Cargando...

Recopilamos cookies propias y de terceros con la finalidad de optimizar el rendimiento, la navegación y ofrecer publicidad acorde a sus intereses. Consiente la recopilación de cookies y el tratamiento de las mismas en caso de continuar navegando por nuestra página Web. Puede acceder a nuestra política de cookies para obtener mas información.

Publicidad

TÉCNICA SANITARIA Y PRESIDENTA DE AEtesys

Un técnico sanitario desinfecta la camilla de una ambulancia en la entrada de urgencias del Hospital de Bellvitge, en Barcelona EFE/Toni Albir/Archivo

Emergencia de la covid-19 Elvira González: "La experiencia vivida en las residencias ha dejado a los profesionales emocionalmente arrasados"

Elvira González es la presidenta de la Asociación Española de Técnicos de Enfermería, Emergencias, Sanitarios y Sociosanitarios, un puesto que compagina con su labor en el Hospital 12 de Octubre de Madrid. Con media España acercándose a la denominada "nueva normalidad", profesionales sanitarios como ella hacen balance de estos duros meses desde que se declaró la pandemia por la covid-19. "Hemos acumulado mucho dolor emocional, mucha inseguridad y miedo, mucha rabia e impotencia", admite, con el recuerdo de la falta de medios que muchos compañeros han experimentado en su día a día. 

Publicidad

Entrevistas

Según los últimos datos ofrecidos, España cuenta ya con más de 50.000 profesionales sanitarios de distinta índole contagiados de la covid-19, dejando patente una clara desprotección del personal que ha estado en la primera línea ante el nuevo virus. ¿Cómo ha afectado a los técnicos sanitarios?

Los técnicos sanitarios han llevado la peor parte, han estado trasladando pacientes de covid-19 constantemente en las ambulancias. El 90% de los Técnicos en Emergencias Sanitarias (TES) están prestando servicios en empresas subcontratadas que realizan servicios públicos, pero en condiciones laborales y con recursos materiales en su mayoría precarios. Los EPIS y las pruebas tipo PCR y serologías han brillado por su ausencia. Puede haber un número importante de fallecidos de los que sólo han trascendido siete a la prensa.

En el caso de los Técnicos en Cuidados de Enfermería (TCE), si tenemos en cuenta que ellos son los profesionales que realizan los cuidados en centros sociosanitarios, nos encontramos que han llevado la carga física, profesional y emocional del horror vivido en las residencias de mayores en España. En este caso sólo 11 fallecimientos han trascendido a los medios de comunicación, estimamos que pueden ser más de 30 y también se desconoce el número de contagiados. En la mayoría de centros sociosanitarios, públicos o privados, apenas se han realizado test a los profesionales y en el ámbito sanitario mayormente a los empleados púbicos.

Publicidad

Los Técnicos Sanitarios terminan diluyéndose en otras categorías sanitarias como enfermeras y médicos y engordando estadísticas a conveniencia, puesto que no opera un registro de profesionales que realmente monitorice el número de profesionales, centros donde trabajan y funciones que ejercen.

El riesgo de contagio, las bajas de compañeros y compañeras, el temor a transmitir la enfermedad a seres queridos, el incesante ritmo de trabajo durante el pico de la pandemia... todo eso ha tenido que hacer mella en el cuerpo de técnicos. ¿Empiezan a verse las primeras secuelas a nivel psicológico?

Publicidad

Así es, ha sido muy duro, y muy mantenido en el tiempo. Si lo comparamos con otras catástrofes que nos dejaron huella, como atentados terroristas o accidentes aéreos, incluso la medicina de guerra, esto ha sido peor, una tortura alargada en el tiempo, ya que tenía componentes muy diversos y hasta ahora no experimentados.

"La mayoría de nosotros hemos estado meses aislados sin ver a nuestras familias por miedo a contagiarles"

Hemos acumulado mucho dolor emocional, mucha inseguridad y miedo, mucha rabia e impotencia. La mayoría de nosotros hemos estado meses aislados sin ver a nuestras familias por miedo a contagiarles, hemos enfermado con muchos síntomas, muchos compañeros fallecidos y mucho dolor ajeno por todos esos pacientes y sus familias. Hemos cogido las manos de muchas personas a falta de las de su familiar antes de morir en el hospital, hemos llorado cuando se nos ha muerto una persona sola en la ambulancia y nos hemos preguntado: ¿si hubiésemos sido dos quizás hubiésemos podido hacer algo más?

Publicidad

Hemos visto apilados los cuerpos de nuestros mayores esperando que la UME se los llevara porque los servicios funerarios no daban abasto, hemos cargado con las ultimas palabras de cada paciente y su dolor por no poder despedirse de los suyos, hemos utilizado nuestros móviles para facilitar la comunicación y la videoconferencia entre paciente y familia, les hemos dicho que no se preocuparan, que todo iba a salir bien y no fue así…

Ahora algunos, aún con síntomas físicos de la covid, están esperando a ver qué pasa cuando la adrenalina baje del todo, cesen los aplausos y aflore todo ese dolor contenido. Con un impacto emocional que aún no sabemos por donde va a salir, quizás nos bajen el sueldo o nos quiten una paga para paliar la crisis económica, no cubran las bajas porque no hay dinero, sigan las ambulancias con un TES, la falta de auxiliares de enfermería en residencias y hospitales.
Cuando esto pase caeremos en el olvido y los técnicos que hemos estado sacando adelante esta crisis sanitaria desde el fango quizás volvamos a ser los grandes olvidados y tengamos que ir a trabajar medicados.

