Cargando...

Secciones

Publicidad

Veto al aceite de Ucrania

Publicidad

Europa cree que no ofrece garantías de seguridad sobre sus partidas de girasol

Actualidad

La Comisión Europea prohibirá en las próximas horas que los países miembros importen aceite de girasol procedente de Ucrania. La institución comunitaria considera que el país del este no da las “garantías” suficientes de que el aceite de girasol que exporta no está contaminado.

Publicidad

El veto podría producirse hoy mismo, por el “procedimiento acelerado”, según fuentes comunitarias. La Comisión Europea exigió al Gobierno ucraniano que suspendiera las exportaciones de aceite de girasol, hasta que pusiera en marcha un nuevo sistema de controles, para impedir los casos de contaminación con hidrocarburos y Bruselas le diera el visto bueno. La UE puso un plazo, que expiró el martes pasado. Pero las autoridades ucranianas sólo han informado sobre el inicio de las investigaciones. Un mes después de que saltara la alarma, aún no han identificado la fuente de contaminación.

Ucrania se comprometió a poner en marcha una serie de criterios de calidad, como el análisis oficial y la toma de muestras de cada partida de aceite de girasol. Pero las autoridades europeas consideran que estas medidas son insuficientes e incompletas, porque las autoridades ucranianas no han aportado “suficientes detalles” sobre su protocolo de actuación.

Diversas partidas contaminadas con hidrocarburos se distribuyeron en España, Francia, Italia y los Países Bajos. Francia detonó la red de alerta comunitaria al detectar diversos lotes de aceite de girasol ucraniano contaminados. Unos días después, el 25 de abril, las autoridades españolas paralizaron todo el aceite de girasol procedente de Ucrania que había en el mercado. Aunque en un primer momento no se pronunció, días más tarde, Bruselas aconsejó a todos los países miembros que hicieran lo mismo que España.

Publicidad

Sanidad recomendó el 25 de abril, un viernes a última hora de la tarde, días después de que Francia diera la voz de alarma, “no consumir aceite de girasol”. Pero creó confusión, al asegurar que no era perjudicial para la salud y que si alguien lo había consumido no debía preocuparse. A su vez, aconsejó retener las botellas ya compradas “hasta que se informe acerca de las marcas que puedan utilizarse sin reserva alguna”.

Pese a afirmar que sólo el consumo de dosis gigantescas del producto podían ser dañinas para la salud, Sanidad analizó todo el aceite de girasol importado de Ucrania. Progresivamente, publicó los lotes y marcas no contaminados.

El domingo 27 de abril Sanidad dijo tener controlada la crisis “en un tiempo record”. En 72 horas, el ministerio retiró del mercado todo el aceite de girasol y devolvió a las estanterías el producto no contaminado, un 25% de las 400 marcas y lotes que se venden. Desde el cinco de mayo, todas las marcas que comercializan aceite de girasol en España están disponibles. Sanidad promete difundir la lista negra de lotes contaminados, para quienes los tengan en casa.

Publicidad

Publicidad

Publicidad