Cargando...

Secciones

Publicidad

Juana Rivas, foto de archivo / EFE Pepe Torres

Juicio Juana Rivas El abogado de Juana Rivas renuncia a su defensa y provoca la suspensión del juicio

Publicidad

La defensa de Rivas había solicitado el aplazamiento de la vista por la baja médica de José Estanisla, abogado en el que Rivas afirma "haber depositado su confianza". Ante la negativa del juez a aplazar la vista, Juan de Dios Ramírez, abogado del equipo de la granadina, abandonó la sala dejándola sin defensa.

Sociedad

El juicio que debía juzgar la presunta sustracción de los hijos menores de Juana Rivas y que tenía previsto realizarse en la mañana de este jueves en Granada, se ha suspendido de forma abrupta, después de que uno de los abogados de Rivas, Juan de Dios Ramírez, abandonara la sala tras una discusión con el Juez. Nada más comenzar el juicio a las 9.45 de la mañana, Ramirez anunció al Juez que sólo se personaba para pedir el aplazamiento del juicio, al encontrarse de baja medica el abogado que lleva el caso de Rivas, José Estanislao, y en el que ella ha depositado su confianza. De hecho Rivas había solicitado el aplazamiento de la vista por este motivo, lo que fue rechazado por la sala. 

Publicidad

En el inicio de la vista, el juez volvió a rechazar el aplazamiento al considerar que la acusada está perfectamente representada por Ramírez, que sostiene por contra que no está preparado para ejercer la defensa.

​La confirmación de Ramírez de que no iba a representar a Rivas en esa vista y que reiteraba la petición de un aplazamiento, provocó una agitada discusión con el Juez Manuel Píñar y acabó con Ramírez abandonando la sala, a pesar de la prohibición expresa del magistrado, dejando a Juana Rivas sin defensa. El Juez advirtió al abogado de que los hechos serán puestos en conocimiento del juzgado de guardia y del Colegio de Abogados de Sevilla.

Rivas ha llegado a suplicar al juez que entienda que ella "solo confía" en José Estanislao López, a lo que el magistrado ha replicado que esto es "una cosa seria", por lo que le ha instado a que designe a otro abogado de su confianza en tres días y le ha informado de que, en caso de no hacerlo, se le nombrará uno de oficio.

​Esta sala debía juzgar el presunto delito de sustracción de menores, por el que la acusación particular ejercida por su expareja, Francesco Arcuri, solicita cinco años de prisión. Rivas se enfrenta, además, a ocho años de inhabilitación para el ejercicio de la patria potestad, así como a una indemnización de unos 30.000 euros a Arcuri.

Publicidad

El juzgado de lo Penal número 1 de Granada, en el que se iba a celebrar el juicio, ha aplazado la vista hasta el próximo 18 de julio.

El proceso sobre la custodia de los dos hijos menores de la pareja continúa en en un juzgado de Cerdeña, Italia

Publicidad

Publicidad

Publicidad