Cargando...

Secciones

Publicidad

Opinión · Posos de anarquía

La estupidez o provocación de Felipe VI

Publicidad

Borbón en el banco de motores del Eurofighter.

Felipe VI se ha subido el sueldo un 1,5%. Ha escogido para ello el momento en el que más cuestionado está su papel en democracia y PP, PSOE y Ciudadanos cierran filas en torno a su figura para blindarlo. ¿Era realmente necesario subirse el sueldo para aumentar los 239.908 euros que se embolsó en 2017? Claro que no lo era; parece, más bien, un acto de provocación o una estupidez.

Publicidad

Quienes defienden a la institución obsoleta e inútil que es la monarquía en democracia, se aferran a la idea de que no se trata más que de la subida del 1,5% que tienen asignado todo el funcionariado público. La diferencia respecto a 2017 no es una cantidad demasiado elevada, si bien es cierto que para muchas personas es el sueldo de cinco meses, dada la precariedad del mercado laboral.

Personalmente, me parece un gesto mezquino por parte del Borbón, más aún considerando que, incluso, se aplica hasta el 0,25% que entró en julio, con lo que la subida en el total anual es, en realidad, de un 1,62%. La guinda del pastel a tamaña desfachatez es que Juan Carlos I, sin oficio pero con beneficio, también tiene subida de sueldo. El rey emérito pasa de ganar 191.124 euros el año pasado a 194.232 en 2018.

El mismo tipo para el que se ha tendido un blindaje jurídico con objeto de ni siquiera investigar unas grabaciones con las que, presumiblemente, cualquier polític@ tendría que dimitir (como poco), ganará este año 264 veces el Salario Mínimo Interprofesional. El mismo día que se exige la dimisión de la ministra de Justicia por una conversación de 2009 en la que supuestamente insulta a otro ministro, conocemos la subida de sueldo de quien, también en otras grabaciones, indiciariamente cobró comisiones por proyectos en Arabia Saudí. Viva la monarquía.

Publicidad

El gesto de Felipe VI, o es una estupidez o es una provocación… o ambas. Sea como fuere, a buena parte de la ciudadanía española se le está atragantando ya una Casa Real que nos sobra, que no queremos, que cual garrapata se atenaza a nuestra democracia y chupa todo cuanto puede. Sin embargo, el hartazgo de los Borbones y todo lo que representan es creciente, imparable, como prueban actos como el Encuentro Estatal por la República el próximo 10 de noviembre en Madrid.

Quisiera pensar que asistimos a los últimos coletazos de la monarquía en España, pero es preciso ser conscientes de que sus tentáculos están muy extendidos, como prueba el modo en que se impermeabiliza ante las manchas de corrupción con que está cubierta. Por eso, como solicitaba hace varias semanas, es importante continuar la movilización ciudadana contra esta institución, exigiendo la celebración de un referéndum que dé al traste con ella. Cuando lo hagamos, incluso quienes nunca han movido por un dedo por ello, se sentirán aliviad@s como cuando cesa ese ruido molesto de la campana extractora al que nos habíamos acostumbrado. Se acabaron sus provocaciones, sus estupideces y su impunidad.

Publicidad

Publicidad

Publicidad