Cargando...

Secciones

Publicidad

Opinión · Otras miradas

La felación inculta

Publicidad

Puede parecer otra bobadita del Foro de la Familia, pero más allá de que nada de lo que esta gente hace o dice es una bobada, ojo a ellos ahora que Pablo Casado ha llegado a lo más alto del PP colgadito del cuello de José María Aznar como un santo Cristo de primera comunión. Lo que dice o hace ahora el Foro de la Familia es tendencia.

Publicidad

La cosa es la que sigue. Resulta que han instalado una exposición del alicantino Antonio Miró en la Marina de Valencia. Reproduce figuras humanas en posturas eróticas a la manera de las representaciones de la Grecia clásica y similares.

El Foro de la Familia (desde el PP a la Iglesia católica) han puesto el grito en el cielo. ¿Por qué? “Por los niños”.

Así que voy a aprovechar yo a poner el grito en el infierno por los niños también, exactamente por los suyos, muestra viva a lo que este país ha llegado. Que el arte les parezca obsceno y digno de prohibírselo a sus criaturas solo puede significar una cosa: que jamás los han llevado a un museo, tamaño muestrario de penes, vulvas y tetas. Y eso sí debería suponer un escándalo. Afirman desde los sectores conservadores que con esta exposición los niños pueden contemplar ahora en la Marina de Valencia, felaciones, penetraciones vaginales y anales y ese tipo de actos que desaprueban, evidentemente, más que un asesino a caballo en una plaza. Pero en su ignorancia se muestra su brutal error.

Brutal de bruto, sí.

Lo que ven en la calle no es una felación, sino la representación de una felación. Si yo anduviera dando un paseo con mi hija menor por la vía pública y me topara con que alguien hubiera subido a una peana a dos personas desnudas una de las cuales chupara el pene de la otra constantemente, probablemente el asunto me turbaría y probablemente pediría alguna explicación. Pero lo que ellos ven no es un hombre sodomizando a otro en plena calle y en pública exposición. Lo que ellos ven es la representación de dicho acto, la representación del cuerpo y de la vida.

Y ahí radica lo más preocupante del Foro de la Familia y sus seguidores del Partido Popular: su bárbara ignorancia. Diferenciar la realidad y su representación es la base de la cultura, de la creación, de las artes, de la civilización… Es lo contrario de la barbarie.

Publicidad

Su barbarie es confundir lo simbólico y la ficción con realidad.

Por lo tanto, su barbarie es condenar a un rapero por su letra, a una escritora por su texto, a un escultor por su obra, a una artista por su representación.

Su barbarie es tal que penetra en este país la Justicia.

Es decir: vivimos en lo contrario de la Cultura, de “lo culto”, y la queja del Foro de la Familia no hace más que evidenciarlo. No son ellos. Es la sociedad donde su queja puede llegar a resultar comprensible. Somos nosotras.

Las representaciones de la Marina se podían ver en la antigüedad clásica, en el antiguo arte asiático o en los capiteles románicos, y no estaba precisamente encerrado en museos “para adultos”. Hasta ese punto hemos retrocedido.

¿Y cómo puede ser?, se pregunta el cándido. Básicamente, porque hace ya cerca de dos décadas que hemos abandonado nuestra atención por la Cultura. Porque hace cerca de dos décadas que ningún partido político o representante público ha esgrimido la Cultura como argumento y herramienta de lucha contra la opresión, la ignorancia y la pobreza.

Porque hace cerca de dos décadas que los religiosos, los pacatos y los ignorantes de uno y otro signo van ganando la partida.

Hola, izquierdas patrias. ¿Cómo va lo vuestro?

Publicidad

Publicidad

Publicidad