Cargando...

Secciones

Publicidad

Central térmica de As Pontes. EFE

España registra la mayor subida de emisiones de CO2 de los últimos 15 años

Publicidad

La pronunciada sequía y el mayor uso del gas y el carbón dispara las emisiones de gases de efecto invernadero un 4,4%. España debe reducir su emisiones alrededor de un 35% para 2030 si quiere cumplir sus compromisos climáticos.

Sociedad

Las emisiones contaminantes se dispararon un 4,4% el año pasado en España. La marcada sequía (que hizo descender la producción hidroeléctrica un 49%) y el mayor uso del carbón para producir electricidad (un 20,6% más que en 2016) han provocado la expulsión de 338,8 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera, según los datos hechos públicos por el Ministerio de Transición Ecológica que el Gobierno enviará ahora a Bruselas para su validación. Se trata de la mayor subida en 15 años.

Publicidad

"Es un balance negativo y revela que es necesaria una mayor penetración de las fuentes renovables en el mix energético, porque España no puede seguir fiando los buenos o malos resultados de la trayectoria de emisiones a las condiciones climatológicas", ha señalado en un comunicado el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, que ha recalcado la necesidad de "desacoplar cuanto antes el crecimiento económico de las emisiones de gases de efecto invernadero".

La producción de energía hidroeléctrica descendió un 49% en 2017 por la sequía

Tras alcanzar su pico en 2007, las emisiones responsables del cambio climático en España descendieron con la llegada de la crisis económica. Pero el crecimiento del PIB (un 3,1% el año pasado), sumado a la falta de medidas estructurales de fomento de las renovables hacen a España enormemente dependiente de las fuentes contaminantes para la generación de electricidad. La subida en 2017 se explica sobre todo por un aumento del 18,8% de las emisiones procedentes de ese sector. El año pasado se usó un 20,6% más de carbón y un 27,5% de gas, mientras que la eólica apenas varió y la hidráulica de redujo a la mitad.

No obstante, el resto de los sectores de los que en mayor medida dependen las emisiones de gases de efecto invernadero también subieron. En el transporte, las emisiones aumentaron un 2,6%, las procedentes de la industria lo hicieron un 4,2% y las de la agricultura un 2,9%. Sí descendieron las que provienen de las residencias, instituciones y comercios (-2,8%).

Publicidad

España afronta el reto de reducir sus emisiones un 45% para 2030

La subida de 2017 pone a España aún más lejos de los compromisos de reducción de emisiones que nuestro país debe cumplir de cara a la Unión Europea y en el marco del Acuerdo de París de 2015. Teniendo en cuenta los datos del último año, España está ahora mismo emitiendo un 17,8% más de CO2 que en 1990, cuando lo que se pretende conseguir es reducirlas un 20% para 2030. Es decir, que hoy por hoy España afronta el reto de reducir más de un 35% sus emisiones en una fecha límite de 12 años.

España debía contar desde hace tiempo con una Ley de Cambio Climático que trazara la senda a seguir para lograr los objetivos de reducción de emisiones. El Gobierno de Mariano Rajoy se comprometió a aprobarla tras el Acuerdo de París de 2015, pero los desencuentros entre el Ministerio de Medio Ambiente y el de Energía lo impidieron. Ahora, el Ministerio de Transición Ecológica de Teresa Ribera ha asegurado que estará lista para antes del final del verano.

Publicidad

Publicidad

Publicidad