Cargando...

Secciones

Publicidad

La XXV edición del Foro de São Paulo. Comunicación Foro de São Paulo

Foro de São Paulo La izquierda latinoamericana arropa a Maduro y prepara "las tres batallas de octubre"

Publicidad

El Foro de São Paulo considera claves las citas electorales de Argentina, Bolivia y Uruguay, para frenar el avance de la derecha en la región.

Internacional

La suma de organizaciones políticas que conforman la izquierda latinoamericana volvió a presentar su total apoyo al presidente venezolano, Nicolás Maduro, en la XXV edición del Foro de São Paulo, celebrada en Caracas. La secretaria ejecutiva del principal organismo progresista de la región lo corroboró a las primeras de cambio: "Estamos aquí para decirle al señor Trump que saque sus manos sucias de Venezuela, y de América Latina y el Caribe", sentenció Mônica Valente (del brasileño Partido de los Trabajadores). El bloqueo de bienes y las sanciones económicas, incrementadas por la nueva orden ejecutiva redactada por la Casa Blanca, han unido aún más a los miembros del Foro.

Publicidad

Además de los más de cien partidos políticos latinoamericanos representados, el Foro de São Paulo recibió entre el 25 y el 28 de julio a invitados de todo el mundo. La representación española en Caracas incluía, entre otros, a Manu Pineda, Javier Moreno, Maite Mola y Carlos Esteban (todos ellos de Izquierda Unida/ Partido Comunista de España), Ana Surra (Esquerra Republicana de Catalunya) o Eneko Compains (Sortu). Pineda, eurodiputado de IU, ha conversado con Público, resumiendo este ambiente de resistencia y confraternización con Nicolás Maduro: "Con Venezuela se están cebando, están llevando a cabo un asedio similar a los asedios medievales", comenta el también secretario de relaciones internacionales del Partido Comunista de España. "Lo que pasa es que yo veo al pueblo muy firme, tengo la sensación de que cuanto más acosado se siente más cohesionado está en contra de la agresión".

Una de las experiencias más exitosas de la izquierda latinoamericana en las últimas décadas es la de Uruguay. Aún así, Pablo González (lista 711, Frente Amplio) resaltaba el notable cambio de paradigma en la región: "Mi país está entre medias del Brasil de Bolsonaro y la Argentina de Macri; tenemos que revertir esa situación en América Latina". Y habrá que comenzar a revertirla, desde su punto de vista, continuando con el trabajo de erradicación de la miseria en el continente: "No hay conciencia política que se cree a través del hambre. El hambre genera hambre y resentimiento, no genera conciencia política".

"Nos tememos que se va a repetir un poco la agenda venezolana, van a hacer todo lo posible para que no salga reelegido Evo", sospecha Manu Pineda

El mismo Frente Amplio uruguayo, de la mano de González, marcaba también la pauta a seguir durante el segundo semestre de este año, "las tres batallas de octubre", las citas electorales clave para frenar a la derecha. La primera, por supuesto, la suya, la uruguaya, rumbo al cuarto gobierno consecutivo, siempre y cuando Daniel Martínez logre suceder a su compañero de siglas, Tabaré Vázquez. La segunda, la intentona de la dupla Alberto Fernández/Cristina Fernández Kirchner en Argentina; y la tercera, la reelección de Evo Morales en Bolivia.

Publicidad

Esta última cita genera cierto desasosiego entre los integrantes del Foro de São Paulo, ante la posibilidad de que el líder indígena boliviano sea el próximo objetivo de algún tipo de táctica jurídica que le deje fuera de juego. "Nos tememos que se va a repetir un poco la agenda venezolana, van a hacer todo lo posible para que no salga reelegido Evo", sospecha Manu Pineda. "Y si sale reelegido, no será reconocido y empezará otra vez la desestabilización, las guarimbas y las guerras callejeras que se han vivido desde 2014 en Venezuela, y que se ha vivido recientemente en Nicaragua".

La polémica sigue rodeando la prisión de Lula, inspirador del Foro de São Paulo 

La polémica que rodea la prisión del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, uno de los inspiradores del Foro de São Paulo en 1990 junto a Fidel Castro, fue también otra de los protagonistas de la cumbre de Caracas. La representante del Partido de los Trabajadores, Mônica Valente, intervino ante los asistentes vistiendo una camiseta con el rostro del líder de su partido, y el conocido eslogan "Lula Libre", y el cierre de filas en torno a él es unánime.

Publicidad

En las últimas horas se ha conocido que Lula da Silva será transferido desde su celda de las dependencias de la Policía Federal en Curitiba –lleva allí desde abril de 2018– hasta un presidio común en São Paulo, cuando lo que solicita su defensa desde hace semanas es, de nuevo, el habeas corpus ante las pruebas publicadas por The Intercept –mensajes privados entre el exjuez federal Sérgio Moro, hoy ministro de Justicia, y la Fiscalía–que demuestran la persecución política que envolvió todo el proceso judicial que ha derivado en su condena.

El Foro de São Paulo, unido para siempre a la figura de Lula da Silva, ha ido ganando popularidad a pasos agigantados en Brasil por los ataques del presidente Jair Bolsonaro, y su cruzada por convencer a los votantes –lo consiguió– de que el país había vivido entre 2003 y 2016 bajo el yugo del comunismo del Partido de los Trabajadores, como, según él, en Cuba o Venezuela. El organismo, por lo tanto, ha sido y es una excusa más para polarizar a una población cada vez más radicalizada políticamente, problemática común en toda la región.

Publicidad

Publicidad

Publicidad