Cargando...

Secciones

Publicidad

Opinión · El repartidor de periódicos

Pat Sánchez y Billy Iglesias

Publicidad

Andaba uno preocupado por las esquinas sin saber por qué no se acababa de formar gobierno, y el presidente Pedro Sánchez al fin lo ha aclarado en las televisiones. Lo que necesita el PSOE para dar al gobierno estabilidad es buscar a miembros de Podemos de derechas. Funambulistas que sepan caminar al revés, y sobre las palmas de las manos, para que cuando digan "presos políticos" suene a "políticos presos". Tíos o tías capaces también de ser republicanos y monárquicos al mismo tiempo. Personas que respeten tanto la literalidad de la Constitución como el propio Pedro, aquel que como diputado votó en 2011 la transformación del artículo 135. Y en este plan.

Publicidad

>Andaba uno preocupado por las esquinas sin saber por qué no se acababa de formar gobierno, y el presidente Pedro Sánchez al fin lo ha aclarado en las televisiones. Lo que necesita el PSOE para dar al gobierno estabilidad es buscar a miembros de Podemos de derechas. Funambulistas que sepan caminar al revés, y sobre las palmas de las manos, para que cuando digan "presos políticos" suene a "políticos presos". Tíos o tías capaces también de ser republicanos y monárquicos al mismo tiempo. Personas que respeten tanto la literalidad de la Constitución como el propio Pedro, aquel que como diputado votó en 2011 la transformación del

Ya en 2014, el banquero Josep Oliu advirtió de que había que crear "una especie de Podemos de derechas". Ahora Pedro Sánchez, siempre tan imaginativo a lomos de su peugeot 407, veta la entrada en el gobierno a un señor que representa a un tercio de los votantes de la futura coalición. El tal Pablo Iglesias. Y le encomienda la trabajosa tarea de buscar entre sus filas ministrables que cumplan el perfil de Oliu: o sea, que sean de Podemos pero de derechas.

El análisis que hacen nuestros viejos periódicos de papel sobre el asunto del apartheid al líder de Podemos no tiene desperdicio. El Mundo, en su titular de portada, resume con un "Iglesias se aparta y obliga a Sánchez a hacer ministra a Irene Montero". Al margen de que uno piensa que Iglesias no se ha apartado, sino que lo han apartado, resulta conmovedor cómo el periódico de la bola sigue acusando al cadáver del asesinato. Después de muerto, el campeador Iglesias sigue ganando las batallas e imponiendo sus leyes. La verdad es que a este muchacho le atribuyen poderes más dignos de ser narrados en viñetas Marvel que en un periódico.

En páginas interiores, el columnista Eduardo Álvarez propone que Felipe VI "les tenga todo agosto en Zarzuela convocados a sucesivas e interminables rondas de consultas, aunque sea como castigo por ineptos". También nos recuerda el brillante exégeta que "no es responsable el rey de lo que votan los ciudadanos". A lo que cabría añadir que los ciudadanos tampoco son responsables de haber votado al rey. Pero eso son menudencias democráticas que no deben alentar más nuestra confusión.

Publicidad

En El País, Teodoro León Gros titula su columna "Con Iglesias no" y desenfunda una serie de westerns para explicar la situación. "Sánchez encañonó a Iglesias y le marcó territorio a modo de Eastwood en Sad hill: "El mundo se divide en dos categorías: los que tienen el revólver cargado y los que cavan. Tú cavas".

>En El País, Teodoro León Gros titula su columna "Con Iglesias no" y desenfunda una serie de westerns para explicar la situación. "Sánchez encañonó a Iglesias y le marcó territorio a modo de Eastwood en Sad hill: "El mundo se divide en dos categorías: los que tienen el revólver cargad

En ABC se marcan una setentena de páginas deliciosas sobre la llegada del hombre a la Luna, dejando ninguneado el reciente alunizaje de Iglesias en la cara oculta. No se opina del asunto. Aunque sí se nos cuenta en rigurosa exclusiva que "el rey está tan preocupado como todos por la falta de Gobierno". Pobriño, jolín.

Publicidad

>En ABC se marcan una setentena de páginas deliciosas sobre la llegada del hombre a la Luna, dejando ninguneado el reciente alunizaje de Iglesias en la cara oculta. No se opina del asunto. Aunque sí se nos cuenta en rigurosa exclusiva que "el rey está tan preocupado como todos por la falta d

La Razón centra sus angustias y desasosiegos en la resolución judicial catalana, que Sánchez encajará sin "el Gobierno que pedía el pasado jueves: el que haga frente con lealtad al mayor reto de la democracia española tras la sentencia del 1-O", dando por sentado que los presos/políticos/presos (tachar donde convenga) serán carne de patíbulo sí o sí. Qué bien informada está esta gente cuando se trata de futuribles. Añaden que "un gobierno socialista en coalición con Podemos y el apoyo de los nacionalistas no es muy tranquilizador". Se olvidan de que Sánchez no solo puede exigir a Podemos que busque ministrables de derechas entre sus filas. Ahora rogará a ERC, para tratar la cuestión catalana, que rebusque entre sus diputados alguno que sepa entonar Soy el novio de la muerte para negociar a gusto, y ya tendremos la España que el banquero Oliu proponía.

Nadie, de nuestros viejos periódicos, se atreve a recordar aquella entrevista en la que Pedro Sánchez denunciaba presiones financieras y mediáticas que lo habrían apartado de la secretaria general antes del braveheart podemita que se marcó para ganar las primarias. Ahora hay que ser muy inocente para no comprender que esas mismas presiones son las que le están obligando a mendigar abstenciones entre los socios del neofascista Vox y a descabezar al pobre Iglesias.

Publicidad

Volviendo con Teodoro, a mí, de tener que elegir un western que resuma toda esta historia, me decantaría sin duda por Pat Garret y Billy el Niño, aquella historia de amistad entre dos forajidos que se trunca cuando el primero es contratado por los poderosos para aniquilar al segundo. Pat Sánchez y Billy Iglesias lo están haciendo de cine.

Publicidad

Publicidad