Cargando...

Secciones

Publicidad

Un ciudadano de Nueva York sin hogar caminando por el puente de Brooklyn. / Reuters

EEUU Nueva York ataja los problemas de los 'sin techo'... mandándolos a otras ciudades

Publicidad

El alcalde demócrata, Bill de Blasio, ha sido muy criticado por una medida de asistencia financiada con 89 millones de dólares basada en proporcionar un alquiler en otro lugar a personas sin hogar, sin avisar muchas veces al sitio de destino.

Internacional

La ciudad de Nueva York ha encontrado una nueva forma de huir hacia delante de sus problemas bajo el mandato del demócrata Bill de Blasio. Lejos de esconder los conflictos que aquejan a su ciudadanía bajo la alfombra, en el caso de las personas sin hogar ha decidido directamente mandarlos fuera de la ciudad.

Publicidad

Esta es la solución que propone el programa de asistencia especial única (SOTA según sus siglas en inglés), basado en ofrecer un alquiler de un año a ciudadanos neoyorquinos bajo la condición de mudarse a "otras regiones de Nueva York, a otros estados, Puerto Rico o Washington DC", según reza la propia página del programa e informa El País

Aunque podría ser considerada una alternativa loable, esta medida de 89 millones de dólares de presupuesto ha sido ampliamente criticada por su ineficacia e interés subyacente –el de reducir artificialmente el censo de 'sin techo' de la ciudad– desde el ámbito político y social. Desde su activación en agosto de 2017, han tomado parte de ella  hasta 12.482 personas, cifra algo insuficiente si se tienen en cuenta las 63.840 personas sin techo –una cifra en aumento año tras año– que calcula la Coalición para las Personas sin Hogar que hay en la ciudad.

Publicidad

Varios alcaldes y mandatarios de las 370 localidades y 32 estados que llevan recibiendo a los neoyorquinos desde entonces se quejan de no haber sido notificados del traslado en muchos casos o no haber recibido información sobre la situación financiera de los nuevos inquilinos. 

Únete a nosotros

Además, otros muchos ponen en duda el argumento a favor del programa basado en que este supone una reducción de los gastos dedicados a la asistencia de personas sin hogar, asegurando que es una simple transferencia de los mismos a otras regiones. Además, muchas de las personas acogidas por el programa lo abandonan por las malas condiciones vividas en los hogares de acogida.

Publicidad

Publicidad

Publicidad