Cargando...

Secciones

Publicidad

Un autobús de la EMT en una de las paradas de la madrileña Plaza de Cibeles. EFE/Luca Piergiovanni.

Transporte público La EMT enfila una huelga de 24 horas y afronta nuevos paros después de que el Ayuntamiento de Madrid siga sin negociar

Publicidad

El calendario de movilizaciones se extiende hasta mediados de diciembre, coincidiendo con la finalización de la COP25 y el inicio del periodo navideño.

Economía

Las huelgas programadas desde la Empresa Municipal de Transportes de Madrid (EMT) culminarán este martes con un paro de 24 horas. Tras superar las cuatro jornadas de paros parciales que comenzaron el 22 de noviembre y terminaron el 29 del mismo mes, son los propios delegados sindicales los que informan que desde el Ayuntamiento de la capital siguen sin sentarse a negociar con ellos el calendario de contrataciones que de forma unilateral incumple el Consistorio desde septiembre.

Publicidad

La última posición defendida desde la gerencia de la empresa municipal era terminantemente clara: o los paros se desconvocaban o no habría negociación. Por ello, en una nota de prensa difundida por los sindicatos de la EMT aluden a este hecho citando uno de los mayores acontecimientos en los que tendría repercusión el calendario de huelgas: “Que los trabajadores/as de una empresa estén en huelga no es motivo para no sentarse a negociar. Al contrario, el no intentar resolver el conflicto es una enorme irresponsabilidad que además denota que, a este Ayuntamiento, nada le importan los usuarios de la EMT ni la imagen internacional de España, que se verá empañada en la Cumbre Internacional del Clima”.

Las cifras que manejan desde el comité de huelga de la EMT en cuanto al porcentaje de trabajadores que han secundado los paros parciales se sitúan en el 100%. En este sentido, el Ayuntamiento aún no ha contestado a Público con la información que se le ha requerido sobre el nivel de adhesiones a la huelga.

Publicidad

En lo que respecta a la guerra de cifras, Ignacio González, delegado sindical en la empresa y en el comité de huelga por CCOO, advierte que el Gobierno de la ciudad está informando de que únicamente el 50% de los trabajadores han ido a la huelga porque “el otro 50% está establecido como servicios mínimos”. Por lo tanto, aunque es cierto que la mitad de la plantilla no ha secundado la movilización, sí que lo habrían hecho todos los asalariados de la EMT que su situación se lo permitía.

Únete a nosotros

Los servicios mínimos para el día 3 de noviembre también han abierto cierto debate, ya que a la huelga de 24 horas de la EMT se suma la del Metro, convocada por sindicatos como Solidaridad Obrera (SO) y la Confederación Nacional del Trabajo (CNT). Aunque el Sindicato de Maquinistas del suburbano desconvocó el paro debido a que el Gobierno de la Comunidad de Madrid sí aceptó sentarse a negociar con ellos, la decisión de los otros sindicatos ha sido seguir adelante con la huelga en solidaridad con los trabajadores de la EMT.

La guerra de los servicios mínimos

Como consecuencia, algunos de los servicios mínimos establecidos para el martes se han incrementado, como el caso de las lineas de bus que confluían con estaciones de metro, pasando de un 40% a un 50%. Según expresa González, este hecho les parece injusto y considerarán la posibilidad de denunciarlo por vía judicial más adelante. “Bajo nuestro punto de vista sindical, los servicios mínimos siempre son altos”, comenta el sindicalista de CCOO. En este sentido, las primeras negociaciones entre la empresa y los delegados sindicales no llegaron a buen término debido a que los primeros pedían que fueran del 75% y los trabajadores del 40%.

Publicidad

El sentir general de la masa obrera de la EMT denota una férrea unión y convicción de cara a seguir con las huelgas hasta que el Ayuntamiento presente un plan de contratación para el 2020. “La cohesión de los trabajadores es inquebrantable”, ha comentado un González que también ha mencionado el apoyo que desde la sociedad están recibiendo.

Que los propios trabajadores en huelga se acerquen a las paradas de autobús explicando a los usuarios el motivo de la huelga ayuda a que la sociedad entienda que las demandas no están orientadas a subidas de salario o mejoras en el convenio, sino a incrementar la calidad del servicio. “Multitud de asociaciones y colectivos, además de algún que otro partido político, han mostrado su apoyo, por lo que la ciudadanía, aunque hay de todo, creo que se muestra favorable a nuestras reivindicaciones”, tal y como ha declarado González a Público.

Publicidad

Más paros para mediados de diciembre

Elías Calderón, representante de los trabajadores en el comité de empresa y huelga por parte de Plataforma Sindical, la central obrera mayoritaria en la EMT, informa que ya hay nuevos paros programados y registrados formalmente. Los días elegidos son el 11 de diciembre, con paros parciales, y el 13 del mismo mes, en el que se volvería a repetir lo que sucederá el martes 3 si no hay ningún movimiento desde el Ayuntamiento.

El mismo martes también hay convocada una manifestación que secundan los trabajadores del taxi, metro y EMT en defensa de un transporte público y de calidad. La marcha, que partirá del Consorcio Regional de Transportes de Madrid (CRTM) en la calle de Santa Engracia en torno a las 17:30 horas, bajará a la calle las demandas de los trabajadores, llevándolas hasta el Ayuntamiento de Madrid, en la Plaza de Cibeles.

El Ayuntamiento y su perfil privatizador

Desde el comité de empresa se muestran desconfiados sobre los ofrecimientos “extraoficiales” que están hacienda desde el Consistorio, como la contratación de 90 conductores de autobús, del todo insuficiente en comparación con las 300 contrataciones que se deberían haber realizado desde septiembre hasta final de año.

Además, en el comité de empresa cabe la sospecha del perfil privatizador que impera en la dirección y gerencia de la empresa municipal, debido a la concesión a una empresa privada del Naviluz y la gestión del parking de la Plaza del Carmen. “Nosotros, como no nos vengan con un documento para firmarlo, no nos vamos a fiar. Estamos dispuestos a soluciona el conflicto siempre que haya una voluntad seria para ello, no a través de declaraciones en medios de comunicación que solo limpian su imagen”, finaliza González.

Publicidad

Publicidad