Cargando...

Secciones

Publicidad

El alcalde del Ayuntamiento de Cádiz, José María González. / EFE

Pobreza energética Cádiz someterá a votación el bono social eléctrico "una y otra vez hasta que el PP lo apoye"

Publicidad

El alcalde José María González quiere enfrentar a los populares ante las 2.000 familias que necesitan la ayuda municipal y ante los colectivos que le vieron votar a favor hace año y medio

Economía

El alcalde de Cádiz, José María González ‘Kichi’, quiere poner el foco de atención sobre el PP, el único partido de la corporación municipal que votó en contra del bono social eléctrico, y tratará de presionarles hasta que decida cambiar el sentido de su voto, pasando del no a la abstención.

Publicidad

La estrategia de regidor consiste en someter a votación la propuesta en cada consejo de administración de la compañía “una y otra vez, tantas veces como sea posible, hasta dejar al PP sin argumentos y lograr que esto salga adelante”, dice el regidor.

Su idea es enfrentar al PP ante la opinión pública gaditana, ante esas 2.000 familias vulnerables que esperan la aprobación de una tarifa social de la luz, y ante ONG y colectivos que participaron en el diseño de la propuesta, que vieron cómo los populares la apoyaban hace año y medio, y cómo el pasado lunes, durante la reunión del consejo de administración de Eléctrica de Cádiz, sumaron sus votos a los de Endesa para tumbar la medida.

Kichi acusa a los populares de escudarse en defectos de forma y dice estar dispuesto a modificar lo que haga falta del convenio que acompaña al bono social eléctrico hasta que se apruebe.

El Ayuntamiento advierte de que un consejo de administración de Eléctrica de Cádiz no es como un pleno municipal, donde sólo se puede llevar una sola vez una propuesta y, si es rechazada, se pierde. La reunión del consejo se puede convocar de forma extraordinaria sin límite de veces, siempre que entre una reunión y otra pasen cinco días hábiles.

Publicidad

El plazo para fijar una reunión es de 48 horas, si es urgente, y tres días si no lo es. El alcalde quiere volver a reunir a los nueve miembros del consejo de administración de Eléctrica de Cádiz “cuanto antes”, previsiblemente la semana que viene, pero en paralelo abrirá una ronda de contactos con los dos miembros del PP que votaron en contra para tratar de acercar posturas.

“Lo que han hecho hasta ahora es poner un abanico de excusas para justificar su voto en contra”, advierte.Eléctrica de Cádiz suministra luz al 80% de los hogares gaditanos, es una empresa propiedad del Ayuntamiento al 55%, y el resto se lo reparten Endesa (33%) y Unicaja (12%)."

Publicidad

El consejo de administración votó el lunes en contra de aprobar el bono social eléctrico diseñado por el Consistorio, y aprobado por unanimidad de la corporación local en octubre de 2015.

La tarifa social buscaba garantizar suministro básico a 2.000 familias que ahora están percibiendo ayudas municipales para costear la luz de sus hogares (unas 6.000 personas).

La propuesta que se votó consistía en que Eléctrica de Cádiz donase “voluntariamente” una parte de sus beneficios anuales, unos 600.000 euros (el 7% de sus ingresos en un año normal), para costear el bono social.

La compañía transferiría ese dinero a una fundación pública para que gestionase las bonificaciones, pero este procedimiento debía regularse a través de un convenio que aún no está desarrollado.

No se puede firmar un convenio para aplicar un bono social eléctrico que aún no existe, y el PP se ha escudado en este argumento para no apoyar la medida. El edil popular Ignacio Romaní, uno de los miembros del consejo de la eléctrica, matiza que lo que se votó en la reunión del lunes no era la puesta en marcha del bono social, sino la aprobación del convenio con el Ayuntamiento y la Fundación Eléctrica de Cádiz.

“Cuando los consejeros del PP han pedido abordar el convenio que se sometía a votación se ha indicado por parte del Gobierno local que no tenían el convenio. A pesar de reconocer la incongruencia que supone votar la suscripción de un convenio que no se conoce y, sobre todo, que no ha sido siquiera comunicado a una de las partes, la Fundación Eléctrica de Cádiz, se nos ha obligado a posicionarno mediante el voto”, dice Romaní, que denuncia una campaña de “intoxicación” en las redes sociales.

Publicidad

El alcalde admite el inconveniente, pero cree que es una cuestión menor y subsanable. “Si hace falta esculpiré el convenio en piedra pero en la próxima reunión estará sobre la mesa”, asegura.

Kichi y otros dos miembros del equipo de Gobierno local se reunirán este miércoles en la Casa de Iberoamérica con todos los colectivos y asociaciones que han participado en la elaboración de la tarifa contra la pobreza energética para contarles su estrategia y trazar la hoja de ruta a seguir.

El Ayuntamiento cree que el bono social eléctrico, el primero alternativo al del Estado, “no está perdido aún, porque cuenta con todos los informes jurídicos, técnicos y económicos que lo hacen viable”.

Publicidad

Publicidad