Cargando...

Secciones

Publicidad

Despliegue policial en el lugar del atentado en las Ramblas de Barcelona, el 17 de agosto del 2017 EFE / Andreu Dalmau

Atentados de Barcelona I Cambrils Exconsejeros y dirigentes encarcelados denuncian la falta de colaboración del Estado en el Operativo del 17-A

Publicidad

El respeto a las víctimas, el respeto a la ciudadanía y a la transparencia obligan al Estado español a explicar la verdad y responder a los interrogantes sobre "la estrecha relación entre el imán de Ripoll, el líder ideológico del atentado, y el CNI ", dicen en una carta pública.

España

Las consejeras y consejeros del Gobierno de la Generalitat que presidía Carles Puigdemont y que se encuentran en prisión, el expresidenta del Parlamento, Carme Forcadell, el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, y el expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y diputado en el Parlament, Jordi Sánchez, también encarcelados, han denunciado en una carta pública en diferentes medios de comunicación "la falta de colaboración del Estado y de algunos de sus organismos" para la prevención del atentado del 17 de agosto del año pasado.

Publicidad

"El 17 de Agosto se hizo evidente que Catalunya tenía una policía equiparable a los mejores cuerpos policiales del mundo. Quien mejor lo entendió fue la sociedad catalana", afirman. Y añaden: "Los Mossos realizaron un gran trabajo pero queremos denunciar la falta de colaboración del Estado y de algunos de sus organismos. No podemos cerrar los ojos ante la información que nos llega del sumario del 17 de Agosto y que evidencia la estrecha relación entre el imán de Ripoll, el líder ideológico del atentado, y el CNI. El respeto a las víctimas, el respeto a la ciudadanía y a la transparencia obliga al Estado español a responder a estos interrogantes y explicar la verdad".

Dolors Bassa, Jordi Cuixart, Carmen Forcadell, Joaquim Forn, Oriol Junqueras, Raül Romeva, Josep Rull, Jordi Sánchez y Jordi Turull recuerdan los "hechos trágicos que sacudieron el país y que situaron Barcelona, Cambrils, Alcanar, Ripoll y Subirats en el centro de la atención mundial" y aseguran en primer lugar que con su escrito quieren "recordar a las víctimas mortales, los heridos y sus familias, y a todas las personas inocentes que sufrieron las consecuencias de la intolerancia y el fanatismo".

"También es un día para recordar la ciudadanía de Catalunya, los miles y miles de personas que salieron a la calle para decir al mundo 'No tengo miedo'. Una ciudadanía que decidió no doblegarse ante la violencia, que no cedió a la amenaza y que espontáneamente fue recuperando las calles reconvirtiendo en un espacio de convivencia ", señalan en su escrito.

Publicidad

Hacen hincapié en la solidaridad expresada por la ciudadanía: "Donde unas horas antes había muerto, silencio y vacío, la gente recuperó la calle para hacer un espacio de paz y libertad. Una vez más, Barcelona y Catalunya mostrar al mundo su cara más solidaria, más cívica y más humana ".

Y remarcan que el aniversario del 17-A es "también es un buen momento para recordar la profesionalidad y la entrega de los servidores públicos. Mossos y resto de fuerzas policiales, Guardia Urbana, Servicios de Emergencias Médicas, Protección Civil, Servicios sociales y todos los voluntarios que se volcaron para ayudar en lo que hiciera falta ".

Publicidad

"Fue imposible detectar y evitar este atentado"

"El Gobierno y la Policía sabían (sabíamos) que un hecho como éste podía suceder y que había que estar preparados. Otras ciudades como Madrid, París, Londres, Bruselas, Nueva York habían sufrido ataques yihadistas", explican, y dan detalles sobre el trabajo de los Mossos.

"Desde el año 2015, el nivel de alerta terrorista en el estado se había establecido en un nivel de 4 sobre 5. La Policía de Catalunya destinaba entonces, un 35 por ciento de sus efectivos a la investigación ya la lucha antiterrorista. Se trabajaba en diferentes programas para detectar y evitar estos procesos de radicalización. A pesar de todos los esfuerzos fue imposible detectar y evitar este atentado. Este es, sin duda, uno de los principales retos de futuro que tenemos como país en el campo de la seguridad. Habrá que seguir trabajando en la prevención, en la detección de la radicalización y en la construcción de una sociedad integradora y respetuosa en la pluralidad de valores que la conforman. Sólo desde un trabajo transversal e interdepartamental podremos alcanzar estos objetivos.

Publicidad

Nos podemos sentir satisfechos de la capacidad reactiva que tuvieron los Mossos, en coordinación con el resto de fuerzas de seguridad, y la colaboración con las policías locales. Los diferentes operativos que se activaron desde el momento que se produjo el atentado permitieron que al cabo de cinco días pudiéramos dar por desactivada la célula terrorista. Esto no es una casualidad, es el fruto de muchos años de trabajo, de creer firmemente que la seguridad de un país es uno de los pilares que garantizan su libertad. Hay que remontarse varios años atrás cuando a diferencia de la gran mayoría de comunidades, Catalunya creyó en la necesidad de tener un modelo propio de seguridad. Muchas promociones de policía y representantes políticos han creído y lo han hecho posible ".

Por último, los dirigentes encarcelados por su implicación en el referéndum de autodeterminación del 1 de octubre reiteran de nuevo "el apoyo a las víctimas y sus familias. Pocos días después del atentado vimos una imagen que simbolizaba la concordia y la paz social que todos nosotros deseamos. Es la imagen de los padres de uno de los niños muertos en la Rambla, abrazando el imán de Rubí. Era la imagen de la reconciliación, del diálogo y la fraternidad, el único camino que entendemos que puede acabar con la intolerancia, el frentismo y los conflictos ".

Publicidad

Publicidad