, para investigar. Por tanto, esa falacia de la meritocracia hace un daño doble", remacha Gálvez.

Publicidad

Publicidad