Cargando...

Recopilamos cookies propias y de terceros con la finalidad de optimizar el rendimiento, la navegación y ofrecer publicidad acorde a sus intereses. Consiente la recopilación de cookies y el tratamiento de las mismas en caso de continuar navegando por nuestra página Web. Puede acceder a nuestra política de cookies para obtener mas información.

Secciones

Publicidad

La cantante Aretha Franklin durante una actuación en 2012. / REUTERS

La reina del Soul Fallece Aretha Franklin, la reina del Soul, a los 76 años

Un amigo de la artista había confirmado que la cantante ha "estado enferma durante mucho tiempo".

Publicidad

Culturas

La artista Aretha Franklin ha fallecido a los 76 años en su casa de Detroit, según informó este jueves su representante, Gwendolyn Quinn, a los medios locales. Quinn indicó que Franklin murió rodeada de amigos y familiares, tras permanecer varios días en cuidados paliativos por el cáncer de páncreas que sufría.

Un amigo de la artista había confirmado a People que la cantante ha "estado enferma durante mucho tiempo" y que sus seres queridos han sido advertidos de que "la muerte es inminente".

Nacida en 1942 en Memphis (Tennessee, EE.UU.), Franklin llevaba en la música desde los años cincuenta y cuenta con grandes éxitos como Respect y Spanish Harlem, a los que se suma el haber ganado dieciocho premios Grammy. En 1979 recibió su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood y en 1987 fue la primera mujer que ingresó en el salón de la fama del rock and roll.

La reina del Soul ha fallecido en Detroit a los 76 años víctima de un cáncer. / EFE - Jeff Kowalsky

Más de cuatro décadas sobre los escenarios

Franklin, una de las artistas más influyentes de la industria, fue condecorada en vida con la Medalla Presidencial de la Libertad -el mayor honor civil que se concede en Estados Unidos- y con la Medalla Nacional de las Artes, además de ser incluida en el Salón de la Fama del Rock and Roll. Su última actuación fue en noviembre de 2017 en un concierto en Nueva York de la Fundación Elton John para la lucha contra el sida.

Publicidad

Más de cuatro décadas sobre los escenarios dan para mucho cuando a un mito se refiere, y así lo certifican sus más de 40 álbumes y haber sido proclamada por la revista Rolling Stone como la mejor cantante de la historia.

Comenzó cantando en Detroit, donde creció, en la iglesia de su padre, el reverendo C.L. Franklin, y realizó sus primeras grabaciones de góspel con 14 años -a través de la discográfica Checker Records- junto a sus hermanas, mientras aprendía a tocar el piano de oído. En esa época tuvo a sus dos primeros hijos, Clarence y Edward.

Tras rechazar las ofertas de Motown y de RCA Label, Aretha Franklin firmó con Columbia Records y se mudó a Nueva York. Allí grabó su primer sencillo, Today I Sing the Blues.

Pero fue con Atlantic Records donde halló su verdadera identidad y empezó a saborear las mieles del éxito. En 1967 versionó Respect, de Otis Redding, y aquel inolvidable tema la llevó al número uno de ventas en Estados Unidos.

Aretha Franklin en una actuación en Las Vegas. / REUTERS

Con el engrasado acompañamiento del grupo The Muscle Shoals Sound Rhythm Section en el estudio, Franklin llevó la intensidad y la pasión del góspel a temas y espacios profanos como las reivindicaciones feministas o raciales.

Este salto fundamental de la iglesia a la calle, clave en la génesis del soul, situó a Aretha Franklin en los años sesenta al mismo nivel de otros genios del género como Sam Cooke, Otis Redding o James Brown.

Su expresividad, poderío y personalidad frente al micrófono causarían impacto en artistas como Beyoncé, Whitney Houston o Mariah Carey.

Respect, la oda feminista que convirtió a Franklin en reina del Soul

La canción había sido escrita y grabada por Otis Redding, pero la versión de Franklin, publicada en abril de 1967, con apenas algunos coros adicionales y un carácter especial en la interpretación y los arreglos, le dio un sentido de reclamo feminista que carecía el tema original. Redding planteaba la canción desde la óptica de un hombre que trabaja todo el día, que lleva el dinero a casa y que a su llegada al hogar reclama "respeto" a su esposa.

Publicidad

Franklin, con su interpretación y escasas variaciones al texto, cambió de raíz el tono algo machista del tema original y lo transformó en lo que fue desde entonces, un poderoso himno feminista que también fue abrazado por el movimiento de derechos civiles.

Publicidad

Publicidad

Publicidad