Cargando...

Secciones

Publicidad

Cabecera de la manifestación contra el TTIP en Madrid a su paso por Cibeles, sede del Ayuntamiento. A.L.M.

Los socialistas se movilizan para ocultar su apoyo al blindaje de las empresas en el TTIP

Publicidad

Es la denuncia de organizaciones civiles y europarlamentarios, que les acusan de mentir sobre sus líneas rojas en el polémico acuerdo. Los socialistas intentan rebatir su mensaje en las redes sociales, y piden renovar este mecanismo de blindaje

Internacional

MADRID.-Dijeron que el blindaje a las multinacionales era su línea roja, que su objetivo era sacar este mecanismo del polémico tratado de libre comercio que Washington y Bruselas negocian con sigilo, pero en opinión de cientos de organizaciones sociales y varios partidos políticos los socialistas no han cumplido con su palabra. El partido de los Socialistas y Demócratas Europeos (S&D) abrió la caja de los truenos el pasado jueves 28 de marzo, cuando respaldó con los votos de una decena de sus eurodiputados una enmienda al tratado que no incluye el rechazo al polémico mecanismo de blindaje ISDS, en lugar de respaldar otro texto que vetaba expresamente esta cláusula de protección de inversiones que anteriormente han criticado hasta la saciedad.

Era una votación en la Comisión de Comercio Internacional para elaborar el informe final sobre el TTIP que el 10 de junio llegará al pleno del Parlamento Europeo, y que expresará la posición de la cámara sobre las negociaciones. Es la Comisión Europea quien negocia en nombre del parlamento, y aunque este pronunciamiento no es vinculante sí es fuertemente simbólico, y a juicio de varios detractores del acuerdo los socialistas han incumplido su palabra al poner sus votos al servicio de la gran coalición en la que participan junto a liberales y conservadores, los principales impulsores del TTIP. Sólo el eurodiputado francés Emmanuel Maurel votó en la dirección contraria, lo que evidencia las discrepancias al respecto del ISDS existentes en el grupo. 

Publicidad

Sin embargo, y desde la votación, los socialistas se han esforzado por vender la imagen contraria, negando haber cruzado la línea roja que ellos mismos dibujaron, y lanzando decenas de mensajes al respecto desde la red social Twitter, muchos de ellos contradictorios: en algunos defienden perseguir el fin del ISDS, en otros abogan por renovarlo.

El PSOE ha remitido incluso un correo electrónico a sus militantes para defender que ha conseguido "parar" el ISDS, el mecanismo de blindaje que permite a las multinacionales demandar a estados por cifras millonarias de considerar en peligro sus inversiones debido a los cambios normativos que ejecuten estos países. Lo harán ante paneles de arbitraje privados, y no ante las justicias nacionales, alimentando así el lucrativo negocio del arbitraje internacional, en manos de un reducido número de empresas que en los últimos años ha visto aumentar considerablemente sus beneficios. Por supuesto, al mismo tiempo que aumentaban las demandas a los estados.

Albiol: "Los socialistas han vuelto a traicionar a los pueblos de Europa"

"Los socialdemócratas anunciaron que serían ellos y sólo ellos los que dejarían el ISDS fuera del TTIP, pero con su voto han vuelto a traicionar a los pueblos de Europa", denuncia a Público Marina Albiol, eurodiputada de IU, del grupo de la Izquierda Unitaria Europea (GUE/NGL). "Han mentido; decir que han acabado con el ISDS es mentir", secunda Lola Sánchez, eurodiputada de Podemos, también miembro del grupo GUE.

Publicidad

"Rechazar el ISDS no es lo mismo que defender una reforma profunda, que es lo que quieren. No nos pueden engañar", asegura a este diario Florent Marcellesi, portavoz de Equo, del grupo de Los Verdes. "Proponen un tribunal arbitral, pero sabemos que esto abre la puerta al ISDS", critica el europarlamentario, que también acusa a los socialistas de mentir al respecto de sus intenciones, de actuar desde la "hipocresía".

Marcellesi: "Rechazar el ISDS no es lo mismo que reformarlo, que es lo que ellos quieren"

En esta línea se expresa también Sandra Espeja, miembro de Amigos de la Tierra y portavoz de la Campaña Estatal No al TTIP, que aglutina a cerca de tres centenares de organizaciones españolas contrarias al acuerdo. "Han hecho una modificación, pero es un lavado de cara, el hecho es el mismo", asegura a este diario. "Los socialistas tendrían haber votado no, no entendemos toda la campaña que están haciendo en Twitter. Parece que no sepan lo que han hecho, pero la votación fue obvia y clara: se atreven a decir que han paralizado ISDS cuando no es así", zanja.

