Cargando...

Secciones

Publicidad

Una pareja de lesbianas fue agredida en un autobús en Londres por cuatro hombres. / FACEBOOK - MELANIA GEYMONAT

Homofobia Tres adolescentes reconocen la agresión homófoba a dos chicas en un bus de Londres

Publicidad

La Policía difunde el vídeo del ataque para concienciar a la población: "Nadie debería ser acosado por su sexualidad".

Internacional

Tres adolescentes han reconocido ante un tribunal la agresión homófoba a dos chicas en un bus de Londres el pasado 30 de mayo. Los jóvenes admitieron que obligaron a las mujeres a que se besasen delante de ellos, algo que rechazaron las mujeres, quienes recibieron golpes en sus rostros.

Publicidad

La Policía detuvo días después a cinco personas relacionadas con la agresión, que fue calificada por las víctimas no sólo como homófoba, sino también como machista. "No ocurrió sólo porque somos mujeres en una cita. Es porque somos mujeres", afirmó en su día Melania Geymonat, una de las agredidas.

Su compañera declaró en su día a la BBC que “estaba enfadada y sigo enfadada”. Chris Hannigan aprovechó para defender al colectivo LGTBI: “He pasado mucho miedo, pero esto no es nuevo. No me da miedo aparecer públicamente como queer. Tendría que hacerlo más a menudo, de hecho".

Publicidad

Ahora, el juzgado de menores de Highbury Corner (los agresores tienen 15, 16 y 17 años) decidirá si añade a la agresión una agravante por homofobia, algo que negaron en un principio, aunque finalmente han reconocido que amenazaron a las jóvenes, informa la BBC.

Únete a nosotros


Por su parte, las víctimas denunciaron que varios chicos empezaron a insultarlas y a hacerles gestos ofensivos de carácter sexual cuando subieron al piso superior de un bus nocturno que circulaba por Camden.

También las amenazaron para que se besasen, algo que rechazaron, por lo que los agresores comenzaron a arrojarles monedas y a propinarles puñetazos, cuyas heridas requirieron atención médica. Antes de su huida, también les robaron un bolso, una tarjeta bancaria y un teléfono móvil.

Las cámaras del bus N31 registraron la agresión, cuyas imágenes han sido ahora difundidas por la Policía londinense a través de Twitter, donde dejaban claro que en la capital británica “no hay lugar para el odio”. Con el objetivo de concienciar a la población contra la homofobia, añadía: "Nadie debería ser acosado por su sexualidad".

Publicidad

El 23 de diciembre se conocerá la sentencia, aunque la jueza ya ha anticipado que los agresores tuvieron como objetivo claro a la pareja precisamente por quién era, en referencia a un delito de odio por motivos de orientación sexual. Las agredidas también han dejado claro que también sufrieron los golpes por ser mujeres.

Publicidad

Publicidad

Publicidad