Cargando...

Secciones

Publicidad

Pareja de frailecillos en la isla de Skomer. / WELSH WILDLIFE

Naturaleza Los frailecillos, primeras aves marinas que usan herramientas

Publicidad

Se añaden a la corta lista de animales capaces de manipular objetos con finalidad higiénica.

Ciencias

Aunque no sea muy conocido este hecho, no son muchos los animales salvajes en los que se ha observado el uso de herramientas, una habilidad que hasta hace poco se consideraba exclusiva de los humanos. Ahora, los frailecillos se suman a este exiguo censo y son las primeras aves marinas que se inscriben en él. Le ha costado varios años de observación a la bióloga Annette Fayet conseguirlo, pero ha logrado documentar cómo los frailecillos toman con el pico un palito y se rascan con él para limpiar su plumaje, un comportamiento que incluye todos los requisitos de uso de herramientas establecidos por los expertos. 

Publicidad

Además, hasta ahora solo se ha observado este fenómeno aplicado a la higiene en primates y en elefantes. En todos los demás casos, que incluyen muchas otras aves, los palos se utilizan para obtener alimentos. 

"Documentar nuevos casos de uso de herramientas en animales salvajes puede aumentar nuestro conocimiento de lo que impulsa evolutivamente la aparición de este comportamiento en el mundo natural”, señalan Fayet y sus colegas. La evolución en el uso de herramientas es uno de los misterios más duraderos en la biología del comportamiento, recuerdan en la revista PNAS, y añaden que su estudio ayuda a comprender la historia evolutiva de nuestra especie. 

Un frailecillo usa un palito en una secuencia tomada por una cámara automática./ANNETTE FAYET

Probablemente nunca nos los hayamos planteado porque utilizamos constantemente herramientas (un cepillo de dientes lo es) pero su uso se define como “el ejercicio de control sobre un objeto externo libremente manipulable con el objetivo de alterar las propiedades físicas de otro objeto, sustancia, superficie o medio mediante una interacción mecánica dinámica, o de mediar en el flujo de información entre el usuario y el ambiente u otros organismos presentes en el ambiente”. 

Publicidad

Los casos observados en animales en estado salvaje son raros pero no excepcionales, especialmente en pájaros y mamíferos. En lo que respecta a la higiene, la herramienta más común en las aves son las hormigas, con las que se cubren el plumaje algunas especies. 

Las observaciones ahora publicadas sobre los frailecillos, cuyo nombre científico es Fratercula árctica, son dos, con varios años de separación. La primera fue en 2014 en la isla galesa de Skomer y la segunda en 2018 en la isla islandesa de Grimsey, situada a 1.700 kilómetros de la primera. En el primer caso el ave se rascó la espalda y en el segundo el pecho. Los investigadores creen que este comportamiento es raro en las aves porque normalmente pueden limpiarse todo el cuerpo con el pico y que corresponden a situaciones poco corrientes de plagas especialmente molestas, como las de pulgas en verano. En todo caso excluyen que recogieran el palo para hacer su nido por las circunstancias en que se observó este comportamiento, ya que en uno de los casos fue en el agua y en el otro el palo se quedó en el suelo después. 

Los investigadores creen que la de las aves marinas se ha subestimado hasta ahora

Dado que el uso de herramientas se relaciona con la capacidad cognitiva, los investigadores creen que la de las aves marinas se ha subestimado hasta ahora, en parte por la dificultad de observarlas. Los únicos otros pájaros con un comportamiento similar son los loros cautivos, que tienen muchas otras capacidades, como la repetición de palabras que oyen. Por otra parte, en algunos cuervos se ha documentado el uso ingenioso de herramientas, lo mismo que algunos buitres rompen huevos de avestruz con piedras o algunos loros hacen polvo conchas marinas golpeándolas con guijarros. 

Publicidad

Sin embargo, la construcción en sí de nidos no se suele considerar uso de herramientas, aunque se trata de un tema en discusión, ya que en la mayor parte de los casos son tareas complejas. Un argumento en contra es que el nido no se mueve o manipula una vez hecho aunque sus componentes sí. 

Un comportamiento especialmente curioso es el de los famosos pinzones de las islas Galápagos que tanto interés fructífero provocaron en Darwin. Para obtener una presa en la corteza de un árbol una especie de pinzón se va a buscar una espina de cactus con la que saca el insecto o larva, que puede incluso empalar. No solo usa la espina sino que la puede llegar a modificar para lograr su objetivo. 

Publicidad

Sin embargo, dado que la muestra en el caso de los frailecillos es pequeña, todos están de acuerdo en que son necesarias más observaciones. Si va a ver como turista a estas simpáticas aves, cuya supervivencia está en peligro, por otra parte, en muchos lugares, observe si alguno se rasca con un palito. Puede contribuir a la investigación.

Publicidad

Publicidad