Cargando...

Secciones

Publicidad

Manifestantes de los chalecos amarillos se concentran en París. REUTERS/Gonzalo Fuentes

Protestas en Francia Miles de chalecos amarillos salen a las calles de Francia por octava semana consecutiva

Publicidad

"Nos vamos a asegurar de que los ciudadanos recuperen el poder", ha afirmado una de las manifestantes.

Internacional

Miles de manifestantes han secundado de nuevo este sábado la convocatoria de los 'chalecos amarillos' que por octavo sábado consecutivo han tomado así las calles de ciudades como Lyon, Rouen, Reims, Marsella, Grenoble, Saint-Brieuc, Saint-Lô y, por supuesto, París, donde se han convertido ya en parte del paisaje sabatino de los Campos Elíseos.

Publicidad

En París los manifestantes han pedido de nuevo la dimisión del presidente, Emmanuel Macron, y han celebrado una asamblea de entre 500 y 600 participantes muy cerca del Arco del Triunfo.

"Vamos manifestarnos aquí todos los sábados, durante todo el año 2019. Nos vamos a asegurar de que los ciudadanos recuperen el poder"

"Vamos manifestarnos aquí todos los sábados, durante todo el año 2019. Nos vamos a asegurar de que los ciudadanos recuperen el poder. Queremos que los Estados Generales estén organizados por la propia gente y para la gente", ha afirmado megáfono en mano una de las participantes, Sophie.

Además se han concentrado a las 14.00 horas frente a la sede del Ayuntamiento para marchar hasta la Asamblea Nacional, por el momento sin incidentes.

El 29 de diciembre las autoridades contabilizaron 12.000 manifestantes a mediodía en toda Francia, lejos de los más de 38.000 del 22 de diciembre y de los 282.000 del 17 de noviembre.

Este sábado el dispositivo policial incluye a 3.600 efectivos a los que hay que sumar a los agentes de la Brigada Contra el Delito (BAC) de la Policía Nacional.

Manifestantes de los chalecos amarillos salen a las calles de Nantes. REUTERS/Stephane Mahe

Pese a la caída de la movilización en París, en otras grandes ciudades el movimiento de los 'chalecos amarillos' continúa teniendo una amplia repercusión, aunque por el momento no se han producido disturbios, como en ocasiones anteriores.

Esta movilización sin precedentes recientes ha perdido cierta fuerza tras el anuncio el pasado 10 de diciembre de un paquete de medidas sociales por parte del presidente, Emmanuel Macron, que incluyen el aumento del Salario Mínimo Interprofesional. Después el Gobierno no ha dudado en criticar el carácter meramente insurreccional de los que aún se mantienen movilizados. "Son agitadores que quieren la insurrección y derrocar al Gobierno", dijo el viernes el portavoz del Gobierno, Benjamin Griveaux.

Publicidad

Desde el inicio de las protestas más de 1.500 manifestantes han resultado heridos, 53 de ellos de gravedad, y casi 1.100 policías han quedado lesionados. Además han muerto diez personas, principalmente en accidentes relacionados con las barricadas y cortes de carreteras.

Publicidad

Publicidad

Publicidad