Cargando...

Secciones

Publicidad

Pasajeros con sus maletas andando por un andén de la estación de Sans de Barcelona tras tener que bajarse de un tren AVE. /REUTERS

El desgaste del AVE sale caro: 26 millones en billetes devueltos por retrasos en seis años

Publicidad

Las incidencias se disparan, especialmente en las líneas que unen Madrid con Catalunya y Andalucía, hasta alcanzar los 7,5 millones en 2017 y superar los 2,6 solo de enero a mayo.

Economía

El desgaste de vías y trenes de alta velocidad por el uso y la escasez de vehículos le están saliendo caro a Renfe, que en poco más de seis años, entre enero de 2012 y mayo de 2018, lleva pagados 26,2 millones de euros en indemnizaciones a los pasajeros de trenes AVE que llegaron a su destino con retraso.

Publicidad

La compañía ferroviaria lleva sin bajar de los tres millones anuales por este concepto desde 2013, con un récord de casi 7,5 el año pasado, cuando la alta velocidad batió su marca de retrasos al alcanzar los 760.

Y los datos, que figuran en una respuesta del Gobierno al diputado malagueño del PSOE Miguel Ángel Heredia, apuntan a que la situación va a ir a más, ya que la proyección a fin de año de los 2,69 millones de euros en indemnizaciones pagados entre enero y mayo, antes de los periodos vacacionales del verano y de diciembre, en los que crece el tráfico, supera los seis millones. Si la tendencia se confirma, 2018 sería el segundo año consecutivo en el que los resarcimientos por mal servicio duplican con creces la media de poco más de tres millones de los cinco ejercicios previos.

Renfe ofrece un sistema de indemnización automática a través de internet que, en el caso del AVE, contempla devolver al viajero el 50% del precio del billete si su tren ha llegado quince minutos tarde y el total de lo pagado su supera la media hora. En el Alvia, el Euromed, el AV City, el Talgo, el Altaria, el Intercity y el Tren Hotel, que en ocasiones utilizan las mismas vías que el AVE, se recupera la mitad de lo pagado a partir de la media hora de desajuste y el pasaje completo de una hora en adelante.

No obstante, los 26,2 millones de euros pagados en indemnizaciones en esos seis años y medio se refieren en exclusiva al producto AVE.

Los dos principales corredores

Las indemnizaciones se concentran en los dos grandes corredores, el que une Madrid con Barcelona por Zaragoza y el que enlaza la capital con Sevilla y Málaga.

El primero suma pagos por 9,5 millones desde 2012, rebasó los dos en 2017 y lleva más de uno en los cinco primeros meses de este año. El segundo acumula devoluciones 6,87, en ambos casos con repuntes por encima de 1,3 en el último ejercicio y con retornos de más de 300.000 en el actual.

Publicidad

Y a ambos hay que añadirles los 5,67 que suman los trayectos de Barcelona a las dos ciudades andaluzas, con 1,42 en 2017 y más de medio millón hasta mayo, lo que hace un total de 22,4; es decir, el 85% del total.

Esas dos líneas suman el grueso de las más de 62.000 circulaciones anuales de AVE, y también de los retrasos. Especialmente las del sur, ya que la de Sevilla sumó 124 el año pasado y la de Málaga otras 103, muy por encima de los 69 de la Albacete-Alicante y de los 30 de la que enlaza la capital con Valencia.

Vías desgastadas y limitaciones de velocidad

Los sindicatos ferroviarios vinculan los retrasos al desgaste de las vías y de los vehículos, algunos de los cuales están llegando al final de su vida útil tras más de 25 años de uso.

Publicidad

El deterioro de la infraestructura es notable en el caso de la línea Madrid-Sevilla, en la que el índice de puntualidad se desplomó el año pasado con retrasos en más del 30% de los trenes algunos meses. Entre otros motivos, por las 17 limitaciones de velocidad que obligan a reducir la velocidad a 160 y a 80 kilómetros por hora en diez tramos y estaciones en sentido norte y en siete en dirección sur.

Las incidencias se han cuadruplicado en cinco años en toda la red, al pasar de las 170 de 2012 a las 760 del año pasado, lo que supone que uno de cada 82 trenes de alta velocidad llega más de media hora tarde.

“Detrás del aumento de los retrasos está la falta de inversión”

“Detrás del incremento de estos retrasos está la falta de inversión en mantenimiento por parte del anterior Gobierno”, que recortó “drásticamente las inversiones en materia ferroviaria en general, y fundamentalmente en lo que se refiere a mantenimiento de los trenes y de la red”, señala Heredia.

Publicidad

El diputado socialista, que señala que el AVE "ha dado un vuelco" a la forma de viajar en España y constituye "uno de los mejores escaparates a nivel mundial" del país, llama la atención sobre el cambio de perfil del usuario de la alta velocidad, en el que ha perdido peso el turismo para “convertirse en un desplazamiento por motivos de trabajo y negocio en más de la mitad de los casos”. Por ello, añade, "un retraso de más de media hora respecto al horario previsto supone un perjuicio muy importante para los pasajeros, que hay que intentar evitar".

El mayor número de esos retrasos se concentra en las cuatro líneas internacionales, la Madrid-Marsella, que sumó 157 el año pasado, y las de Barcelona a Toulouse, Lyon y París, que acumularon 114 a las que se añaden otras 96 de la que va de Madrid a Figueres por la capital catalana. La mayoría de estas últimas se deben a los cambios de material antes de entrar en Francia.

El coste de las indemnizaciones por retrasos en los trenes de alta velocidad han sido notablemente inferiores en el resto de líneas, entre las que destacan las de Valencia a Sevilla y a Madrid, con pagos por valor de 986.577 y 344.382 euros en los últimos seis años y medio. La de la capital a Castellón acumuló devoluciones por valor de 41.494 en sus cinco primeros meses de funcionamiento.

Publicidad

Publicidad