Cargando...

Secciones

Publicidad

¿Quieres acabar con el fascista que llevas dentro? Prueba con setas alucinógenas

Publicidad

Puede que seas un demócrata de toda la vida, puedes que hayas perdido la fe en la política y que hayas escuchado los cantos de sirena de los fascistas: remedios simples para problemas complejos. Si ese es el caso, si sientes un pequeño nazi dentro de ti pugnando por salir, como aquellas vainas de los ULTRAcuerpos, deberías probar a darte un baño de psilocibina por dentro, el mejor antídoto contra el totalitarismo y la xenofobia.

Publicidad

Un grupo de científicos del Imperial College London han descubierto que la psilocibina, el componente activo de los hongos alucinógenos, hace que la gente sea menos proclive a adoptar actitudes autoritarias como el fascismo y se conecten más con la naturaleza.

El estudio, que ha sido conducido por el Grupo de Investigación Psiquedélica de la citada universidad, concluye que un tratamiento de psilocibina puede llevar a cambios duraderos en la opinión política de los sujetos de análisis, es decir, de alguna manera se puede “reprogramar” el facherío. Por algo se llaman hongos mágicos:

“Los hallazgos preliminares consideran que la psilocibina puede producir cambios sustanciales en la opinión y actitud política, incrementando la sensación de conexión con la naturaleza y mitigando el autoritarismo”, escriben los autores.

Publicidad

El nuevo estudio sigue la estela de dos trabajos previos que llegaron a conclusiones similares. El primero entrevistó a 1.500 personas sobre sus experiencias y actitudes antes y después de tomar LSD, hongos psilocibes, peyote, DMT y ayahuasca (no necesariamente a la vez), y concluyó que la gente que pasaba por estas experiencias se volvía más proclive a pasar tiempo en la naturaleza y a sentirse parte de ella.

Un segundo estudio realizado también en el Reino Unido entre 900 personas hallaron una tendencia política más liberal, apertura a nuevas experiencias y conexión con la naturaleza entre los usuarios de drogas psiquedélicas.

Publicidad

El estudio conducido por Taylor Lyons y Robin Carhart-Harris parte de un grupo mucho menor, apenas 14 personas, 7 sanas y 7 con depresión grave y resistencia a los tratamientos tradicionales (la psilocibina se ha establecido como un eficaz antidepresivo). Los sujetos que recibieron psilocibina reportaron una sensible disminución de los síntomas de la depresión tan solo una semana después de la ingesta y, de propina, una mayor conexión con la naturaleza, así como una disminución de las actitudes autoritarias.

Aunque aún se ignora qué mecanismo ha podido actuar para provocar semejantes cambios, una posibilidad que se valora es que, en el proceso de mitigar la depresión, la psilocibina también reduzca la nostalgia de un “querido líder” por parte de los individuos. De cualquier manera, se necesitan muchas más setas para determinar la causa-efecto de las setas en la mente humana.

Publicidad

Enlace al estudio en Psychopharmacology. Noticia original en Big Think, con información de The Lancet. Foto: Guillermo Armengol, Carisma y Transición.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

¡Más mandanga!:

– Los mejores bodegones policiales de ayer, hoy y siempr

– Los mejores momentos para disfrutar del cannabis

Publicidad

Publicidad