Cargando...

Secciones

Publicidad

Opinión · Dominio público

'Público', de cara a la pared

Publicidad

Hay en todo este asunto de si Público contrasta o no sus fuentes y si son creíbles o no, porque son las fuentes de Público y no, por ejemplo de La Sexta, una candidez que inspira ternura. Hasta he leído por ahí a un escritor que aprovechaba este domingo el guirigay para publicitar su libro (lo saca en 2020, aunque suponemos que no empezará a escribirlo ahora) sobre confidentes de todo pelaje dando bola a los muchísimos expertos en inteligencia (e Inteligencia) de este país. Un libro por publicar es la mejor fuente, qué duda cabe.

Publicidad

Esta entrañable red de amigos y amigas de Público son los mismos, claro, que fueron informando punto por punto, día a día, de nuestras exclusivas sobre las cloacas de Interior, sus informes falsos, los tejemanejes de Villarejo y sus sicarios políticos, mediáticos y empresariales; las amenazas de muerte a Patricia López, el acoso a nuestra redacción por parte de la policía política de Fernández Díaz... Son los mismos que, inmediatamente, exigieron a todas las cadenas la emisión del documental Las cloacas de Interior (Mediapro), que, por cierto, prepara segunda parte. Vayan calentando los amigos su sapiencia castigadora, nunca lo suficientemente valorada en nuestra altiva España.

Un momento.

Paren.

¿"Informando"? ¿"Emitiendo"? Deben disculparme, porque hay mucho cacareo estos días, suenan rasgados de vestiduras constantes, mentiras sobre lo que Público dice que no dice, lo que no dice que dice, y cuesta concentrarse. Me aclaran por aquí que no. Que en realidad, nuestros amigos/as y compañeros, los que hoy velan por la integridad de nuestras fuentes con toda la generosidad de sus editoriales (me emociono solo leyéndolos), no recogieron nada hasta que no tuvieron más remedio. Acabáramos: fue cuando Fernández Díaz habló vía pérfida grabadora o Villarejo entró en la cárcel acusado de las Diez Plagas corruptas (y pocas me parecen).

Desde entonces, cuando sí hubo orden general de hablar de cloacas porque la cosa se iba de madre, todos somos cloaqueros cum laude por la gracia de Eduardo Inda, que es quien expide el título como decano del asunto, sin duda, muy acreditado. ¿Quién más que él y su corte de medios han tenido la mayor cercanía a las cloacas? Pues eso, nuestros amigos vigilantes (por nuestro bien y el de ustedes) son categóricos al ponerle una silla a su lado y a su mismo nivel al tiempo que vigilan que Público no se desvíe del buen camino, que toda advertencia es poca en este mundo de fakes y cloacas. Nunca podré compensar tan buena obra, siempre en mi corazón.

Publicidad

Admito que si no fuera por los/as muertos, los heridos y la gravedad de las incógnitas que sobrevuelan la labor del CNI desde que la semana pasada contamos el detalle documentado de su relación y seguimiento al imán de Ripoll y la célula terrorista del 17-A en Barcelona, se me habría desbordado por las costas la retranca relativista que me traje de Lugo e intento cultivar con mimo para no perderla y no perderme, con mayor o menor éxito. Si alguna veta se dibuja en este texto, pues, disculpen a esta incurable filla de Breogán y admiradora de Castelao, Rosalía (de Castro), Domingo Villar e Iván Ferreiro.

Pero es que estoy, de verdad, conmovida por la honda preocupación existente en ese generoso gremio nuestro por la credibilidad de las fuentes de Público y el estilo de sus periodistas, que dicen los amigos/as que no avalaría Darío Villanueva (Galicia, otra vez, me pierde). Aun así, de verdad, no se inquieten más, duerman bien por la noche, atiendan a sus hijos: no escriban editoriales sonrojantes, ni hilos en Twitter, ni se disculpen luego con su directora en privado por no haber repicado la información, como hicieron escrupulosamente la Cadena Ser, TVE, Telecinco, La Vanguardia u otros medios 'menores'. Soy una directora entusiasta y una mujer comprensiva, créanme, nada puede sorprenderme ya y cada uno hace con su medio lo que le da la gana.

Publicidad

Pero es verdad, quizás tengan ustedes razón, algunos de los que me llamaron o escribieron: no hay que hurgar en los posibles fallos de seguridad del Estado, que tiene como misión primera la de proteger a sus ciudadanos. A todos/as. Sacar los colores al sistema en materia antiterrorista si no te da su bendición es ser un mal patriota. Esa información debe ser como la disidencia: un poquito y controlada. Lo del periodismo, ya tal, que para eso los medios somos parte del sistema (Cebrián dixit). Menos Público, claro, que se dedica a sacarle las vergüenzas hasta al rey sin consensuar con nadie. A lo loco, ahí, en soledad y contra el viento; con fuentes que no han pasado el examen de otros medios, porque lo normal en periodismo es pedir la aquiescencia de los colegas antes de publicar nada. ¿Pero a quién se le ocurre? "Joder, qué tropa" éstos de Público.

"¿Para qué vamos a generar una psicosis colectiva, Anita (sic)? Ya sabemos que los confidentes vienen, van, vuelven, son imprevisibles y se nos pueden ir de las manos; pocas veces, eso sí. Pasa en los países más avanzados, y España es un referente en la inteligencia y seguridad antiterrorista: son muchos los atentados evitados y muy pocos los consumados". Y es verdad: tenemos, probablemente, a los mejores profesionales en ese terreno, la envidia europea. Por eso chirrían más los fallos (presuntos pero reconocidos en los informes) sacados a la luz por Público con algo más que declaraciones anónimas. Ya, pero son "vuestras" fuentes, las de Público, no las de El País, El Mundo, La Sexta (otra vez)... Qué osadía sacarlas a la luz, y sin consultar a los eruditos colegas. Se nos cae la cara de vergüenza (poca nos queda)...

Publicidad

Encima, esos catalanes 'indepes', golpistas, separatistas, antiespañoles..., andan ya pidiendo responsabilidades al Estado. Ellos, que ni creen en el Estado ni nada y solo quieren cargárselo. No, no... Si Catalunya y los independentistas están por el medio, ni agua. Los fallos de seguridad y prevención institucionales se explican cuando ocurren fuera de Catalunya (bueno, se monta una comisión parlamentaria de ésas, que no es lo mismo, pero da el pego). Bastante bochorno tuvimos con las urnas del 1-O y lío tendremos con el juicio para reconocer a esa panda de golpistas que pudimos cometer errores. Nada: ni agua.

Así que el Estado, calladito, que es como tiene que estar, "Anita", porque hay cosas que la gente no debe saber. Tampoco vamos a desmentir vuestra investigación, que ya está la Audiencia trabajando en ello (¿En desmentirla? Se me va la retranca...) y no sabemos qué guardáis por ahí: "Es mejor para la gente así, hay cosas que no se entenderían y es información muy mala de sobrellevar para un país con tanta tragedia terrorista encima. Hablar de esto supondría poner el foco en casos equivalentes y deja al CNI tocado, aunque se pueda demostrar que no hubo dejación, ni mucho menos dolo, sino engaño de confidentes fallidos. No, mejor dejemos las cosas como están, que hable la Audiencia y listo. Tú ya sabes cómo va esto...".

Yo sé, sí. Sobre todo, cuánto amo mi trabajo.

Publicidad

Publicidad