Cargando...

Secciones

Publicidad

400 ultraderechistas finlandeses votan por error al candidato comunista y dan la victoria a los socialdemócratas

Publicidad

Joao Bruno Putulukeso, aka el Hitler negro, candidato de Verdaderos Finlandeses. Foto: Diario Público.

Publicidad

Aviso para votantes de Vox el próximo 28A. Tatuáte en la frente el logo de tu partido, no sea que te pase como a tus correligionarios finlandeses, que han votado en masa a los comunistas de allí (a Unidas Podemos, para entendernos) y han acabado dando el gobierno a los socialdemócratas (el PSOE, más o menos) por un estrecho margen.

Fin de las analogías. Vamos con la noticia:

Cuatrocientos ultraderechistas finlandeses deben de estar dándose cabezazos contra la pared por el “error garrafal” que cometieron el pasado domingo, según informa La Voz de Galicia.

El error lo cometieron alrededor de 400 votantes de la ultraderecha en el distrito electoral de Uusimaa, que dieron su apoyo sin querer al Partido Comunista de Finlandia (SKP). De no ser por este error, la ultraderecha hubiera logrado un diputado más en este distrito -que fue a parar a los conservadores- y hubiera empatado con los socialdemócratas a 40 escaños.

Publicidad

Pero en lugar de ese empate, los Verdaderos Finlandeses (PS), liderados por el eurodiputado Jussi Halla-aho obtuvieron 39 escaños en el parlamento finés, uno menos que el Partido Socialdemócrata (SPD), dirigido por Antti Rinne, en unas ajustadísimas elecciones en las que el SPD logró 6.813 votos más (545.544) que el PS, 538.731.

¿Y cómo es posible confundirse, no una sino 400 personas, a la hora de votar entre los genuinos ultras y los comunistas?, se preguntará el atento lector. La confusión se produjo cuando los despistados votantes escribieron en la papeleta el número 98, correspondiente al líder de la ultraderecha, sin caer en la cuenta de que Halla-aho no concurría por Uusimaa (región aneja a Helsinki) sino por el distrito electoral de Helsinki.

Publicidad

De ese modo, el candidato por Uusimaa con el número 98, el comunista Kalevi Wahrman, recibió 483 votos, frente a los 49 que consiguió en 2015, aunque quedó muy lejos de ser elegido diputado.

Jussi Halla-aho. Mosqueado, no. Lo siguiente. Foto: Euroactiv.

Varios de estos votantes confesaron en las redes sociales haberse equivocado y lamentaron que encima su voto fuese a parar a los comunistas, situados en el otro extremo del espectro político. Ninguno de los otros 18 candidatos que concurrían en Uusimaa por el SKP, uno de los dos partidos comunistas de Finlandia, logró superar el centenar de votos, lo que confirmaría que se trató de una confusión masiva.

«Es increíble que haya gente tan estúpida como para votar a Wahrman. Eso nos costó a los Verdaderos Finlandeses unos 400 votos, con los que hubiéramos conseguido un séptimo diputado por Uusimaa», se quejó Halla-aho ante la ejecutiva de su partido, según el diario Helsingin Sanomat.

Publicidad

El error costó muy caro al partido de ultraderecha, al que le faltaron solo 302 votos para arrebatar a los conservadores el último escaño por Uusimaa en liza.

Los Verdaderos Finlandeses ficharon en 2017 al pastor protestante Joao Bruno Putulukeso, conocido como “el Hitler negro”, para limpiar su imagen racista. En España, Vox ha hecho lo propio con el camerunés Bertrand Ndongo, conocido como “el negro de Vox”.

Noticia original en La Voz de Galicia. Con información de Europa Press y Diario Público.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

Pecadores de la pradera:

– El ex director de un grupo cristiano que “curaba gays” se casa con un señor

– Yo de mayor quiero ser catador de marihuana

Publicidad

Publicidad