Cargando...

Secciones

Publicidad

Un manifestante sostiene una bandera ecuatoriana durante una protesta. REUTERS / Ivan Alvarado

Protestas en Ecuador Las cinco claves para entender las protestas actuales en Ecuador

Publicidad

Las protestas en Ecuador comenzaron el pasado 2 de octubre, tras el anuncio por parte del Gobierno de las nuevas medidas económicas basadas en recortes de subsidios públicos, que, entre otras cosas, provocarán un aumento en el precio de los carburantes de un 123%.

Internacional

Ecuador está inmersa en una gran crisis política. Tras la declaración de los recortes en los subsidios a los carburantes, el pueblo, con el apoyo de los territorios indígenas, ha salido a las calles para reivindicar sus derechos, acción que a su vez ha tratado de ser acallada con la declaración del estado de excepción.

Publicidad

A su vez, los indígenas han declarado su propio estado de excepción, motivados por la "brutalidad policial" y han llegado a la capital, provocando el traslado precipitado de la sede del gobierno de Quito. 

A continuación les traemos las cinco claves para poder entender y contextualizar las protestas actuales en Ecuador.

¿Cuándo y por qué comenzaron las protestas?

Las protestas en Ecuador comenzaron el pasado 2 de octubre, tras el anuncio por parte del Gobierno de las nuevas medidas económicas basadas en recortes de subsidios públicos.

En concreto, la medida que más ha enfadado al pueblo es la eliminación de los subsidios a los carburantes, que elevarán los precios de las gasolinas diésel y extra un 123% y aumentarán los ingresos de las arcas públicas.

Los  recortes en subsidios en carburantes siguen las directrices del acuerdo de Moreno con el FMI

El Gobierno encabezado por Lenín Moreno ha tomado esta decisión tras el acuerdo firmado con el FMI, por el cual recibirá 4.209 millones de dólares, y ha dejado claro que es una medida permanente, que ahorrará 1.400 millones de dólares al Estado al año y mejorará el déficit fiscal y endeudamiento.

Publicidad

Además, ha destacado que no ha sido una decisión tomada a la ligera, sino que se debería haber ejecutado hace años: "Son decisiones postergadas durante décadas. Muchos de mis opositores, críticos y futuros candidatos no lo van a decir en público, pero lo dicen en privado", afirmó Moreno el mismo miércoles por la noche tras anunciar las medidas por televisión.

Por su parte, el FMI (Fondo Monetario Internacional), ha celebrado las medidas económicas implantadas por Moreno. "Las reformas anunciadas por el presidente Lenín Moreno tienen como objetivo mejorar la resiliencia y la sostenibilidad de la economía ecuatoriana”, afirmó el organismo en un comunicado según ha recogido EFE.

Publicidad

La respuesta del Gobierno: el estado de excepción

El estado de excepción ha sido declarado simultáneamente por el Gobierno de Moreno y por los territorios indígenas… ¿Pero qué significa?

Un régimen de excepción o también denominado como un estado de emergencia es un mecanismo específico en las Constituciones que permiten a los presidentes o primeros ministros anular determinados derechos y libertades si existe alguna situación extraordinaria, desde catástrofes naturales hasta guerras o invasiones.

En concreto, la Constitución de Ecuador, en su artículo 164 explica que el presidente o presidenta "podrá decretar el estado de excepción en todo el territorio nacional o en parte de él en caso de agresión, conflicto armado internacional o interno, grave conmoción interna, calamidad pública o desastre natural".

Publicidad

Un manifestante es detenido por miembros de las fuerzas de seguridad durante una protesta. REUTERS / Carlos Garcia Rawlins

¿Cuándo se declaró en Ecuador y qué conlleva?

La declaración del estado de excepción en Ecuador llegó el 3 de octubre, cuando los transportistas salieron a las calles para protestar por el aumento de los carburantes.

