Cargando...

Secciones

Publicidad

Varios manifestantes pro europeístas participan en una protesta junto al Parlamento británico en Londres (Reino Unido). EFE/ Facundo Arrizabalaga

El parlamento británico afronta la votación definitiva sobre el brexit: ¿qué pasa si Theresa May pierde?

Publicidad

Westminster celebra el martes la votación más importante de su historia reciente: si respalda o no el acuerdo de Theresa May sobre la salida de la Unión Europea. Todas las previsiones indican que el parlamento votará en contra y Reino Unido tendrá que hacer frente a una de sus mayores crisis políticas.

Internacional

Reino Unido vive horas históricas. Quienes estos días hacen memoria, como el Alcalde de Londres, Sadiq Khan, dicen que Westminster no se ha enfrentado a una decisión tan trascendental para el país desde que el 18 de marzo de 2003 el parlamento británico aprobó la invasión de Iraq.

Publicidad

La votación del martes es la misma que debería haberse celebrado hace 25 días y que Theresa May decidió posponer ante el serio riesgo de perderla. ¿Ha cambiado algo desde entonces? No. Por eso, todas las partes se están dedicando a agotar sus cartuchos disparando a la desesperada advertencias y promesas que, aún sí, habría que ver donde quedan luego.

El domingo el Sunday Express, publicaba una carta de la Primera Ministra dirigía a los miembros de su partido: “Apoyad mi acuerdo o habrá que hacer frente a una catástrofe”, les decía. Porque todas las cuentas apuntan a que la derrota de May tendrá como grandes protagonistas a los miembros de su partido que votarán en contra.

Así, con más dudas que otra cosa, el parlamento británico afronta una cita tan tensa, dentro y fuera del Palacio de Westminster, que la policía va a reforzar su dispositivo de seguridad en los alrededores.

¿Qué puede pasar en la votación?

Vamos a intentar explicarlo con una advertencia: que nadie se sienta estafado si al final no ocurre nada de esto. Como hemos comprobado hasta ahora, en el tema del brexit todo es una incógnita que ni los propios políticos ni los analistas más expertos son capaces de predecir; tanto que llegados a este punto nadie se avergüenza en reconocerlo.

Publicidad

Todas las cuentas indican que Theresa May perderá la votación. La propia BBC predice que May sufrirá "la mayor derrota que cualquier gobierno haya sufrido en 100 años". En contra de su acuerdo está previsto que vote la oposición en pleno, además de los partidos con cuyo apoyo gobierno, los miembros del partido conservador partidarios de permanecer en la UE y aquellos que quieren abandonarla pero con un acuerdo más favorable para Reino Unido. Pero ¿qué pasaría si todos los pronósticos fallan?

Si Theresa May gana la votación:

Los términos del acuerdo alcanzado por Theresa May con la UE se incorporarían a la legislación británica, el parlamento europeo ratificaría el compromiso y el 29 de marzo a las 23h. Reino Unido dejaría de ser miembro de la Unión Europea.

Publicidad

Si Theresa May pierde la votación:

Lo primero sería esperar hasta el próximo lunes, porque la semana pasada el parlamento le dio a May la posibilidad de presentar un “plan B” en un plazo de tres días. Si lo hace y no convence a nadie, entrarían en juego varios escenarios con los que se podría ir “jugando” como si fueran las cartas de una baraja (no necesariamente por este orden):

1.- Brexit sin acuerdo
2.- May propone renegociar su acuerdo
3.- Moción de no confianza contra el gobierno
4.- Elecciones generales
5.- Segundo referéndum
6.- El parlamento toma el control
7.- No hay brexit

1.- Brexit sin acuerdo

Si May pierde la votación pero nadie saca otra carta, Reino Unido abandonaría la UE sin acuerdo el 29 de marzo. La legislación ya está redactada así que no habría nada más que hacer.

2.- May propone renegociar su acuerdo

Si el parlamento le da un voto de confianza a May y la UE acepta realizar algunas modificaciones, esos nuevos términos tendrían que volver a votarse en Westminster. Si el resultado es a favor, el 29 de marzo vuelve a ser la fecha señalada. Pero si el parlamento británico rechazara esos nuevos términos, tendría que optar por una de las otras cartas. Lo mismo que si la UE no estuviera de acuerdo en renegociar.

Publicidad

3.- Moción de no confianza contra el gobierno

Jeremy Corbyn prometía el domingo en The Andrew Marr Show, de la BBC, que si May pierda la votación presentará una moción contra el gobierno. Pero la propia May también puede hacerlo con la intención de salir reforzada. En ambos casos habría un plazo de 14 días para la votación. Los conservadores podrían no hacer ningún movimiento o que May dimita y presenten un nuevo gobierno con otro líder. Si ganan, seguirían al frente del gobierno. Si pierden la moción, los laboristas podrían intentar formar un nuevo gobierno, que necesitaría la confianza del resto de la cámara. De lo contrario, entraría en juego la carta de las elecciones generales.

4.- Elecciones generales

No sólo se llegaría aquí a través de la moción, la propia May podría considerar que ésta es la mejor opción. Ella no puede convocarlas pero sí pedirle al parlamento que lo haga. Dos tercios de los diputados tendrían que votar a favor. Y ojo, porque la legislación electoral contempla 25 días laborables para poder celebrarlas. En el mejor de los casos, sería a finales de febrero o principios de marzo, lo que obligaría a pedir a la UE una extensión de plazo.

5.- Segundo referéndum

Más que poco probable parece imposible, pero el gobierno podría convocar un segundo referéndum que, eso sí, lo retrasaría todo muchísimo. El tiempo medio para establecer todos los términos sería de 22 semanas. Si el parlamento se muestra contrario a esta opción, toca volver a jugar otra de las cartas.

6.- El parlamento toma el control

Esta opción no estaba sobre la mesa hasta este domingo, cuando The Sunday Times, revelaba el “golpe de estado” previsto por un grupo de diputados que estará planeando cambiar las norma de la cámara. Entre los "conspiradores" habría antiguos ministros de May y parece que cuentan con el apoyo del presidente de la cámara, el speaker John Bercow. Si esta opción saliera adelante, directamente tocaría sacar una nueva baraja para seguir jugando

7.- No hay brexit

Superada la vergüenza y el bochorno por el que pasaría Reino Unido en un primer momento, esta es la opción más sencilla de todas. En diciembre el Tribunal de Justicia de la Unión Europea autorizó al gobierno británico a revocar unilateralmente el articulo 50 del acuerdo, lo que significaría dar marcha atrás automáticamente y marcarse un "aquí no ha pasado nada".

Publicidad

Publicidad