Cargando...

Secciones

Publicidad

La senadora de En Marea (IU), Vanessa Angustia, junto a los rescatados por el barco Lifeline.

Migrantes rescatados por el Lifeline "Es horrible que hayan esperado a una situación de emergencia para dejar que los rescatados vayan a puerto"

Publicidad

Vanessa Angustia, senadora de En Marea, ha visitado a los más de 200 migrantes rescatados por la ONG alemana a la que ni Italia ni Malta han querido dejar desembarcar en cinco días. A falta de que se les comunique oficialmente la decisión, siguen preocupados por el temporal que se está levantado: "Malta es ya la única opción. El barco no puede seguir navegando", alerta.

Sociedad

Llevan cinco días atrapados en el mar, a 25 millas náuticas de Malta. 234 personas rescatadas el pasado jueves en una embarcación que partió desde Libia están en una situación idéntica que los 630 del barco Aquarius, aunque esta vez es la ONG alemana Lifeline la que no recibe permisos para llegar a puerto seguro. Mientras se realiza esta entrevista, las agencias de noticias informan de que Malta dará permiso al barco de rescate para desembarcar y que parte de los rescatados se quedarán en esta isla y otra parte será trasladada a Italia, según el Gobierno italiano. Sin embargo, fuentes de la ONG aseguran que sólo conocen lo publicado en la prensa.

Publicidad

La situación se complica a cada hora. De hecho, la pasada noche se produjo una evacuación de emergencia: uno de los rescatados necesitaba urgente atención médica, por lo que se pidió a las autoridades de Malta un helicóptero, aunque sólo "después de mucho tiempo enviaron una barca para trasladarlo", ha relatado a EFE el fundador de la organización Axel Steier. En la nave hay además 14 mujeres y 14 niños, dos de ellos con menos de dos años, de lo que uno de no tiene familiares a bordo, explican.

Ante el revuelo internacional generado por Italia con el Aquarius, en esta ocasión, un grupo de parlamentarios europeos ha querido acercarse hasta el barco para conocer de primera mano la situación y tratar de presionar para que puedan desembarcar., Entre ellos se encuentra la senadora de En Marea por Izquierda Unida 14 mujeres y 14 niños, dos de ellos con menos de dos años, uno de los cuales no tiene familiares a bordo, que ha pasado una noche en el barco al que ni Italia ni Malta permiten desembarcar.

¿Cuál es la situación a bordo del Lifeline?

La salud física y psicológica de los rescatados se deteriora cada día que pasan encerrados ahí. Tienen menos esperanzas y un temor absoluto a que se les devuelva a Libia. Hay que calmarlos a cada rato. Dicen que prefieren morir en este viaje ante que volver Libia y, al ver que los países europeos no hacen nada, están muy nerviosos.

Publicidad

"Dicen que prefieren morir en este viaje ante que volver Libia"

Aquí dentro hay esclavos, personas encerradas en los centros, hay gente que ha sido obligada a trabajar sólo a cambio de comida. Hay personas que llevan cuatro años de viaje para llegar a Europa y tienen un terror absoluto a que se les devuelva al punto de salida. Afortunadamente no hay ningún problema de salud muy grave. Pero sí hay algunas fracturas que están soldando mal porque no hay medios necesarios en el mar. No ha garantía de que no sufran secuelas por estar aquí parados.

El barco está más cerca de Malta, ¿qué razones dio el Gobierno maltés para no acogerlos?

No se han molestado en dar ninguna explicación. El Gobierno maltés ha pasado la responsabilidad a Italia desde el principio, cuando los rescatados están más cerca de sus costas. Dicen que, ante cualquier barco que viene de Libia, tiene que reaccionar Italia. Italia, por su parte, culpa a Libia; y de Libia no se sabe nada, salvo que hay centros de detención donde les encierran si vuelven. La única opción ahora mismo es que desembarquen en Malta porque el barco no puede navegar más.

Publicidad

Cubierta del buque Mission Lifeline en el mar Mediterráneo, 21 junio de 2018. Hermine Poschmann/Misson-Lifeline/ REUTERS

¿Han recibido la noticia de que Malta les acogerá?

A esta hora (15.30 horas) no tenemos confirmación oficial. Ni la delegación de parlamentarios europeos, que estamos en puerto; ni la ONG ni la tripulación del barco. Confiamos en que es cierto y estamos contentas, pero de hecho la propia ONG ha avisado que ha visto lo que ha dicho el presidente italiano, pero que por el momento no hay confirmación.

