Cargando...

Secciones

Publicidad

Un grupo de personas migrantes antes de rescatadas en el Mediterráneo central el pasado año por SMH y ProemAid.- MAYDEYTERRANEO/GABRIEL TIZÓN

Maydayterraneo Un nuevo barco de rescate español pone rumbo al Mediterráneo en pleno auge de la xenofobia en Italia

Publicidad

Las ONG ProemAid y Salvamento Marítimo Humanitario han presentado el Aita Mari, un pesquero que están transformando en unidad de salvamento para rescatar migrantes y refugiados frente a las costas de Libia el próximo agosto.

Sociedad

A partir del próximo agosto serán seis los barcos de rescate de organizaciones humanitarias que estarán en el Mediterráneo Central rescatando a migrantes y refugiados. La organización vasca Salvamento Marítimo Humanitario (SMH) y la andaluza ProemAid, junto a cientos de voluntarios de todo el país, vuelven a la ruta migratoria más mortífera del mundo, que este año ya se ha cobrado la vida de 500 personas. Lo hacen bajo el proyecto Maydayterraneo, que durante el 2017 rescató a 575 migrantes que intentaban llegar a Europa procedentes de la costa libia en siete pateras. Una gota de aguado en un mar que se ha convertido en una gran fosa, donde el año pasado murieron o desaparecieron más de 1.700 personas, más de 6.000 en los últimos cuatro años, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) de las Naciones Unidas.

Publicidad

Ambas organizaciones han logrado la financiación suficiente para comprar un antiguo pesquero guipuzcoano de 32 metros de eslora al que han bautizado con el nombre de Aita Mari, en homenaje al marinero guipuzcoano José María Zubía, que murió en 1866 rescatando a marineros náufragos en la bahía de San Sebastián.

Según han explicado en rueda de prensa, el buque está siendo reconvertido en una unidad de rescate que patrulle durante cinco meses las aguas internacionales cercanas a Libia, principal punto de salida de las embarcaciones. Un anuncio que no hubiera sido posible sin las donaciones de miles de personas, actos benéficos, ayudas de algunas empresas y, sobre todo, gracias a la aportación del Gobierno Vasco de 400.000 euros. Porque “esta maravillosa y justa locura”, como la ha definido el bombero madrileño Ángel Lorenzo, voluntario de la organización, sale realmente cara. En concreto, el barco ha costado 223.800 euros, a los que hay que añadir más de 320.000 para su reforma y más de 210.000 euros que estiman que gastarán en agua, comida, combustible, medicinas y otros bienes necesarios para las diez misiones que tienen previsto realizar.

Imagen del barco adquirido por SMH que hará labores de rescate en el Mediterráneo este agosto.- MAYDAYTERRANEO

Contexto complejo en el Mediterráneo

La misión del Aita Mari no llega precisamente en el mejor contexto, ha explicado el responsable de comunicación de Maydayterraneo, Daniel Rivas, que recuerda que el pasado año ya tuvieron problemas con los guardacostas libios, que les bloquearon e intimidaron con dispararon al aire para que les entregaron a los migrantes que habían rescatado. “La Unión Europea e Italia están formado, equipando y financiando a estos autoproclamados guardacostas. No sería un problema si no fuera porque Libia no es un país seguro, sus guardacostas acosan a las ONG de rescate, maltratan a las personas que acaban de rescatar y las encierran en campos de detención inhumanos, según la ONU”, ha asegurado. Rivas insiste en que ha quedado claro que no se puede devolver a las autoridades libias a los rescatados, ya que allí se tortura, se esclaviza y se vende a los migrantes y refugiados, como demostró la CNN el pasado año. “La UE es cómplice porque está financiando la tortura de estas personas”, ha criticado.

Publicidad

Estrella Galán: “Europa no quiere testigos en el Mediterráneo mientras la gente se ahoga"

Al mismo tiempo, la llegada al Gobierno italiano de los populistas del Movimiento Cinco Estrellas y de la xenófoba Liga añade más incertidumbre a la misión de rescate, ya que no han tardado en reformar el discurso de que las ONG trabajan conjuntamente con las mafias del tráfico de personas. La secretaria general de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), Estrella Galán, también presente en la rueda de prensa, ha advertido de que ambos partidos han hecho una gran campaña enarbolando el discurso antinmigración que parece haber calado en la sociedad italiana.

Galán ha recordado que el mensaje que ha lanzado la UE durante los últimos años es el de que “no quiere testigos en el Mediterráneo mientras la gente se ahoga, porque todas su políticas están centradas en el cierre de fronteras". Aun así, ha asegurado que su presencia es “más difícil pero más necesaria que nunca”, cuando se está enjuiciando y criminalizando a las ONG de rescate que, el año pasado, auxiliaron al 40% de los migrantes y refugiados que estaban a la deriva en esa zona, cuando en los años anteriores apenas superaba el 10%.

Publicidad

"Las llegadas de personas a Europa han descendido mucho, pero eso no quiere decir que la situación en sus países y en Libia sea mejor”, ha precisado Galán, sino que se debe a los “acuerdos ilegales e inmorales” que la UE está firmando con Estados que “no respetan los Derechos Humanos”.

Los organizadores de esta misión temen sufrir trabas como que no se les autorice la entrada en puerto, aunque se han mostrado tranquilos porque están "amparados por el derecho internacional", tal y como ha confirmado la Justicia italiana, que este lunes ha archivado la causa judicial contra la ONG española Pro Activa Open Arms.

Publicidad

Publicidad

Publicidad