Cargando...

Secciones

Publicidad

La Policía carga contra un grupo de manifestantes durante la manifestación de este martes en París.- REUTERS

El Senado francés aprueba una reforma laboral aún más liberal

Publicidad

La Cámara Alta, de mayoría de derechas, da el visto bueno al texto e introduce varias disposiciones que le acerca a las tesis defendidas por la patronal. El proyecto de ley volverá a la Asamblea Nacional, donde, previsiblemente, volverá a ser remozado.

Internacional

PARÍS.- El Senado francés aprobó este martes una nueva versión de la reforma laboral, con disposiciones de carácter más liberal, mientras que la presión sindical se mantuvo en las calles con la undécima manifestación en contra de esta ley. Con 185 votos a favor y 156 en contra, la Cámara Alta sacó adelante la reforma laboral gracias a la mayoría de la derecha en el Senado, que acercó el texto a las tesis defendidas desde el comienzo del debate por la patronal.

Publicidad

Sin embargo, se trata de una acción de carácter casi simbólico, puesto que la llamada "ley el Khomri" ─por la ministra de Trabajo, Myriam el Khomri─ deberá volver ahora a la Asamblea Nacional, controlada por los socialistas y sus socios, donde volverá a ser remozada.

Únete a nosotros

El partido Los Republicanos, liderado por el expresidente francés Nicolas Sarkozy, reintrodujo matices que existían en el proyecto de ley original, antes del comienzo del trámite parlamentario y del diálogo social, para darle su apoyo en el Senado. Frente a esta nueva versión, tanto los socialistas como sus aliados del Partido Radical de Izquierda, así como los comunistas y los ecologistas, votaron en contra del texto.

El tortuoso camino de la reforma laboral por el Legislativo continuará ahora en segunda lectura en la Asamblea Nacional, donde, pese a la mayoría de izquierdas, no está en absoluto asegurada su aprobación. Por ello, el primer ministro, Manuel Valls, ya ha advertido de que hará uso del artículo constitucional 49.3, que le permite sacar adelante una ley sin necesidad de someterla al voto de los diputados. El Ejecutivo ya tuvo que recurrir a este ardid en la primera lectura de la ley en la Cámara Baja, y nada hace intuir que vaya a ser diferente su paso en segunda lectura.

Publicidad

El texto se enfrenta además a la oposición en las calles de varios sindicatos franceses, especialmente la CGT, que se muestran determinados a tumbar una de las reformas estrella del quinquenio del presidente, François Hollande. Este martes, 55.000 personas, según los sindicatos, 14.000 según la Policía, marcharon entre las plazas de la Bastilla y de la Nación para manifestar su rechazo al proyecto, especialmente a su segunda artículo, que establece la preeminencia de la negociación colectiva dentro de cada empresa sobre la sectorial.

Los sindicatos son conscientes de que Valls podría utilizar de nuevo el 49.3 de la Constitución, por lo que lanzaron sus dardos contra esa posibilidad de forma preventiva. "No son las organizaciones sindicales quienes recurren al artículo 49.3. Hay un verdadero deseo de democracia en Francia, y la opinión pública no cree que ese artículo responda a su concepto de democracia", dijo en declaraciones a la prensa el secretario general de la CGT, Philippe Martinez. También estuvo presente en la manifestación el líder izquierdista y aspirante a la Presidencia en las elecciones de 2017 Jean-Luc Melenchon, quien aseguró que la situación "empieza a ser muy dura para los asalariados.

Publicidad

Publicidad

Publicidad