Hasta este momento no sabemos nada. Nuestro Gobierno dijo que estaba hablando con el de Malta, pero no nos consta ninguna negociación. La propia Lifeline escribió una carta al Gobierno de Pedro Sánchez la pasada semana, Izquierda Unida también ha pedido al presidente español que intervenga. Debería estar presionando para que Malta abra sus puertos y deberíamos buscar una solución conjunta.

Publicidad

Para que no vuelva a ocurrir una situación como ésta se necesita un cambio en las políticas europeas, pero ahora lo urgente es sacarlos del mar. Nuestra sensación es buena, pero en caso de ser verdad no sabemos las condiciones ni las garantías de refugios y asilo.

Es muy dramático que hayamos esperado a este momento de emergencia inmediata para dar un puerto. Hace tiempo que llueve en el mar, están mojados en cubierta, sin posibilidad de refugio. Ha sido horrible, y también nos parece muy preocupante el comunicado del primer ministro maltés en el que se criminaliza al servicio de salvamento y rescate, los únicos que han respondido. Dicen que van a investigar el barco cuando sólo han salvado vidas. Es preocupante.

¿Cuál es el mayor peligro ahora para las personas rescatadas?

Las condiciones meteorológicas. Es un barco muy pequeño, tiene capacidad para 50 personas y, ahora mismo, hay más de 250 ocupantes a bordo, contando con la tripulación. Esto supone un riesgo enorme. El capitán del barco lleva dos días lanzando este mensaje de auxilio, porque en malas condiciones climáticas, que se prevén para esta misma tarde, con fuertes vientes y riesgo de tormentas, no están seguros de que el barco pueda llegar a puerto por sí mismo. Si le coge el temporal, habría que lanzar una llamada de socorro que tendría que ser atendida inmediatamente. Pero ya estaríamos en una situación de emergencia real que se podría haber evitado antes.

"Se pueden producir caídas, golpes, fracturas e incluso muertes en el barco"

No hay una sola superficie del barco que esté vacía, la gente no tiene más alternativa que estar en cubierta, con dificultades de movimiento, algunos con desnutrición grave. No están preparados, no tienen fuerza necesaria para enfrentar una situación así. Se pueden producir caídas, golpes, fracturas e incluso muertes. Hay un gran riesgo de que se caigan por la borda ante vientos fuertes. Por eso estamos nosotros aquí.
Hace más de 48 horas que no se sabe nada de Malta y este cambio del tiempo pone las vidas en peligro. Nunca nadie debería estar en esta situación, sin acceso a puerto y a refugio.

¿Se baraja alguna solución alternativa a un puerto?

La solución que barajamos es que alguien se ofrezca como refugio y esto  facilite una negociación con Gobierno de Malta para el desembarco. Es que, realmente, no se puede hacer en otro sitio. El tiempo se va a poner feo y no hay más posibilidades que ir al espacio más próximo, Malta, que está a 25 millas.

¿Quedan víveres suficientes?

Sí, por el momento no ha habido problemas. Hay víveres garantizados hasta mañana y Malta ha facilitado ayuda humanitaria para varios días más. Pero eso es una mala noticia porque Malta da comida pero no puerto, quiere decir que esa es la ayuda a la que se van a limitar. Y esa no es la ayuda que necesitan las personas que están varadas en el mar.

Esta situación atenta contra el derecho marítimo internacional, ¿qué se puede hacer legalmente?

Tenemos un grave problema, porque cuando se hacen acciones conjuntas, lo que no podemos hacer es potenciar que los gobierno reincidan en el incumplimiento de la ley. El Aquarius viajó a España mientras Malta e Italia vulneraban la ley del mar, que dice que hay que socorrer a las personas en peligro y trasladarlas al puerto seguro más cercano. El adjetivo "seguro" está muy bien establecido en la legislación y, ajustándose, al derecho internacional, Libia no es seguro y el más cercano e Malta, por se están incumpliendo la ley.

Nosotros, como políticos, podemos hacer una denuncia parlamentaria, pero no podemos ir al Tribunal del Justicia de la Unión Europea. Eso tendrían que hacerlo los Gobiernos europeos. La UE tiene capacidad; tanto sus Estados miembros como sus instituciones pueden denunciar la vulneración de Derechos Humanos y de la legalidad vigente en la UE por parte de cualquier país miembro. Y hacer eso empieza ya a ser muy urgente, hay que hacer cumplir.

Publicidad

Publicidad