Cargando...

Secciones

Publicidad

Un votante introduce su papeleta en la urna en el centro de votación del Ayuntamiento de Helsinki durante las elecciones parlamentarias del domingo en Finlandia / EFE

Elecciones en Finlandia Los socialdemócratas parten como favoritos en las elecciones en Finlandia

Publicidad

Tras los comicios, previsiblemente se abrirá la puerta a un cambio de Gobierno en el país. La jornada se ha desarrollado con normalidad.

Internacional

Los finlandeses acuden hoy a las urnas para votar en las elecciones parlamentarias que se celebran en el país nórdico, en una jornada fresca marcada por la ausencia de incidentes y que previsiblemente abrirá la puerta a un cambio de gobierno.

Publicidad

Los colegios electorales de Finlandia, repartidos en trece distritos, abrieron sus puertas a las 09.00 hora local (06.00 GMT) para que los votantes elijan a los 200 diputados que compondrán el próximo Eduskunta (Parlamento unicameral) y las cerrarán a las 20.00 horas (17.00 GMT).

Como es habitual, la bandera finlandesa ondea en los edificios de todo el país, algo reservado para las fiestas nacionales y otras fechas señaladas, como la celebración de elecciones, en homenaje a la democracia. Aunque en Finlandia no se avanzan los datos de participación mientras los colegios permanecen abiertos, los analistas calculan que esta podría superar la registrada en las pasadas legislativas, cuando votó el 67 % de los electores.

Más de 4,5 millones de votantes están convocados a participar en estos comicios, a los que concurren 2.468 candidatos de 19 partidos y movimientos políticos. Más de 1,5 millones de electores, equivalentes al 34,5 % del censo total, votaron de forma anticipada durante la semana pasada, utilizando un sistema implantado en 1970 para favorecer la participación.

Publicidad

Estas papeletas, más el voto por correo procedente del extranjero, se escrutarán a lo largo de la jornada y sus resultados serán presentados por la autoridad electoral poco después del cierre de los colegios.

Los socialdemócratas parten como favoritos

El opositor Partido Socialdemócrata (SDP) parte como favorito en las elecciones parlamentarias en Finlandia, en las que los ultraderechistas Verdaderos Finlandeses se afianzan como segunda fuerza por delante de los conservadores del partido Kokoomus.

El último sondeo de opinión, publicado este jueves por la televisión pública YLE, otorga al SDP el 19 % de la intención de voto, por lo que su líder, Antti Rinne, tiene muchas opciones de convertirse en el primer socialdemócrata que gana unas elecciones desde hace veinte años.

Publicidad

Los analistas coinciden en que la llegada de Rinne, un conocido exlíder sindical, a la presidencia del SDP en 2014 ha provocado un giro del partido a la izquierda, aunque la fragmentación del voto le obligará probablemente a hacer concesiones si quiere formar una coalición lo suficientemente amplia como para gobernar.

Pese a su condición de favorito, el SDP ha perdido apoyo paulatinamente durante las últimas semanas, mientras que el partido de ultraderecha Verdaderos Finlandeses ha ido remontando posiciones hasta situarse como segunda fuerza con el 16,3 % de la estimación de voto.

Publicidad

De continuar ambas tendencias, y teniendo en cuenta que el margen de error del sondeo es del 2,3 %, los Verdaderos Finlandeses, liderados por el eurodiputado Jussi Halla-aho, podrían incluso superar al SDP y lograr una victoria histórica que colocaría por primera vez a la ultraderecha al frente del Gobierno de Helsinki.

"Todo es posible. Siempre ha sido nuestra meta ser el mayor partido en unas elecciones y creemos que es un objetivo realista. Dependerá en gran medida de que seamos capaces de movilizar a nuestros potenciales votantes el día de las elecciones", aseguró Halla-aho en unas declaraciones a Efe.

El partido ultra fue miembro del actual Ejecutivo en funciones hasta hace dos años, cuando fue expulsado de la coalición por sus socios centristas y conservadores tras la llegada a la dirección de Halla-aho, representante del ala más radical y xenófoba, alegando que los Verdaderos Finlandeses ya no eran el mismo partido.

La formación, que para entonces había perdido la mitad de su apoyo popular, se partió en dos y los Verdaderos Finlandeses pasaron a la oposición, mientras que el ala moderada, con el ministro de Exteriores Timo Soini a la cabeza, continuó en el Gobierno y formó un nuevo partido actualmente llamado Futuro Azul.

"En nuestra opinión, la línea y la ideología del partido cambió drásticamente, porque pasó a concentrarse en un único tema (la inmigración)", explicó a Efe Sampo Terho, presidente del escindido Futuro Azul y ministro de Cultura en funciones.

Una vez fuera del Gobierno y con un nuevo líder ajeno hasta entonces a la toma de decisiones, los Verdaderos Finlandeses ganaron legitimidad para criticar duramente las políticas migratorias y de austeridad del Ejecutivo, lo que les ha permitido recuperar la confianza de su electorado.

En cambio, los tres partidos de la coalición gubernamental -centristas, conservadores y Futuro Azul- sufrirán previsiblemente el castigo de los votantes por la dureza de sus políticas de austeridad durante la legislatura, que han equilibrado las finanzas públicas pero han socavado el célebre sistema nórdico de bienestar.

El último sondeo otorga un 15,9 % de los votos al conservador Kokoomus, 2,3 puntos menos que en las pasadas elecciones, y un 14,5 % al Partido de Centro del primer ministro Juha Sipilä, que pasaría de ser la fuerza mayoritaria a caer a la cuarta posición.

Más grave es el hundimiento de Futuro Azul, que parece haber perdido la batalla por atraer al electorado contra los Verdaderos Finlandeses, sus antiguos correligionarios, y apenas cosecharía el 0,8 % de los votos.

Aunque no logran escalar posiciones y se mantienen como quinta fuerza, el partido que más avanza en estos comicios es Los Verdes, que obtendría el 12,2% de los votos, 3,7 puntos más que en 2015.

Las claves de este ascenso son la preocupación de los ciudadanos por el cambio climático y el reciente retorno a la presidencia del partido del carismático Pekka Haavisto, el candidato a primer ministro favorito de los finlandeses, según las encuestas.

También avanza la Alianza de Izquierdas, posible socio del SDP en un Ejecutivo rojiverde, que obtendría el 8,7% de los votos, 1,6 puntos más que en las pasadas elecciones.

Publicidad

Publicidad