Cargando...

Secciones

Publicidad

Las promesas culturales de los partidos que concurren en las elecciones son, también, un buen reflejo de estos.- EFE

Elecciones Generales 2019 La cultura delata a los partidos: del fomento de la lectura a la defensa de la Tauromaquia

Publicidad

Ley de Mecenazgo, protección de la propiedad intelectual, reforma de RTVE, defensa de las tradiciones... Las promesas electorales en materia cultural dicen mucho del modelo de país que quieren nuestros políticos.

Culturas

Sobra decir que las políticas culturales no están protagonizando la campaña electoral. Pocas de estas promesas servirán de munición en el fragor de la campaña, lo cual no es óbice para refrescarlas, a fin de cuentas son un buen reflejo de cada uno de los partidos que compiten por el voto. 

Publicidad

PSOE

El pacto tiene mucho peso en el programa del PSOE. No en vano apuesta por un pacto de Estado por la Cultura, también por crear una serie de organismos vinculados con la cultura; en concreto un Consejo de Estado, una Oficina para los Derechos de Autor y una comisión interministerial. Se compromete además a aprobar una Ley de Mecenazgo que "incentive y favorezca el apoyo a la producción y el consumo cultural mediante desgravaciones fiscales, incentivando los compromisos de largo plazo".

Otra de las prioridades para el PSOE parece ser la Real Academia Española (RAE), para ello ha optado por ofrecer una mayor dotación a la entidad, "una financiación estable y suficiente" con cargo a los Presupuestos Generales del Estado para "garantizar su actividad". Otra de sus prioridades en materia cultural es la aprobación de una Ley de Ordenación de las Enseñanzas Artísticas Superiores, con el objetivo de que la formación de los jóvenes sea "integral, ética, humanística, artística y científica".

Publicidad

Cabría subrayar por último una de sus propuestas estrella. Una medida que de un tiempo a esta parte viene desarrollándose en Reino Unido y que los socialistas han tenido a bien incluirla en su paquete promesas electorales. Se trata de destinar parte de la recaudación de la lotería nacional a la producción del cine y otros menesteres culturales. Una medida cuyo potencial recaudatorio está poco definido.

PP

Los populares proponen una Ley de Mecenazgo para facilitar la colaboración de la sociedad civil que quiera "hacer florecer el importante patrimonio cultural de España”. Una ley que, por cierto, quedó en suspenso en los casi ocho años de Gobierno popular. Pretenden también blindar el Archivo de Salamanca, impidiendo nuevas entregas de documentos y recuperación de todos aquellos que están siendo retenidos ilegítimamente o ilegalmente.

Otro de sus platos fuertes es el Plan Nacional de Tauromaquia (Pentauro) a través del cual prevén impulsar, tal y como apuntaba recientemente Pablo Casado, “las escuelas taurinas y la libertad de los seis millones de españoles que quieren ir a espectáculos taurinos todos los años”. Los populares contemplan también un plan de mejora de museos, archivos y bibliotecas, aunque apenas dan detalles al respecto.

Publicidad

Por último, los de Casado anuncian la creación si llegan al Gobierno de una Fiscalía especializada en la protección de la propiedad intelectual, así como una línea de ayuda financiera para, en colaboración con las comunidades autónomas y los Ayuntamientos, facilitar la recuperación de los cascos históricos.

Podemos

Los de Pablo Iglesias apuestan por actualizar la propiedad intelectual adecuándola a los nuevos hábitos culturales y devolver al Poder Judicial la competencia exclusiva de decidir qué páginas web y servicios de la sociedad de la información infringen la normativa. Proponen también derogar el artículo 71 de la Ley de Propiedad Intelectual, apartado que obliga a los autores a ceder el 50% de sus derechos a perpetuidad al editor musical.

Publicidad

Otras de sus medidas estrella consiste en potenciar la producción del cine en las lenguas oficiales del Estado y establecer cuotas de pantalla, algo que el PSOE ha querido hacer con la lectura pero que, en este caso, se ha mantenido al margen. Se trataría de aportar más ayudas a aquellas producciones realizadas en gallego, catalán y euskera. También abogan por desarrollar un Plan de Reforma de RTVE que garantice “la transparencia, el prestigio y la consolidación del proceso de renovación vía concurso público”.

Proponen asimismo hacer efectivo el Estatuto del y la Artista para proteger a quienes trabajan en la cultura y hacer sostenible su trabajo con la intención de “mejorar el reconocimiento de las enfermedades profesionales y su protección, los periodos de creación y formación, así como la transición profesional al final de las carreras artísticas”. Por último, no les pasa desapercibido el polvorín que es la SGAE. La formación morada prevé garantizar una “gestión responsable, transparente y democrática de las sociedades de derechos de autor para alejar toda sospecha de corrupción, con tarifas justas y un funcionamiento que facilite el acceso a la cultura”. Buenos propósitos para una entidad que lleva décadas inmersa en una crisis que no acaba.

Ciudadanos

Entre sus propuestas se incluye la difusión de la Historia de España para superar, lo que consideran, "injusta leyenda negra" y el impulso de una Ley de Mecenazgo y Micromecenazgo, con incentivos fiscales y reconocimiento a las donaciones, para lo que denominan el "partenariado público-privado" en la financiación de la cultura. Proponen "recuperar" el Ministerio de Cultura para promover la pluralidad cultural y lingüística de España. 

Además, los de Rivera proponen un Plan Estratégico del Patrimonio Cultural para inventariar el legado histórico y artístico, sobre todo en zonas rurales, e internacionalizar la cultura enfocada en el español, en mercados de creciente interés, como el americano y el chino. Inciden también en la necesidad de rebajar de manera inmediata el IVA a las actividades culturales hasta el tipo reducido, del 21% al 10%.

Otras medidas culturales son la del refuerzo de la lucha contra la piratería –con la creación de un organismo rector e incremento de recursos para la Comisión de Propiedad Intelectual–, el Estatuto del Artista y la creación de un Centro Nacional de Danza y un Centro Nacional de Fotografía. En cuanto al sector del libro, prevén actualizar el Plan Nacional de Fomento de la Lectura, incrementar las ayudas a la traducción a otras lenguas de autores españoles y equiparar el IVA del libro electrónico con el del libro en papel.

Vox

La apuesta de los de Abascal, como no podía ser de otra manera, presta especial atención a una producción cultural que fomente el “arraigo a la tierra, las manifestaciones folclóricas y las tradiciones de España y de sus pueblos dentro de la óptica de la Hispanidad”. En ese sentido, y como no podía ser de otro modo, la tauromaquia tiene un peso específico entre las propuestas de campaña de Vox. Tal es así que no dudan en impulsar una ley de protección de la lidia como patrimonio cultural español.

Apuestan también por fomentar la Ley de Mecenazgo, ahora bien, siempre que el objetivo sea "restaurar y proteger el extenso patrimonio cultural" patrio. En otras palabras; la creación cultural y sus deducciones fiscales queda supeditada a algo que no entran a detallar pero que tiene que ver con la patria y sus folclore. Más precisos se muestran en lo referido al mundo rural, ámbito en el que buscan combatir las desigualdades con respecto al mundo urbano. Un combate que librarán en diferentes frentes: “Desigualdad digital (acceso de calidad a internet), de infraestructuras (transporte, energía y agua), educativa, cultural y asistencial sanitaria”.

Publicidad

Publicidad