En la carga psicológica con la que el personal sanitario ha tenido que lidiar en estos meses ha tenido un papel fundamental lo visto y vivido en las residencias ¿Cómo ha sido la experiencia de los técnicos sanitarios en estos centros?

La experiencia vivida en las residencias ha dejado a los profesionales emocionalmente arrasados. Los técnicos en cuidados de enfermería, que han llevado el peso de los cuidados en las residencias, tienen una relación afectiva con los residentes muy marcada, no son pacientes ocasionales, entran un día y se quedan hasta el final de su vida, esto puede significar hasta 15 años, por lo que se crean unos vínculos familiares.

Ser testigo del dolor de las familias al no poder despedirse de ellos, el de los residentes al verse solos y aislados sabiendo el triste final que se les avecinaba y no poder hacer nada, ha sido desgarrador. En los momentos más duros cuando se apilaban los cadáveres esperando que los militares viniesen cuanto antes porque los servicios funerarios estaban colapsados parecía una película de terror, olía a miedo y muerte, la incertidumbre y la impotencia de los profesionales les dejó rotos, aún muchos siguen sin conciliar el sueño.

Los equipos de las ambulancias forman parte de la primera respuesta para atender a las personas contagiadas de la covid-19. ¿Cuáles han sido sus condiciones de trabajo durante este tiempo?

"Mientras algunos servicios como SAMUR-PC Madrid iban equipados con trajes NBQ, otros llevaban EPIS de fabricación casera"

Como apuntaba anteriormente, ha sido de lo más heterogéneo. Teniendo en cuenta la cantidad tan grande de empresas subcontratadas dando servicio público los profesionales han quedado a merced de la solvencia de esas empresas o responsabilidad de los servicios de prevención. Mientras algunos servicios como SAMUR-PC Madrid iban equipados con trajes NBQ, otros llevaban EPIS de fabricación casera. Incluso los materiales y protocolos de desinfección de ambulancia eran diferentes. Que hubiera unos profesionales de primera y otros de segunda se traducía en una atención al ciudadano que paga los mismos impuestos de primera o de segunda.

Por poner un ejemplo, en Madrid y en alguna otra comunidad hay ambulancias prestando servicio de urgencias con un solo TES, lo que significa que durante el traslado el paciente va sólo en la parte trasera sin atención sanitaria ni monitorización.

La crisis de la covid-19 ha puesto de manifiesto la importancia social de determinados sectores cuyas condiciones laborales dejan que desear ¿Son buenas las condiciones laborales de los técnicos sanitarios?

Efectiva y tristemente la crisis de la covid-19 ha dejado de manifiesto la labor de los técnicos sanitarios que siempre ha estado invisibilizada, son la base de la pirámide en la atención sanitaria y sin embargo están poco reconocidos y peor pagados.

Por poneros un ejemplo, hay técnicos en emergencias sanitarias que después de titularse, padres de familia y profesionales bien formados, son contratados "en prácticas" cobrando el 60% del salario el primer año y el 75% el segundo. Al terminar estos dos años se van a la calle, un porcentaje muy pequeño se queda como fijo. Estos profesionales están dando una atención sanitaria urgente, en muchas ocasiones yendo solos en una ambulancia.

La sanidad española no son sólo médicos y enfermeros, los técnicos
sanitarios somos la infantería silenciosa que nadie ve. No somos ni auxiliares, ni camilleros ni conductores, somos profesionales técnicos sanitarios formados y titulados que cuidamos de los ciudadanos y de nuestros mayores.

¿Cuáles son los principales errores que, a su juicio, cree que han cometido desde las diferentes administraciones para llegar a una situación de contagio como esta entre el sector sanitario?

La falta de previsión, liderazgo y homogeneidad en la aplicación de las medidas, la no asunción de errores y responsabilidades. Los sanitarios nos encontramos abandonados a nuestra suerte, fabricando nuestros propios EPIS, tomando decisiones y asumiendo desde el campo de batalla todo el peso de la crisis, mientras nuestro políticos compraban material defectuoso y se enzarzaban en disputas sobre quien fletaba más aviones con material que nunca llegaba a hospitales ni residencias.

¿Qué grado de exposición a la covid ha tenido su colectivo con respecto a otros profesionales sanitarios?

Los técnicos sanitarios conforman el colectivo más numeroso del sistema sanitario español, pero como no estamos colegiados ni funciona el registro de profesionales nos meten y sacan de las estadísticas a capricho. ¿Y por qué digo esto? Hay que tener en cuenta que ese 90% de TES del que hablamos, está contratado en convenios de trasporte como personal no sanitario, por lo cual si no interesa no los cuentan, pero si conviene pues lo hacen bajo el paraguas de profesionales sanitarios de extrahospitalaria diluidos entre médicos y enfermeros.

Así que sí es cierto que es un colectivo muy grande el de técnicos sanitarios y si aflorasen los datos reales creo que quedaríamos espantados y sería este el colectivo más afectado por la covid.

¿Es primordial reforzar las unidades de atención primaria?

Indudablemente la Atención Primaria es la puerta de entrada al sistema sanitario, hay que reforzarla inexcusablemente y potenciar la coordinación entre todos los niveles asistenciales y los equipos multidisciplinares. Desde Atención Primaria no sólo se hace una labor asistencial quizás la más importante es la preventiva y de detección precoz. Invertir en una Atención Primaria eficaz a la larga puede ahorrar mucho dinero público, puesto que la atención especializada sale bastante más cara y actúa cuando el problema ya ha crecido.

Publicidad

Publicidad