Cargando...

Secciones

Publicidad

“Proyecto Iván”: De cómo un 124 disfrazado de OVNI sobrevoló Irún en la Navidad de 1978

Publicidad

Strambotic

Aunque la llegada del hombre a la Luna desinfló un tanto la pasión por los OVNI en todo el mundo (no se encontraron selenitas, como muchos esperaban), el fenómeno OVNI aún gozaba de buena salud una década después. Prueba de ello es la pujanza de la prensa especializada en el tema, como la estupenda revista Stendek, que lejos de creer a pies juntillas en la los avistamientos –como sucede con muchos medios y webs actuales- se dedicaba a investigar su veracidad.

Publicidad

En diciembre de 1978, un equipo de doce voluntarios de la revista, agrupados en el llamado Colectivo Iván, y bajo la batuta de Félix Ares de Blas, ejecutaron un plan que trataba de demostrar que la aparición en medios de comunicación de avistamientos de platillos volantes generaba a continuación una ola de avistamientos similares. El llamado “Proyecto Iván” engañó a los medios de comunicación y a los vecinos de Irún con un falso OVNI que era, en realidad, las luces de un Seat 124.

Ares de Blas, actual miembro del grupo de escépticos ARP, nos cuenta que aquello fue algo más que una broma: “Estábamos en un entorno mucho más complejo y con más enjundia. Éramos un grupo de estudiantes, tal vez algo ingenuos, pero en ningún caso visionarios de la religión ovni”.

Para armar el Proyecto Iván, los voluntarios contaron con la complicidad del corresponsal de “La Voz de España” en Irún, Juan Antonio Lecuona, que publicó un falso avistamiento OVNI de un vecino de Rentería. También informaron de supuestos avistamientos a los redactores de 'El Diario Vasco' y 'La Voz de Guipúzcoa'. Una vez creada la expectación mediática, empezaron a llegar los testimonios “reales”, de otros vecinos, incluyendo un cura en la bahía de Txingudi, y de una pareja que refocilaba en un monte de Urnieta.

Publicidad

El día 4 de enero de 1979 ejecutaron la fase B del plan: la fabricación de un falso OVNI sobre las peñas de Ayala, para ofrecer una buena visibilidad desde la plaza de San Juan, en Irún. Mientras en el cerro se iluminaban los faros del coche, convenientemente cubiertas con papel celofán de colores rojo, azul, amarillo y blanco, en la plaza unos redactores preguntaban qué veían a los 200 testigos allí agrupados. Y vieron de todo, recuerda Ares, “vieron al OVNI moverse y aterrizar, e incluso salir a dos humanoides por la trampilla”.  Un “veterano electricista aseguró la imposibilidad de falsificar aquello”. Diagnóstico popular: fue un platillo volante extraterrestre con todas las de la ley.

El falso OVNI del Proyecto Iván tuvo gran repercusión en los medios locales de la época, excepción hecha del diario “Deia”, y ninguna en prensa nacional. Los instigadores se quedaron sorprendidos de que no apareciera “una manada de investigadores” de los medios especializados, aunque sí consiguieron colar el testimonio de dos falsos testigos en el programa de TV de “un conocido investigador de la época” del que Ares, elegantemente, omite el nombre.

Publicidad

Seat 124. Los muchachos del barrio le llamaban "Loca".

La revista Stendek llevó a cabo un completo análisis estadístico de los avistamientos OVNI durante la época en el que se investigaron personalmente 250 casos, para detectar el efecto imitación que provocaba la publicación de noticias sobre avistamientos. Pero Ares no cree que existiera mala fe por parte de los testigos: “De los 250 casos como mucho hubo engaño intencionado en dos de ellos”. Además, el escéptico Ares confirma cómo el alunizaje del Apolo XI deshinchó el globo OVNI: “En el año 69 se produjeron 600 avistamientos en España. En el año 70 se dieron 12 y lo mismo sucedió en todo el mundo”.

Texto completo del “Proyecto Iván” [.pdf]. Visto en Stendek.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

BONUS TRACK: La foto censurada del 'Voyager' que no podrán ver los extraterrestres

Arrea, constipao:

– 10 rasgos inequívocos con los que podías identificar a un pijo en los 80s

– Veinte falsificaciones que no lograron engañar ni al osito de Mimosín

– Cuando en el Islam el hachís fluía de lo lindo (y servía para buscar a Dios)

Publicidad

Publicidad

Publicidad