Cargando...

Secciones

Publicidad

Miembros de la Policía Federal Argentina en una imagen de archivo. EFE/JUAN IGNACIO RONCORONI

Argentina Entran en prisión siete policías argentinos por violar a dos hermanas menores de edad

Publicidad

En el momento de la comisión del delito, las menores vivían en la calle.El tribunal certifica que los agentes condenados se aprovecharon de la "grave estado de vulnerabilidad" de las víctimas y que las utilizaban como "objetos para desahogar su apetito sexual".

Internacional

Tras agotar el proceso de apelación, la Justicia argentina ha confirmado el ingreso en prisión de siete policías tres años después de ser condenados a penas que oscilan entre los 16 y los 7 años por violar en varias ocasiones a dos hermanas de 13 y 14 años que en ese momento malvivían en la calle, informa el diario Clarín. Según uno de los jueces, los condenados sólo las trataban como "objetos para desahogar su apetito sexual".

Publicidad

En el momento de la comisión del delito, las menores vivían en la calle. El tribunal certifica que los agentes condenados se aprovecharon de la "grave estado de vulnerabilidad" de las víctimas. Su modus operandi era sencillo: buscaban a las víctimas en el parque Lezama, en el conocido barrio de La Boca, en Buenos Aires, y según Clarín "eran llevadas a una pensión situada en Warnes 2105 –donde vivían mayormente agentes y aspirantes de la Policía Federal Argentina– o al predio del Cuerpo de Policía Montada, ubicado debajo de la autopista "Presidente Héctor Cámpora". 

Únete a nosotros

Clarín informa de que los agentes condenados "contactaban de manera telefónica con las chicas y les indicaban la hora y el lugar por donde pasarían a buscarlas; y en algunos casos, les daban dinero para cubrir los gastos de traslado". Además, de acuerdo a la sentencia, en varias ocasiones los acusados enviaron mensajes amenazantes e intimidatorios a las víctimas para que siguieran bajo su control "a fin de satisfacerlos sexualmente".

En su auto, el juez afirma además que las chicas no estaban en condiciones de consentir libremente los actos, "más en la situación de desamparo en la que se encontraban". También destaca que los policías trataban a las dos niñas como "objetos para desahogar su apetito sexual" y descarta que las víctimas se acostaran con los agresores de forma voluntaria, como afirmaban las defensas. 

Publicidad

Publicidad

Publicidad