Cargando...

Secciones

Publicidad

Opinión · Tierra de nadie

Rivera nos toma por imbéciles

Publicidad

No es que sea algo exclusivo de la cuadrilla de 'miste Orange', aunque en sus predios es donde se aprecia con más nitidez. Se trata de la escasa consideración que este partido tiene de la inteligencia de sus votantes y de la ciudadanía en general, a los que se toma por imbéciles completos cuando únicamente nos permitimos ser tontos media hora al día, preferentemente durante el desayuno y con la legaña puesta. Tampoco es que nos consideremos muy listos pero llevamos mal que se insulte a nuestra inteligencia de manera tan soez. Sabemos que los niños no vienen de París, que los Reyes son los padres y que los de Rivera mienten más que hablan al decir que jamás pactarán con Vox.

Publicidad

Sobre esto último, el empeño de los de Rivera en negar la evidencia resulta ya un tanto cargante, hasta el punto de que la situación empieza a asemejarse al de la pareja de amantes pillada en plena coyunda que se justifica con la fórmula clásica de no es lo que parece. El ejemplo más evidente es el de la cita clandestina de este domingo entre Ignacio Aguado (C’s) y Rocío Monasterio en un hotel de Madrid que, según se ha explicado desde la dirección naranja, fue un encuentro de cortesía en el que ni se negoció nada ni se habló de política. Se ha argumentado incluso que quedaron para conocerse. ¿No les parece romántico?

Pues bien, a resultas de esta inocente reunión, Ciudadanos podrá sentar a uno de los suyos en la presidencia de la Asamblea de Madrid a cambio de que Vox ocupe uno de los otros seis puestos de la Mesa de la Cámara, algo que no hubiera podido ocurrir sin este café sin pretensiones en el que Aguado y Monasterio se miraron dulcemente a los ojos sin pronunciar palabra. Como nuestra estupidez es enciclopédica e ignoramos las reglas básicas de la aritmética, se nos escapa que los de Rivera y el PP, su socio preferente, no tienen la mayoría en la Comunidad ni en el Ayuntamiento de la capital sin el concurso de la ultraderecha. De ahí que nos creamos a pies juntillas que nuestros liberales centristas, suaristas y macronistas jamás negociarán con los cruzados de la Reconquista porque son gente muy ruda que les produce urticaria con la barba.

Obviamente, el caso de Madrid no es una excepción sino la regla general porque así lo ha decidido la ejecutiva de Ciudadanos al establecer su política de alianzas. Blanquear a la extrema derecha es, por tanto, una decisión consciente y premeditada que provocará que muchos gobiernos autonómicos y municipales se sometan a los caprichos de esta fuerza ultramontana que tiene entre sus objetivos, precisamente, la supresión de las autonomías. Quienes venden su alma al diablo han de ser conscientes de que en algún momento les llegará la factura, tal y como está ocurriendo en Andalucía con la negociación de los Presupuestos.

Publicidad

Ortega Smith&Wesson, que será muy facha y muy falangista pero que tampoco es un tonto a las finas hierbas, lo ha dejado muy claro en estos días. Ha dicho que su partido no dará cheques en blanco sin formar parte de la negociación porque no se ven en el papel de “testaferros” de Casado y Rivera. En definitiva, que pese a los problemas de la educación en España, los de Vox también aprendieron a sumar y restar, que es de lo que va este cambalache posterior a las elecciones.

Sorprenden los remilgos de Rivera en reconocer que no hace ascos a la extrema derecha y que por un plato de lentejas se marca con ella un baile agarrado, como demostró en su día al aceptar el cheque del xenófobo irlandés de Libertas para concurrir juntos las elecciones europeas de 2009. Incapaz de convencer de su inocencia a sus socios europeos o a su fichaje estrella Manuel Valls, que sólo se chupa el dedo con los escargots, está decidido a contarnos el cuento chino de que si Vox es el agua él es el aceite. Un respeto a las canas, oiga.

Publicidad

Publicidad

Publicidad