Cargando...

Secciones

Publicidad

Niños sin escolarizar en Melilla por no tener papeles se concentran frente a la dirección provincial del Ministerio de Educación. / Prodein

El Gobierno accede a buscar una solución para escolarizar a los 160 menores sin papeles en Melilla

Publicidad

Tras todo un curso escolar de lucha incansable, con el apoyo de asociaciones como Prodein, estos niños y niñas de entre 8 y 14 años y residentes en Melilla podrán ir al colegio en la ciudad autónoma.

Sociedad

Los 160 niños y niñas, hijos de inmigrantes pero nacidos y con residencia en Melilla, que llevan meses pidiendo que “les dejen” ir al colegio, lo han conseguido. El próximo curso podrán ser escolarizados en los centros educativos de la ciudad autónoma. Con el nuevo Gobierno, este lunes la Delegación y el Ministerio han accedido a reconocer su derecho al acceso a la educación.

Publicidad

Tras todo un curso escolar de lucha incansable, con el apoyo de organizaciones como Prodein, Oxfam y el Defensor del Pueblo, estos menores de entre 8 y 14 años podrán ir al colegio. La dirección provincial buscará una solución coordinándose con los servicios sociales y los centros educativos de Melilla. De este modo cumplirán la ley, que reconoce que los menores deben ir al colegio mientras tengan edad escolar y residan en la ciudad, sin contemplar si su estancia es legal o ilegal.

Hijos de inmigrantes

Niños sin escolarizar en Melilla por no tener papeles se manifiestan frente a la Delegación de Gobierno. / Prodein

Estos menores son hijos de inmigrantes que tampoco pudieron ir al colegio en su momento y cuya estancia en España no está regularizada. El presidente de Prodein, José Palazón, asegura que han defendido a estos niños porque son “gente de la ciudad”, que han crecido allí. "El futuro de Melilla pasará por ellos y necesitan estar formados”, dice a Público.

Estos niños llevaban desde septiembre gritando —literalmente— que “quieren ir al colegio”. Se concentraron diariamente frente a la Delegación de Gobierno. Entonces, se les denegaba la solicitud al no estar empadronados en la ciudad. En Melilla, para el padrón es necesario el permiso de residencia y al ser hijos de inmigrantes no disponían de él. "Era la pescadilla que se muerde la cola", lamenta Palazón.

Publicidad

"Esta situación sólo se da en Melilla", dice. "No hay país en Europa que permita a los niños estar sin escolarizar". Melilla y Ceuta son las únicas ciudades de España —desde el pasado año— en las que para solicitar el padrón debes demostrar una situación regulada mediante algún documento que lo acredite, como el permiso de residencia. "Esta modificación se recogió con el gobierno de Mariano Rajoy", explica Palazón.

Durante estos últimos meses, las instituciones correspondientes alegaban que en Melilla no había niños sin escolarizar. "Negaban que esto estuviera pasando", comenta Palazón. "Decían que no tenían forma que confirmar que vivían en España y no en Marruecos". Pero mientras, "las familias recibían cartas en sus domicilios de esas mismas instituciones". 

Publicidad

Ahora, el nuevo Gobierno no les empadronará, porque no cumplen los requisitos, pero se asegurará de que sean escolarizados como cualquier otro niño en cualquier otra ciudad de España, hijo de inmigrante o no. “Estamos muy agradecidos”, dice el melillense que valora esta atención como una "victoria" y un paso para "salir del pozo". 

Aunque la situación no es efectiva aún, se ha logrado que el Ministerio de Educación acerque su intención de resolver el problema. La escolarización de los menores dentro del Estado es “un derecho y una obligación” que por fin han sido reconocidos, según cuenta Palazón.

Publicidad

Recogida de firmas

Entre los agradecimientos, Prodein nombra a alguien con un papel muy importante en esta "victoria": el Defensor del Pueblo, única institución que tomó cartas en el asunto. Lo hizo después de que la asociación presentara el pasado mes 100.000 firmas recogidas a través de la plataforma Change.org. Fueron entregadas en nombre de todos estos niños y sus familias, frente al Ministerio de Educación y la Fiscalía tanto estatal, en Madrid, como en Melilla. 

Entonces, Palazón contó a Público que no era la primera vez que Prodein lleva a cabo una denuncia en defensa de estos menores. “Es la tercera vez que hacemos una recogida de firmas”, las otras dos veces también lograron su objetivo, pero fue más rápido. “Este año es más difícil”, explicó. Hoy, celebra que ya “es historia” y confía en que “no haya una cuarta vez”.

Publicidad

Publicidad