Cargando...

Secciones

Publicidad

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, el jefe de la Misión de la ONU en Colombia, Jean Arnault, y el líder de las FARC, 'Timochenko', en el acto de entrega de armas. /EFE

Colombia Las FARC entregan a la ONU la totalidad de sus armas en un acto presidido por Santos y 'Timochenko'

Publicidad

La guerrilla más antigua del continente americano se convertirá en partido político legal después de 53 años de lucha armada.

Internacional

Con la asistencia de más de mil invitados entre representantes de todos los sectores políticos y sociales, de los países garantes, Cuba y Noruega, y de los facilitadores, Venezuela y Cuba presididos por el Presidente Juan Manuel Santos, del máximo líder de las FARC, Timoleón Jiménez “Timochenko”, y del delegado del Consejo de Seguridad de la ONU, Jean Arnault, se llevó a cabo la entrega total y definitiva de las armas de dotación de todos los miembros de una insurgencia emprendida en Julio de 1964 por todo el territorio colombiano.

Publicidad

El lugar elegido para el acto central del final de las FARC como grupo armado ha sido Buenavista, una vereda del municipio de Mesetas (región del Meta) a 239 kilómetros de Bogotá, hasta hace unos meses sede del “Bloque Oriental”, una de las estructuras de mayor poder militar de las FARC a lo largo del conflicto. Además de cerca de 500 guerrilleros, son testigos del acto de entrega de armas unos 200 presos excarcelados, que esperan la aplicación de la Justicia Especial para la Paz.

Simultáneamente, en Llanogrande (Antioquia), Pondores (La Guajira) y La Carmelita (Putumayo) se han realizado actos paralelos de entrega final de armamento individual. Por decisión de la guerrilla, consensuada por el gobierno, no se han conocido imágenes de la entrega formal de armas, ya que las FARC no han querido dar una impresión de “rendición”, sino de “cesación” voluntaria de la lucha armada.

Más de 7.000 armas entregadas, que serán fundidas

En total, los delegados de la ONU, a cargo del Jefe de Observadores de la ONU, el General argentino Javier López Aquino, que ha participado anteriormente en misiones en Irak y Kuwait, han recibido 7.132 armas que, según la “Hoja de Ruta” del proceso de Paz, serán fundidas para la fabricación de 3 monumentos que se ubicarán en La Habana, Nueva York y Bogotá. El armamento entregado está integrado especialmente por fusiles Galil de fabricación israelí, robados al ejército en las grandes tomas guerrilleras a sus bases realizadas en la década de los 90, y armas largas rusas y búlgaras AK-47, al parecer vendidas a la guerrilla comunista por el asesor de Paz del expresidente peruano Fujimori, Vladimiro Montesinos.

Publicidad

A cada uno de los 6.804 guerrilleros censados se les ha entregado un certificado individual firmado por el Jefe de la Delegación de la ONU en Colombia, que les servirá para reincorporarse a la vida civil. En el mismo acto cada insurgente firmó un compromiso de “no volver a rebelarse violentamente contra el Estado”. En contraste con otras entregas de grupos armados en Colombia, las FARC han entregado más de un arma por guerrillero. Por ejemplo, los 31.689 paramilitares que asumieron su desmovilización bajo el Gobierno de Álvaro Uribe, entregaron 18.000 armas, muchas caseras o en desuso, y en la izquierda, el M-19, que se desmovilizó en 1990, declaró tener 700 militantes y entregó 280 armas.

Comienza el "posconflicto"

A partir de ahora empieza para la guerrilla y para el gobierno el reto de poner en marcha un “posconflicto” que se encuentra muy retrasado en aspectos decisivos. Con el Congreso de vacaciones en las próximas 3 semanas, está pendiente la regulación de la columna vertebral del proceso: La Justicia Especial para la Paz y la aplicación de amnistías e indultos, que aún no han alcanzado a la mayor parte de los insurgentes, así como la puesta en marcha del primer punto del Acuerdo de Paz, “La Reforma rural integral”, que está encontrando grandes resistencias en la derecha colombiana y en sectores del propio Gobierno, fundamental para poner en marcha los procesos productivos que aseguren la vida futura de los desmovilizados, la mayor parte con vocación campesina.

Publicidad

Por su parte, los dirigentes de las FARC manifiestan su preocupación por la seguridad personal al regreso a la vida civil. En las últimas semanas han sido asesinados 4 exguerrilleros, que regresaban a reunirse con sus familias, además de decenas de líderes sociales. En todo caso, la fecha para la conversión de la guerrilla en un partido político, aún sin nombre, está fijada para el próximo mes de agosto.

Publicidad

Publicidad

Publicidad