Cargando...

Secciones

Publicidad

Cientos de personas rescatadas por la tripulación de Aquarius, un barco de búsqueda y rescate en sociedad entre SOS Mediterranée y Médicos Sin Fronteras, durante este fin de semana.- REUTERS/ Karpov

Aquarius Alarma internacional ante la decisión de Italia de cerrar sus puertos a casi 1.500 migrantes rescatados en el Mediterráno

Publicidad

A los 629 rescatados por el barco Aquarius se suman más de 700 socorridos por la propia Guardia Costera Italiana, a quien tampoco se les ha asignado puerto tras un día de espera.

Sociedad

Las alarmas se han disparado a Europa tras la decisión de Italia de cerrar sus puertos a los barcos de rescate de personas migrantes y refugiadas en el Mediterráneo Central.

En la actualidad hay 1.419 personas rescatadas abordo de dos barcos a los que las autoridades han denegado el acceso a puerto. Un grupo de 629 personas llevan dos días a bordo del Aquarius, el buque de rescate de las ONG SOS Mediterrée y MSF, en el que hay 123 menores no acompañados, 11 de ellos niños pequeños y siete mujeres embarazadas. Según informan ambas organizaciones, este "retraso innecesario para el desembarco en puerto seguro pone en riesgo a los pacientes más vulnerables", en particular, a las siete embarazadas, a 15 personas que presentan quemaduras químicas graves provocadas con la mezcla de combustible de la patera y el agua salada del mar y varios recatados tras caer al mar, entre los que había cuadros de "ahogamiento crítico" e hipotermia. Según informa el diario El País, con una periodista y un fotógrafo a bordo del buque, "es posible que la comida se termine".

Publicidad

No es el único barco parado en el Mediterráneo ante el cierre de puertos. Otras 790 personas que fueron rescatadas el domingo se encuentran a bordo de un buque de la propia Guardia Costera italiana y esperan que se les indique un puerto para desembarcar.

Fuentes de la Guardia Costera italiana explicaron a Efe que la mayoría de ellos han sido trasladados a la patrullera "Diciotti" de este cuerpo marítimo y que aún no les han asignado un puerto.

El portavoz del área del Mediterráneo de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Flavio Di Giacomo, ya había expresado temor de que existieran estos 790 también en espera de que se les condujera a un puerto. Según algunos medios se ha organizado una reunión de urgencia para solucionar el supuesto cierre de puertos ordenado por el ministerio del Interior italiano, Matteo Salvini, que el domingo exigió a Malta, el puerto seguro más cercano a los barcos, aunque también se ha negado. Mientras tanto, la situación de estas casi 1.500 personas que han cruzado el mar en duras condiciones, se va deteriorando por momentos.

Bruselas pide una "rápida solución"

A la espera de que haya una respuesta a esta crisis, la Comisión Europea (CE) ha instado resolver con rapidez la situación de los rescatado a bordo Aquarius "para que puedan ser desembarcados lo antes posible".

"La prioridad de las autoridades debe ser que (los inmigrantes) reciban los cuidados que necesitan. Llamamos a todos los implicados a buscar un rápida resolución para que puedan ser desembarcados de forma segura lo antes posible", dijo en la rueda de prensa diaria de la CE el portavoz Margaritis Schinas. El portavoz explicó que Bruselas ha sido informada "de la situación" y que "ha estado en estrecho contacto con las autoridades de Italia y Malta" a lo largo del fin de semana y lo sigue estando hoy. "Para la CE primero es un imperativo humanitario, hablamos de gente, unas 600 personas incluidos menores no acompañados", añadió.

Publicidad

Publicidad

Publicidad