Cargando...

Secciones

Publicidad

El elevado consumo de cerveza está disparando los ingresos de Hacienda por el impuesto que la grava. Foto: REUTERS

Hacienda hace caja en el bar gracias al nivel histórico de consumo de cerveza

Publicidad

La Agencia Tributaria lleva camino de batir de nuevo su récord de ingresos por el tributo que grava esta bebida, cuyo consumo se encuentra en marcas históricas, mientras caen los ingresos fiscales por el resto del alcohol y el tabaco

Economía

En España se bebe cada vez más cerveza, y ese aumento del consumo está teniendo unos efectos especialmente beneficiosos para las arcas públicas: la Agencia Tributaria lleva camino de batir de nuevo su récord de recaudación por el impuesto que grava esta bebida, algo que ya ha ocurrido en los últimos cuatro años.

Publicidad

Así lo anticipa el último Informe Mensual de Recaudación de la Agencia Tributaria, que destaca cómo en ese tributo “se observó en noviembre un aumento excepcional (35,9%) por los reducidos ingresos que se registraron el año pasado”.

Noviembre por noviembre, los ingresos de Hacienda por este concepto, pasaron de 28 a 38 millones de euros y situaron el acumulado del ejercicio en 297, doce por encima de la recaudación de los once primeros meses del año pasado, en los que tanto el consumo de cerveza como los impuestos generados por ello alcanzaron marcas históricas.

Eso, en cuanto a ingresos netos, ya que los brutos alcanzan los 321, a solo ocho del total de enero a diciembre de 2016 y no muy lejos, menos de un 6%, de los 341 millones del ejercicio pasado completo.

Publicidad

Espuma en los impuestos especiales

Los datos de consumo anticipan que los resultados de este año pueden ser superiores a los del pasado en la recaudación de este ingreso, ya que al aumento del consumo que la Agencia Tributaria constata en noviembre se le suma el que Cerveceros.org, la asociación de productores que tutela el Ministerio de Agricultura, estima para el periodo de enero a septiembre.

Esta organización cifra en 2.790 millones de litros las ventas efectuadas entre enero y septiembre a través de los canales de alimentación y de la hostelería, que se reparten el mercado en una relación de 45%-55%, cuando en ese mismo periodo del año pasado el volumen fue de 2.769. Los datos incluyen la cerveza sin alcohol, que supone en torno al 8% del total.

Publicidad

El impuesto grava con entre 2,75 y 13,56 céntimos cada litro de cerveza en función de su grado, a partir de 1,2 y hasta 19, cuando se dispara a 0,91 céntimos por grado. La gama más bebida en el país encaja en la horquilla de 2,8 a 11, en la que el tributo es de 7,48 céntimos por litro.

En cualquier caso, y con independencia de lo extendido de su consumo, el impuesto que grava la cerveza no es más que espuma en las cuentas de Hacienda, ya que los alrededor de 300 millones de los últimos años apenas suponen un 1,5% de los 20.000 que generan los impuestos especiales y poco más de un 0,15% en los más de 193.000 con los que la Agencia Tributaria cerró el ejercicio del año pasado.

Publicidad

Más por el tabaco, menos por el alcohol

También ha aumentado en lo que va de año la recaudación por el impuesto que grava el consumo de tabaco, que ha pasado de 5.976 a 6.023 millones de euros, una aportación netamente superior a los 5.760 que generan en su conjunto las retenciones a cuenta por arrendamientos (1.827), ejecución de fondos de inversión (476), operaciones de capital (2.981) y premios de loterías (386).

Por el contrario, en los once primeros meses del año han caído los ingresos tanto por el impuesto sobre el vino y las bebidas fermentadas, que han pasado de 762,8 millones a 749,7 en relación con el mismo periodo del año pasado, como por los llamados “productos intermedios”, que incluyen el vermut, la sidra, el aguamiel o los vinos aromáticos, en este caso con un ligero retroceso de 20,5 a 20,1.

Por último, el Informe de Recaudación destaca el aumento del 5,5% en el Impuesto sobre Hidrocarburos (de 10.132 a 10.317 millones), principalmente por “el incremento cercano al 30% en el gasóleo de calefacción” con la llegada de los primeros fríos, así como el incremento en los ingresos por el tributo sobre la electricidad (de 1.199 a 1.245) “debido a los máximos que alcanzaron los precios en los meses anteriores”.

Publicidad

Publicidad