Cargando...

Secciones

Publicidad

Clasificación de los 25 países analizados por sus medidas y actuaciones sobre eficiencia energética. /ACEEE

Medio ambiente En eficiencia energética, España solo destaca en la edificación

Publicidad

Alemania e Italia son los países más eficientes, mientras que Estados Unidos baja en una clasificación que muestra el gran margen de ahorro potencial.

Sociedad

La eficiencia energética es la forma más barata y eficiente, valga la redundancia, de cubrir la demanda creciente de energía en el mundos y luchar contra el cambio climático, a pesar de lo cual sigue siendo un recurso enormemente infrautilizado por los Gobiernos, que pueden hacer mucho por alentar este ahorro a través de la política energética. Esto recuerdan los autores del cuarto y último informe que puntúa a 25 de los países con un mayor consumo de energía del mundo por su actuación en esta área tan importante.

Publicidad

Alemania e Italia son los países que obtienen mejor puntuación, con 75,7 puntos sobre 100, les siguen Francia (73,5) Reino Unido (73) y Japón (67). España ocupa el lugar número 6, con 65,5 puntos, con lo que avanza un puesto respecto al informe del año pasado. Es de resaltar, además, que ocupa el primer lugar en cuanto a los esfuerzos para hacer más eficientes los edificios, un área que no por menos conocida y popular que las energías renovables, es igual de o más importante.

En conjunto, los países analizados consumen nada menos que el 78% de la energía mundial y representan el 80% del Producto Interior Bruto (datos de 2014). Que queda mucho margen para mejorar lo muestra el hecho de que la media de puntuación de los 25 países es de 51 sobre 100, un aprobado raspado. Los autores, entre ellos el mexicano Fernando Castro Álvarez, explican la metodología utilizada y señalan las dificultades para conocer datos como la energía por metro cuadrado que consume una zona residencial.

Los países analizados consumen el 78% de la energía mundial y representan el
80% del PIB

El informe, realizado por expertos para la ONG estadounidense ACEEE, señala la gran mejora de los países europeos en los últimos años y reconoce que se debe en gran parte a las directivas emanadas de la Unión Europea. Sin embargo, ha decidido analizar cada país por separado porque las directivas se pueden interpretar y aplicar de forma diferente.

Publicidad

Se analizan cuatro áreas en cuanto a eficiencia energética: edificación, industria, transporte y progreso general. Se otorga mayor peso a las políticas que a la implementación (59 frente a 41) y estas políticas incluyen los objetivos de ahorro energético nacionales y los estándares para automoción y equipos en general. Han quedado fuera, sin embargo, los escándalos sobre fraude en las emisiones de los vehículos diesel descubiertos en los últimos años, que afectan sobre todo a fabricantes alemanes y posiblemente afectarán a los resultados de futuros informes.

Un hecho notable es que Estados Unidos desciende dos puestos (del octavo al décimo) en la clasificación. México, por el contrario, sube mucho, del 19 al 12. Los últimos puestos los ocupan Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí y Sudáfrica, aunque los expertos señalan que esto es en parte por la falta de datos disponibles para estos países. El informe ha incluido este año por primera vez a Ucrania y Emiratos.

Publicidad

Se espera que la demanda mundial de energía aumente
en un 30% de
aquí a 2040

“Nuestros resultados muestran que todos los países se beneficiarían de adoptar más políticas de eficiencia energética”, señala Steve Nadel, director de ACEEE. “Estas políticas reducen la dependencia de la energía importada, como el petróleo, crean empleos, reducen la contaminación y ahorran dinero a las personas y a las empresas. También ayudan a los países a mantenerse competitivos y cumplir los objetivos respecto al cambio climático”. Nadel recuerda que se espera que la demanda mundial de energía aumente en un 30% de aquí a 2040, y que una mayor eficiencia energética será la responsable de casi la mitad de la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero para limitar el aumento de temperaturas globales a dos grados centígrados para esa fecha, según la Agencia Internacional de la Energía.

Publicidad

Publicidad

Publicidad