Cargando...

Secciones

Publicidad

Opinión · Posos de anarquía

Ciudadanos volverá a recular en Andalucía

Publicidad

Los últimos sondeos confirman el desplome del PP en Andalucía. A pesar de ello, las mayorías absolutas para el PSOE parecen un recuerdo de verano en pleno invierno y, presumiblemente, tendrá que gobernar en coalición. Un pacto con Adelante Andalucía parece imposible, dado el choque ideológico entre Susana Díaz y Teresa Rodríguez. ¿Será posible con Ciudadanos, a pesar de que su líder andaluz, Juan Marín, ha jurado y perjurado que los votos de la formación naranja no facilitará un gobierno del PSOE? Pues claro, la lista de veces que C’s se ha desdicho y reculado es más extensa que las veces que se ha mantenido constante en algún supuesto.

Publicidad

>Los últimos sondeos confirman el desplome del PP en Andalucía. A pesar de ello, las mayorías absolutas para el PSOE parecen un recuerdo de verano en pleno invierno y, presumiblemente, tendrá que gobernar en coalición. Un pacto con Adelante Andalucía parece imposible, dado el choque ideológico entre Susana Díaz y Teresa Rodríguez. ¿Será posible con Ciudadanos, a pesar de que su líder andaluz, Juan Marín, ha jurado y perjurado que los votos de la formación naranja no facilitará un gobierno del PSOE? Pues claro, la lista de veces que C’s se ha desdicho y reculado es más extensa que las veces que se ha manteni

Tirando del dicho español, si algo ha demostrado C’s desde su nacimiento es que le gusta más el calor del poder que a un tonto un lápiz. Ha pactado indistintamente con izquierda o derecha con tal de meter la cabeza en las instituciones. Rivera ha diseñado una estrategia en la que el partido es decisivo para los gobiernos pero sin entrar en ellos -salvo victoria de su partido, algo poco habitual-. De tal modo, tiende a atribuirse los éxitos de los gobernantes y a sacudirse los fracasos. Y parece que le funciona, porque si por algo Ciudadanos tiene tirón en Ayuntamientos y Comunidades Autónomas es por la figura de Rivera.

Quienes votan a Ciudadanos lo hacen en clave nacional -o ultranacionalista- porque, en buena parte de los casos, ni siquiera saben el nombre de su representante local o autonómico. Con que se dieran el trabajo de rascar en el C’s más próximo, verían las luchas de poder internas en el partido, los ‘dedazos’, las dimisiones, los concejals no adscritos que han salido de sus listas echando pestes de la formación, el nivel de político de sus líderes…

Y eso nos lleva al PP. Las mismas cuatro décadas que lleva el PSOE gobernando en Andalucía son los mismos 40 años de fracaso del PP. No es que este nuevo sondeo revele el desplome del PP, es que nunca ha levantado cabeza. A pesar de las redes clientelares que Casado denuncia para justificar el ‘monopolio’ del PSOE en Andalucía -y que por supuesto que existen-, el líder popular debería plantearse que el PP tampoco lo habrá hecho muy bien.. por mucho que el hecho de que 40 años no hayan sido suficientes para culminar el proyecto socialista debería ser suficiente para largar el PSOE del Palacio de San Telmo.

Publicidad

Tanto es así que Casado debería hacer otro ejercicio de reflexión: ¿Cómo es posible que C’s suba en Andalucía porque se vota en clave nacional y el PP, en cambio, caiga justo cuando los populares también suben desde la llegada del ‘superdotado de Harvard’? Debería  darle un par de vueltas…

Así las cosas, tras las elecciones autonómicas del próximo 2 de diciembre estamos abocados a un parlamento andaluz fragmentado, en el que el PSOE no podrá gobernar en solitario. Teresa Rodríguez se niega a gobernar con el PSOE y a Díaz, sólo de pensar con esa alianza, le sale urticaria. En cambio, el tándem PSOE-C’s tiene mucho más sentido, porque el ‘susanismo’ y el ‘riverismo’ son primos hermanos. Marín se comerá sus palabras. Si es necesario, volverá a facilitar el gobierno socialista, reculando una vez más con tal de arrimarse al sol que más calienta. Por algo lleva el Ibex en su ADN.

Publicidad

Publicidad

Publicidad