Cargando...

Secciones

Publicidad

Polémica por la prohibición de jugar al baloncesto en dos colegios de Málaga tras las denuncias vecinales

Publicidad

Videos

Los niños no entienden la prohibición impuesta en sus colegios. Y muchos vecinos les apoyan. Quieren seguir haciendo deporte. Pero las denuncias vecinales obligan a pagar 12.000 euros a los colegios, por superar el número de decibelios. En la calle la polémica está servida. No es la primera medida similar. En algunas calles y plazas de nuestra geografía aparecen carteles que impiden a los niños jugar a la pelota, montar en bicicleta o en patinete. El debate es que debe prevalecer, el descanso vecinal o el derecho de los niños a jugar.

Publicidad

Publicidad

Publicidad