Cargando...

Secciones

Publicidad

Oficina del banco Santander en Ronda. / JON NAZCA (REUTERS)

ERE Santander propone prejubilar con el 75% del salario a los mayores de 55 años

Publicidad

La oferta económica, que incluye despidos de 40 días por año trabajado para los menores de 50 y el 60% del sueldo de seis años para los de esa edad a 54, resulta inferior a la del ERE del año pasado, tras la compra del Popular.

Economía

Banco Santander elevó este martes su propuesta de indemnizaciones para los 3.464 empleados que dejarán la entidad en el ERE que comenzó a negociar con los sindicatos el 23 de mayo, aunque mantiene esas condiciones económicas por debajo del acuerdo alcanzado hace poco más de un año para las primeras 1.100 bajas tras la absorción de Popular.

Publicidad

Según explicaron fuentes sindicales, la oferta contempla que los mayores de 55 años puedan percibir el 75% de su salario actual hasta los 63 años (o el 72% más el 58% del complemento) y crea un nuevo grupo con los empleados de 50 a 55 que cobraría el 60% del sueldo de seis años más unas primas de 5.000 a 30.000 euros en función de la antigüedad, otra de 15.000 por edad y 2.000 por trienio.

En ambos casos con el convenio especial con la Seguridad Social hasta los 63 años y, en el segundo, del que hasta ahora no formaban parte los de 50 y 51, sin descontar lo que puedan ingresar por el subsidio de desempleo.

El primero de esos grupos se llevó en el anterior ERE el 80% del salario mientras el segundo era indemnizado con ese mismo porcentaje multiplicado por ocho. Eso, con un sueldo medio de en torno a 50.000, supone recortes de hasta 140.000 euros en los últimos, aunque paliados en parte por la mejora de las primas de voluntariedad.

Publicidad

El banco, que mantiene su intención de concentrar un 40% de los despidos entre los menores de 52 años, sostiene que, en la práctica, las indemnizaciones se acercan al 100% entre los más mayores, ya que aunque recibirán el dinero en plazos mensuales esos ingresos tendrán el tratamiento de una compensación por despido, por lo que quedan exentos de tributar en el IRPF aunque tengan la apariencia de una renta.

Únete a nosotros

Mantiene el número de bajas

Para los menores de 50 años y para quienes lleven menos de quince años en el banco, la última oferta es de 40 días de salario por año trabajado, con un límite de 24 mensualidades y con las primas de salida. Por último, los mayores de 62 saldrían con 20 días por año trabajado limitados al sueldo de un ejercicio; es decir, la indemnización de la reforma laboral.

Para estos dos últimos grupos, la propuesta de compensaciones sí es similar a la del anterior expediente de despido colectivo.

La dirección del banco, que logró ampliar a 75 kilómetros del actual puesto de trabajo los 25 de movilidad forzosa que ahora contempla el convenio, se mostró inicialmente contraria a reducir el número de bajas, aunque al final de la reunión, y ante la insistencia de los sindicatos, accedió a estudiar su recorte y a llevar a la mesa una propuesta el próximo jueves.

Publicidad

En la anterior convocatoria restó 249 salidas a las 3.713 que inicialmente planteaba, aunque no se trató de un recorte propiamente dicho: la cifra coincide con los despidos y prejubilaciones que se registraron en la plantilla en abril y mayo.

Una posición económica definitiva

Los representantes sindicales dan por hecho que el banco, que alega causas productivas y organizativas provocadas por la absorción de Popular y Pastor para justificar el ERE, apenas va a mover su posición. Nada en lo económico y poco, como mucho, en cuanto al número de salidas.

Publicidad

“Las condiciones están hoy mejor, pero todavía no se parecen mucho a las del ERE de los servicios centrales”, señala Marisa Franco, de UGT, que reclamó a la empresa “un esfuerzo” por reducir el número de bajas.

Juan José Paredes, de CGT, que insiste en que la plantilla cuenta con suficiente personal de más de 55 años para acometer la reducción mediante prejubilaciones exclusivamente y que también reclama reducir el número de afectados, criticó que la empresa volviera a negarse a excluir de los despidos a las embarazadas, a los cabezas de familias monoparentales y a los empleados con reducción de jornada por cuidado de familiares.

Publicidad

Publicidad