Cargando...

Secciones

Publicidad

Francia dice que el maíz transgénico no es dañino

Publicidad

Actualidad

La Agencia Francesa de Seguridad Sanitaria de los Alimentos (AFSSA) estimó en un informe, publicado ayer por el diario Le Figaro, que el maíz transgénico Mon810 no presenta riesgos para la salud de las personas. No obstante, las autoridades francesas mantuvieron la moratoria de su cultivo en Francia, a causa de las incógnitas sobre sus peligros para el medio ambiente a largo plazo.

Publicidad

En su informe, la AFSSA corrobora sus posiciones sobre el Mon810 adoptadas en estudios anteriores, a saber que las pruebas efectuadas sobre animales, especialmente roedores sometidos a una dieta de ese transgénico a 90 días, no conllevaron problemas para su salud. Este nuevo estudio tenía el objetivo de poner a prueba las afirmaciones de una investigación precedente, efectuada a petición del Gobierno francés por el profesor Yvon Le Maho, miembro de la Alta Autoridad sobre los transgénicos. Ese estudio, comunicado a las autoridades de la Unión Europea hace unos meses, sí concluía que existe un peligro potencial del Mon810, y que era necesario aplicar el principio de precaución.

En base al estudio de La Maho, el ministro francés de Medio Ambiente, Jean-Louis Borloo, defenderá en Bruselas el lunes próximo el mantenimiento de la aplicación de la llamada cláusula de salvaguardia de la UE, y la moratoria del cultivo del Mon810 en Francia.

Para la AFSSA, que ya se había posicionado en favor del Mon810 anteriormente, existen pruebas de la "equivalencia substancial" entre el maíz transgénico y el natural, no hay "efectos nefastos" toxicológicos detectados en los roedores por su consumo, y "numerosos estudios complementarios" en otras especies también probarían su inocuidad. Por todo ello, la AFSSA desautoriza el estudio del profesor Le Maho, base de la moratoria francesa contra el producto de Monsanto.

Publicidad

El investigador Pierre Henri Gouyon, del CNRS, insistió en que la AFSSA "no está cumpliendo su papel de prevención" puesto que se basa sólo en estudios a 90 días.
El Ministerio francés de Medio Ambiente publicó un comunicado tras la filtración a Le Figaro en el que mantenía la moratoria por los riesgos del Mon810 para la flora y la fauna a largo plazo. Los gobierno europeos, destacó el Ministerio, decidieron en 2008 reforzar el estudio de los efectos a largo plazo, hasta ahora poco conocidos.

Para los ecologistas franceses, la filtración a Le Figaro del informe de la AFSSA es una apuesta "al doble o nada" de Monsanto, cuatro días antes de una reunión en la que Francia defenderá, ante la UE, la cláusula de salvaguardia contra el Mon810.

Publicidad

Además de Francia, también Hungría, Austria y Grecia han puesto en marcha esa cláusula de salvaguardia contra el Mon810, que prohibiría importarlo en aplicación del principio de precaución. No obstante, el martes pasado la Comisión Europea apoyó el Mon810 -y del T25 de Bayer-- al invitar a Austria a levantar la cláusula, tras un informe de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) favorable a esos dos maíces. Francia y Austria lideran una campaña para exigir a la UE estudios sobre sus efectos a largo plazo.

Publicidad

Publicidad

Publicidad