Cargando...

Secciones

Publicidad

Los alimentos y bebidas no alcohólicas también contribuyeron a la moderación de la inflación en mayo. | EFE/ Archivo

La inflación se desploma siete décimas en mayo por la electricidad y los carburantes

Publicidad

La menor inflación de mayo con un 0,8% interanual supone una moderación respecto al alza del 1,5% de abril que había sido empujada por los precios de la Semana Santa, según ha confirmado este miércoles el Instituto Nacional de Estadística.

Economía

El índice de precios de consumo (IPC) subió en mayo el 0,8% interanual, lo que supone un desplome de siete décimas respecto a abril, debido al abaratamiento de la electricidad y al menor encarecimiento de los carburantes.

Publicidad

Según ha confirmado este miércoles el Instituto Nacional de Estadística (INE), la menor inflación de mayo supone una moderación respecto al alza interanual del 1,5% de abril que había sido empujada por los precios de la Semana Santa.

En mayo, por el contrario, el abaratamiento de los paquetes turísticos tiraron también a la baja de los precios del ocio y la cultura hasta marcar una caída del 1,2%.

Pero lo que más influyó en la moderación de mayo fueron los precios de la vivienda, que cayeron el 0,3%, frente al alza del 1,7% de abril, por el abaratamiento de la electricidad que un año antes se encarecía.

Los alimentos y bebidas no
alcohólicas también contribuyeron a la moderación de la inflación en mayo

Además, los precios del transporte crecieron casi un punto menos que en abril, el 1,8%, por el menor encarecimiento de los carburantes y lubricantes y, en menor medida, por el abaratamiento del transporte aéreo.

Los alimentos y bebidas no alcohólicas también contribuyeron a la moderación de la inflación en mayo, con una subida del 0,5%, tres décimas menos, debido a la menor subida de los precios de las frutas y pese al incremento de los de las legumbres y hortalizas frente a la estabilidad del año pasado.

Los precios del pescado y marisco y de la carne tiraron para arriba de los precios en mayo, frente a las bajadas o estabilidad del año anterior.

La inflación subyacente, una vez eliminados los elementos más volátiles de la cesta de la compra (energía y alimentos frescos), se situó en el 0,7% (lo que supuso un descenso de dos décimas), de forma que se situó una décima por debajo del IPC general.

Sólo en el mes de mayo, el IPC aumentó el 0,2%, ocho décimas menos que en abril (1%) y siete menos que en mayo de 2018 (0,9%).

En mayo, tiraron de los precios el vestido y el calzado, por la campaña de primavera-verano; los alimentos y bebidas no alcohólicas, por las frutas, carne, pescado y marisco y pese al descenso de legumbres y hortalizas; y el transporte, por los carburantes y pese al transporte aéreo de viajeros.

Publicidad

Por su parte, contuvieron la inflación el ocio y la cultura, por la caída de los paquetes turísticos; y la vivienda, por la caída de la electricidad.

Publicidad

Publicidad

Publicidad