Cargando...

Secciones

Publicidad

'Donbass', soldados rusos detienen un autobus

Sergei Loznitsa desenmascara lo grotesco y lo trágico de la guerra olvidada de Donbass

Publicidad

El cineasta bielorruso revela lo grotesco y lo trágico de la guerra en 'Donbass', una película en trece episodios sobre la intervención rusa en el Este de Ucrania. Premio al Mejor Director en Un Certain Regard en Cannes y máximo galardón en el Festival de Cine Europeo de Sevilla.

Culturas

Aldeas y pueblos medio destruidos, casas bombardeadas, un millón y medio de desplazados, los suministros de agua, luz y gas destrozados, temperaturas de -20º grados, carreteras intransitables y puestos militares de control que impiden el acceso de medicamentos, comida y carbón. Se cumplen cinco años de la guerra del Donbass -enfrentamientos armados entre las fuerzas independentistas prorrusas de las autoproclamadas Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk y el gobierno de Ucrania-.

Publicidad

Coincidiendo con tan oscuro aniversario, el bielorruso Sergei Loznitsa ha conseguido con su nueva película, Donbass, llamar la atención internacional sobre esta 'guerra olvidada de Europa', una "guerra rusa". El cineasta insiste, de palabra y en su película, en que ésta no es una guerra civil –denuncia de las noticias falsas que nos invaden y manipulan-, sino que es un conflicto que sería imposible sin la participación del ejército de Putin.

La guerra es grotesca

Retrato de la barbarie humana alimentada con la violencia, la guerra y la necesidad de sobrevivir, la película es también una crónica de la vida día a día en un ambiente de máxima corrupción, reflejo de la degradación del hombre, de su pérdida de humanidad y su abrazo a una primitiva y cruel brutalidad. La guerra es grotesca y trágica.

Ganador del Premio al Mejor Director en la sección Un Certain Regard en el Festival de Cannes, Loznitsa se alzó con el máximo galardón, el Giraldillo de Oro, en la pasada edición del Festival de Cine Europeo de Sevilla. Son reconocimientos que, más allá de alentar el trabajo de un cineasta que ha demostrado varias veces antes una poderosa personalidad política, contribuyen a romper el silencio de esta guerra silenciada. Bombas cada cinco minutos, bombardeos diarios, ancianos que viven juntos en sótanos y cuevas, familias que han tenido que instalarse en colegios, terrenos plagados de minas… sufrimiento, miseria y muerte en pleno Este de Europa en este siglo XXI.

Publicidad

Las 'noticias falsas'

Inspirada en parte en vídeos domésticos reales grabados durante los enfrentamientos ocurridos entre 2014 y 2015 en Donbass, la película revela en trece episodios diferentes lo más esperpéntico y lo más salvaje de la condición humana. El "enfoque grotesco es la única manera de abordar la situación", afirmó en Cannes.

Obligado a insistir en esta realidad, Loznitsa rodó la película después de su aplaudido documental Maidan, donde narraba la historia reciente de Ucrania, y apostó por comenzar con un capítulo dedicado a las noticias falsas. "Todos sabemos que existen, pero ¿cómo podemos protegernos contra ello? Mi película es también una exploración de lo que está detrás de la agresión rusa, qué plan persiguen", explicó en una entrevista con el diario alemán Spiegel.

Publicidad

Episodio de la boda

"Donde el ser humano se convierte en animal"

Cómo aparecen las noticias falsas, la agresión constante de los militares rusos a la población ucraniana, las dificultades y el riesgo extremo de los periodistas que trabajan en la zona, la ocupación de las instituciones públicas y la corrupción, el fiero y humillante linchamiento público a un hombre, una boda, estrafalaria y caricaturesca, entre separatistas que celebran la 'Nueva Rusia' -"celebremos juntos el triunfo del amor y la muerte"-… son algunos de los episodios que conforman la película, que en su propia estructura y en su singularidad, transmite el mismo caos que viven hoy los seres humanos en Donbass.

Loznitsa, que tuvo en mente ‘El fantasma de la libertad’ de Buñuel para esta película, insiste en la hipocresía y en el juego de roles que domina el mundo hoy. Los soldados rusos en Donbass que mienten sobre quiénes son recuerdan, según el cineasta, a Donald Trump o Bolsonaro, elegidos "porque estaban actuando".

Publicidad

Pero lo que él muestra en Ucrania, una realidad trágica y brutal hoy en Europa, es una enfermedad universal. "No es solo ucraniana este tipo de enfermedad. Lo mismo que hoy no está en todas partes en Ucrania, esta enfermedad, este tipo de destrucción y deshumanización, donde el humano se convierte en un animal, es universal", afirmó el cineasta en EE.UU. con motivo de la candidatura de la película a los premios Oscar.

Donbass escarba en la guerra en Ucrania, extrae lo dramático y lo grotesco y lo derrama por el mundo entero. El carnaval de barbarie de esta película, que se mueve entre la comedia negrísima y la tragedia brutal, se transforma en una grave tara global.

Publicidad

Publicidad