Publicidad

Por su parte, desde la delegación del Partido Socialista en el Europarlamento, la eurodiputada Inmaculada Rodríguez-Piñero niega la mayor a este medio. Asegura que no han incumplido su compromiso, que no se han movido un milímetro de su posición, e insiste en que aunque la resolución no rechace explícitamente el ISDS, el texto sí marca una línea contraria al uso de este mecanismo de protección de multinacionales.

Piñero (PSOE): "Con el 'no' radical tal y como estaba recogido en la enmienda del GUE y Los Verdes no la sacábamos. Si te pones tan radical no lo consigues"


"Si se queda la gente más tranquila si dices una palabra más explícita, lo vamos a intentar. De esto a deducir que nos hemos bajado, mira, no", responde, acusando a "otros partidos" de utilizar estos hechos "con fines políticos", "tergiversando" y "engañando". 

Publicidad

La socialista asegura que no quieren "un sistema de oscurantismo" como el mecanismo de blindaje ya presente en 1.800 acuerdos firmados por la UE desde 1.998. "El sistema actual hace aguas por todas partes y nosotros decimos no a que esté en el TTIP y en otros acuerdos", explica, insistiendo en que su grupo persigue una "reforma profunda del ISDS",  y en que la única forma de que el Parlamento no tumbe directamente esta resolución es precisamente "negociar".

"La estrategia es aprobarla y luego ir más allá. Con el no radical tal y como estaba recogido en la enmienda del GUE y Los Verdes no la sacábamos. Si te pones tan radical no consigues aprobarla", sostiene Piñero, que vende el resultado obtenido como "un éxito". No obstante, también reconoce que quieren dar "un paso más"."Cuando vino Malsmtröm a presentar su renovación del ISDS dijimos que iba en la buena dirección, pero que no era suficiente. Ella dijo árbitros, nosotros dijimos jueces", zanja.

El "brindis al sol" de los socialistas

Sánchez: "EEUU ya ha dejado claro que no aceptará el tribunal internacional que hoy piden los socialistas"

"Los tribunales con jueces ya existen", replica Sánchez ante el razonamiento de Piñero. La eurodiputada de Podemos rebate las explicaciones de la socialista criticando que su grupo haya "aplaudido" la propuesta de la Comisaria de Comercio, Cecilia Malsmström, que el pasado 7 de mayo pidió incorporar una serie de modificaciones al ISDS ante el creciente rechazo a este mecanismo, aunque no acotó temporalmente su implementación, y apenas enumeró algunas de sus ideas al respecto, como crear una suerte de tribunales públicos para resolver disputas entre inversores y empresas.

"Esto nace muerto, es un brindis al sol. Un día después de que hablara Malmström EEUU dejó claro que no iba a aceptar ningún tribunal internacional", asegura Sánchez, que sostiene que el apoyo de los socialistas sí hubiera permitido sacar adelante la enmienda de su grupo, que sí rechazaba el ISDS explícitamente.

Marcellesi apoya la tesis de su compañera en el Europarlamento, y apunta que "quienes se salen con la suya" con la decisión de los socialistas "son los grandes lobbies, como Business Europe [la poderosa patronal europea]". "Algo funciona mal cuando el gran lobby y la socialdemocracia están contentos. Los socialistas están en tierra de nadie", critica. 

"Intentan lavar sus caras y sus conciencias, pero la diputada del PSOE presente en la comisión votó al igual que las bancadas conservadora y liberal", afea Albiol. La diputada de IU niega que pueda existir "una versión buena del acuerdo", que considera "un pacto entre élites para enriquecerse a costa de las trabajadoras", y promete seguir luchando "en las calles y en las instituciones" para "pararlo".

97% contra el TTIP

La eurodiputada socialista lamentaba este lunes que la polémica sobre el ISDS haya concentrado toda la atención mediática en relación al documento que el Europarlamento refrendará en una semana, recordando que este también exige a EEUU que ratifique todos los convenios básicos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Hasta la fecha, Washington sólo reconocía dos de los diez postulados de la OIT, y Piñero saca pecho porque su grupo haya logrado incluir esta petición en el texto. 

El hecho de que el ISDS haya sido el centro de todas las miradas obedece al creciente rechazo al mecanismo de blindaje a las multinacionales. En la consulta pública organizada por la Comisión el pasado año, 150.000 europeos se pronunciaron sobre esta cláusula, y un 97% rechazó incluirla en el acuerdo. La respuesta de Bruselas ha sido vender una mejora que para los detractores del TTIP no es más que "cosmética", pero que los socialistas de la Eurocámara han visto con buenos ojos. Al menos, a juzgar por el texto que votaron hace una semana.

Publicidad

Publicidad