Este estado de excepción, que en principio según ha declarado la Corte Constitucional durará 30 días, permite a Lenín Moreno suspender o limitar determinadas libertades, como son “la inviolabilidad de domicilio, inviolabilidad de correspondencia, libertad de tránsito, libertad de asociación y reunión, y libertad de información, en los términos que señala la Constitución”.

Este es el principal motivo por el cual el presidente ha podido limitar este martes la libertad de tránsito y movimiento y ha sido motivo de preocupación y controversia para Naciones Unidas al cuestionar "la situación en Ecuador sea tan extrema como para amenazar la integridad del Estado".

Además, dicho artículo establece que el Presidente puede mover la sede del Gobierno a cualquier parte del país, acción por la cual Lenín Moreno se ha trasladado a Guayaquil.

En segundo lugar, la declaración del estado de excepción en los territorios indígenas dicta que en esos territorios se regirán por sus propias normas, pudiendo según ellos, “retener” a policías del Estado en sus territorios. 

¿Qué consecuencias han tenido las protestas?

Las protestas en Ecuador han dejado al menos un muerto y 477 detenidos hasta la fecha. Desde el punto de vista del Gobierno, representado por la ministra de Interior de Ecuador, María Paula Romo, el número tan elevado de detenciones se debe, en gran medida, a los “actos vandálicos” de los manifestantes.

Mientras que desde la Confederación de Nacionales Indígenas del Ecuador (CONAIE), destacan que la “brutalidad policial” ha sido extrema, hasta tal punto que se han visto obligado a declarar el pasado domingo el estado de excepción en los territorios indígenas, lo que permite aplicar sus propia jurisdicción en sus territorios.

Además, la Confederación ha condenado los saqueos y el vandalismo, que ha calificado como una “estrategia mediática para deslegitimar la lucha del pueblo”.

Por otro lado, la gran consecuencia política, además de las declaraciones de estados de excepción, ha sido el traslado de la sede del Gobierno de Ecuador. Tras la llegada de los indígenas a la capital, el presidente Lenín Moreno fue evacuado del Palacio de Carondelet y trasladó la sede del Gobierno del país a la localidad de Guayaquil, a 421 kilómetros al suroeste de Quito.

Los manifestantes incendiaron una barricada durante una protesta- REUTERS / Ivan Alvarado

Correa y Maduro, acusados de animar un golpe de Estado

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno acusó el pasado domingo al expresidente ecuatoriano Rafael Correa y a su homónimo Nicolás Maduro de estar impulsando un “golpe de Estado” en el país y contar con el apoyo de los grupos indígenas.

Por su parte, Rafael Correa no ha tardado en contestar a las acusaciones del presidente ecuatoriano y calificarlas como "muestra de la enajenación de Moreno".

En segundo lugar, el expresidente ha denominado como golpistas al Gobierno ecuatoriano. "Dicen que somos golpistas, que queremos desestabilizar el Gobierno. Los golpistas han sido ellos, que han roto la Constitución cuantas veces le ha dado la gana".

Además, el expresidente ha pedido a Moreno este miércoles que convoque elecciones, en las que se presentaría como candidato "si fuera necesario".

Nicolás Maduro, también ha contestado a las acusaciones de Lenín Moreno y ha explicado que veía al presidente ecuatoriano "totalmente fuera de la realidad".

"Lo vi totalmente desubicado. Rodeado de asesores que le dicen 'usted sí es valiente'. ¿Valiente para quitarle los beneficios y derechos sociales de un pueblo? ¿Valiente para entregarse al FMI? Si usted quiere ver la realidad, eche para atrás ese paquete económico y dialogue con el pueblo", sentenció el Jefe de Estado venezolano.

Además, el CONAIE desmintió rápidamente dicha acusación. "La CONAIE se deslinda de la plataforma golpista del Correismo, nuestra lucha es por la salida del FMI del Ecuador. No permitiremos a los que nos criminalizaron por diez años aprovecharse de nuestra lucha y la del pueblo ecuatoriano. ¡Miserables!", ha declarado la Confederación en Twitter.

Publicidad

Publicidad