Cargando...

Secciones

Publicidad

La reina Letizia y el príncipe Carlos de Inglaterra inauguran 'Sorolla, maestro español de la luz', en la National Gallery | EFE/ Facundo Arrizabalaga

Sorolla Londres encumbra a Sorolla como maestro mundial del arte… y del mercado

Publicidad

La National Gallery convierte una muestra dedicada al pintor valenciano en uno de los acontecimientos culturales del año. Y no sólo se espera que sea un éxito de público, los expertos auguran también una revalorización de la obra del artista.

Culturas

La ultima vez que Reino Unido le dedicó una exposición a Sorolla fue él mismo quien supervisó el montaje y seleccionó las obras. El valenciano eligió 500 cuadros pero sólo se vendieron medio centenar. Los carteles diseñados por las Gratton Galleries lo anunciaban como "el mayor pintor vivo del mundo", pero para los británicos todavía era un desconocido. Desde aquel mes de mayo de 1908 en el que se presentó por primera vez en Londres, la historia de Sorolla ha cambiado mucho… y más que va a cambiar.

Publicidad

Ciento once años después, la National Gallery, una de las instituciones culturales más importantes del mundo, dedica una retrospectiva al que denomina ‘Maestro español de la luz’. Y lo cierto es que su sol mediterráneo, sus playas del Levante, sus mujeres vestidas de blanco, sus jardines y sus retratos han iluminado las salas de la pinacoteca londinense. En total, 60 obras procedentes de instituciones y colecciones privadas de distintos países —la mayoría de ellas españolas— que estarán aquí reunidas hasta el próximo 7 de julio.

“En estos tiempos de recorte cultural los grandes museos tienen que buscar ‘nuevos’ nombres en el fondo de armario del arte para mantener el interés del público"

Pablo Ortiz de Zárate, periodista especializado en arte, cree que todo apunta a que la muestra -que abre al público el próximo 18 de marzo- será un éxito de visitas: “En estos tiempos de recorte cultural los grandes museos, cada vez más preocupados por el número de visitas y los ingresos de taquilla, tienen que buscar ‘nuevos’ nombres en el fondo de armario del arte para mantener el interés del público. Sorolla es perfecto para eso: tiene un estilo sencillo muy comercial y sus coleccionistas están encantados de prestar los cuadros a un museo de semejante nivel. Convenientemente reinterpretado y vendido como maestro olvidado, será un éxito en taquilla”.

Pero para un artista, el verdadero éxito de una exposición de este calibre está en cómo ayuda a revalorizar su obra; de ahí que esos coleccionistas estén encantados. “Tener una exposición individual en una institución importante como la National Gallery puede desempeñar un papel crucial en su éxito comercial durante los próximos años”, nos cuenta Mauro Mattlel, CEO de la firma BeAdvisors dedicada a asesorar a vendedores y compradores de arte. Pablo Ortiz de Zárate, no tiene ninguna duda de que éste será el caso: “Esta exposición va a revalorizar de forma exponencial la obra de Sorolla y sus precios se van a disparar”.

Publicidad

Al propio Sorolla ya le ocurrió en 2009, cuando el Museo del Prado le dedicó una retrospectiva. “En el mundo del arte, estar en el top mundial no siempre tiene que ver con ser el mejor -explica Pablo Ortiz de Zárate-. A veces es una cuestión de modas, esnobismo e influencias. Hay pintores como Sorolla que son excelentes pero nunca han estado en la cumbre mundial porque, sencillamente, nacieron en un país pobre, lejos de los centros internacionales donde la crítica, los grandes museos y los millonarios deciden qué se compra y qué no”. Y apunta: “Por eso esta exposición es tan importante: va a poner a Sorolla en el epicentro mundial de este mercado. Todos los ojos influyentes del mundillo mirarán hacia él y entrará, al menos por un tiempo, en el top internacional.”

“El 74% de las obras de Sorolla se subastan en la capital británica”

Para eso, Londres es el lugar perfecto porque aquí es donde están buena parte de esos ojos: “El 74% de las obras de Sorolla se subastan en la capital británica”, apunta Vanessa García-Osuna, directora de la revista Tendencias del Mercado del Arte. Ella también está convencida de que ese porcentaje aumentará ahora: “la exposición de la National Gallery contribuirá a reforzar su mercado, en particular el británico”.

Publicidad

Aquí es donde el artista alcanzó su récord en 2003, cuando La hora del baño se vendió por 4,7 millones de euros. Fue en una subasta de la casa Sotheby’s de Londres, cuyos responsables presumen de haber “defendido el trabajo del artista español, del que en las últimas dos décadas hemos vendido más de 100 obras”.

Letizia conversa con el príncipe Carlos de Inglaterra ante el ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, durante la inauguración de la exposición ‘Sorolla: spanish master of light’ | EFE/ Angeles Rodenas

Ellos saben mejor que nadie que la publicidad de la exposición de la National Gallery puede traducirse en dinero. Como apunta Mauro Mattel: “estas muestras llevan años de preparación y los conocedores de su obra, como los distribuidores, están al corriente desde hace tiempo”. Por eso no es casual que el mismo día que la reina Letizia inauguraba la exposición en la National Gallery junto al Príncipe Carlos, en Sotheby’s de Londres comenzara la venta de diez obras del pintor. “Las galerías y casas de subastas suelan aprovechar el tirón mediático organizando eventos paralelos”, confirma Vanessa García-Osuna.

Publicidad

Algunas de esas obras pertenecieron en su momento a la familia de Sorolla, que en los últimos años ha sacado a la venta unas cuantas. ”Si yo fuera ellos, aprovecharía para vender lo que aún tengan”, cuenta Pablo Ortiz de Zárate, que concluye con una advertencia: “Y si fuera el Estado español, estaría muy atento para que las obras que se vendan a partir de ahora no acaben saliendo del país, como suele pasar siempre que desde fuera de nuestras fronteras ‘descubren’ a un gran artista español.”

Publicidad

Publicidad