Cargando...

Secciones

Publicidad

Miembros de la asociación de Bebes Robados Sevilla

Bebés robados La Audiencia de Sevilla reabre por primera vez el caso de una madre en busca de su supuesta bebé robada desde 1970

Publicidad

Isabel Díaz ha logrado que la Audiencia de Sevilla reabra su caso para investigar el supuesto robo de su hija Yolanda Valderrama el 18 de diciembre de 1970 en el viejo hospital de las Cinco Llagas de Sevilla. La justicia podría abrir una investigación de todos los nacimientos que hubo en ese centro desde diciembre de 1970 al 31 de diciembre de 1971

Sociedad

Isabel Díaz lleva casi medio siglo buscando a su hija Yolanda. Esta sevillana de 72 años de edad dio a luz el 18 de diciembre de 1970 a una niña en el viejo hospital de las Cinco Llagas de Sevilla sin que hoy conste ningún registro de que estuvo allí ingresada junto a la bebé hace 48 años. El recurso de apelación presentado ante la Audiencia Provincial de Sevilla ha permitido reabrir su caso. Un hecho histórico en la trama de bebés robados y las víctimas que componen la asociación SOS Bebés Robados Sevilla.

Publicidad

“Después de tantos años parece que hay alguna esperanza y la justicia nos va a tomar en serio”, destaca a Público Alfonso Cárdenas, secretario y coordinador de la asociación en la capital hispalense. Sevilla cuenta con un Grupo Policial especializado, UFAM, que se encargará de llevar a cabo la investigación de casos como el de Isabel, aunque el supuesto robo tenga casi medio siglo de fecha.

Isabel Díaz vive en Écija, casi a un centenar de kilómetros de la ciudad de Sevilla. Sin embargo, por algún tipo de supuesta anomalía los médicos le recomendaron en diciembre de 1970 trasladarse hasta la ciudad para dar a luz a su hija. “Me informaron que sería mejor para la niña que naciera en la ciudad porque venía muy grande”. José Valderrama, su marido, e Isabel Díaz no dudaron un instante en trasladarse a la capital en el momento del parto.

“Me sedaban cada pocas horas para que no llorara por la muerte de mi hija”

En diciembre de 1970 Isabel ingresa con 22 años en el viejo hospital de las Cinco Llagas, hoy sede del Parlamento Andaluz. “Tengo un leve recuerdo de cómo di a luz a mi hija. No se me olvida la voz y la imagen de una monja rubia diciéndome que mi niña no iba a sobrevivir por una grave lesión de corazón”. José Valderrama, marido de Isabel, olvidó en Écija el libro de familia y a su vuelta al hospital le dijeron que la niña, a la que llamarían Yolanda, había fallecido.

Publicidad

Sin documentos

En estado de shock, Isabel fue medicada para soportar la noticia. “Una monja me sedaba cada pocas horas con una inyección para que no llorara por la muerte de mi hija. Así me tuvieron hasta el día de nochebuena”, recuerda a Público en conversación telefónica.

Ningún documento certifica, a día de hoy, que Isabel Díaz estuvo ingresada en el antiguo hospital de Sevilla durante el mes de diciembre de 1970. “Lo más curioso de mi historia es que sí consta la partida de nacimiento de mi niña Yolanda Valderrama Díaz”.

Publicidad

El abogado de la asociación de bebés robados de Sevilla, Juan De Dios Ramírez Sarrión declara que la supuesta bebé robada “pudo haber sido víctima de una suplantación o falsificación de documentos” tras su nacimiento. El organismo que ha autorizado la investigación ha sido la Sección Tercera de la Audiencia de Sevilla.

El tribunal podría abrir la investigación a todos los nacimientos que hubo en el viejo hospital de las Cinco Llagas de Sevilla desde diciembre de 1970 al 31 de diciembre de 1971

El fiscal ha reabierto el caso del supuesto robo de la bebé, hoy con 48 años de edad, Yolanda Valderrama Díaz. A raíz del caso de Isabel y la búsqueda de Yolanda, el tribunal podría abrir la investigación a todos los nacimientos que hubo en el viejo hospital de las Cinco Llagas de Sevilla desde diciembre de 1970 al 31 de diciembre de 1971.

Publicidad

El abogado de Isabel Ramírez Sarrión declara que “la Audiencia es muy cauta” y reconoce, en el escrito enviado a Isabel que este tipo de pesquisa sería "una investigación prospectiva, de a ver lo que resulta, no admisible y menos cuando pudiera afectar al derecho a la intimidad de terceras personas”.

No obstante, los jueces consideran "aceptable" la petición de reabrir la causa "dada la gravedad de los hechos denunciados y la afectación que suponen para la apelante, al desconocer el destino de su hija y si, incluso, pudiera estar viva tras haber sufrido un hipotético supuesto de sustracción de bebés".

Un caso único en España

El caso de Isabel Díaz es uno de los pocos, dentro de la trama bebés robados, que se reabre en Andalucía y se refiere a una niña nacida en 1970, cuyo nacimiento está registrado pero no el lugar de inhumación ni se ha encontrado licencia de enterramiento, obligatoria en aquellos años. También se encontrado un parte de defunción del hospital dirigido al juzgado municipal en el que se hacía constar la muerte del bebé por "distress respiratorio grave".

La Audiencia de Sevilla quiere responder a las tres peticiones que pide Isabel Díaz en el recurso; preguntar a la Diputación de Sevilla (que guarda los documentos del antiguo Hospital) si conserva el historial médico de la madre o de la hija desaparecida; librar oficio al Registro Civil para que informe si consta licencia de enterramiento del bebé y que la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía comunique si se hizo autopsia de los restos.

Una lucha ante la justicia desde el año 2011

Esta víctima presentó la primera denuncia al Grupo de Homicidios de la Policía de Sevilla en el año 2011. El Grupo llevaría a cabo una exhaustiva investigación de varios centenares de casos, aunque en el denunciado por Isabel consideró que no eran viables nuevas vías de trabajo ni se podía avanzar más "en orden a determinar el destino que se dio al cadáver".

Los representantes de la Asociación Sevilla Bebés Robados, Carmen Lorente Oliva como presidenta y Alfonso Cárdenas como coordinador y secretario,  han solicitado que la hija de Isabel sea registrada como “persona desaparecida”, dado que “no existe lugar de enterramiento del supuesto cadáver aún cuando por responsabilidad legal era obligatorio su enterramiento como disponía la norma, lo que la administración competente no realizó”.

“Que exista un parte de defunción y no exista una licencia de enterramiento, obviamente, no quiere decir que tengamos que dar por certeza absoluta que la niña falleciera, máxime cuando se está investigando personal médico en otras localidades de este país por la supuesta comisión de falsificación de documentos”, según alega el letrado Juan De Dios Ramírez Sarrión.

Publicidad

Publicidad