Cargando...

Secciones

Publicidad

El hispanista Ian Gibson en una imagen de archivo.- Efe

Memoria histórica Ian Gibson: "Hay que superar la idea de las dos Españas, pero aquí la derecha no ha sido magnánima"

Publicidad

Coincidiendo con el 120 aniversario del nacimiento de Federico García Lorca, el conocido hispanista publica una nueva edición revisada de su libro El asesinato de García Lorca, publicado en 1971. Aventura que los restos del poeta aparecerán pero denuncia que aún haya más de 100. 000 personas enterrada en cunetas. "Ningún país decente lo hace", afirma.

Política

Coincidiendo con el 120 aniversario del nacimiento de Federico García Lorca —el próximo 5 de junio—, Ian Gibson (Dublín, 1939) ha revisado el primer libro de su amplia obra dedicada al poeta español, El asesinato de García Lorca, publicado por primera vez en Francia en 1971 —a España no llegaría hasta el año 1979— y "descatalogado" desde su última reimpresión, en 2005.

Publicidad

Y con este nueva edición, publicada por Penguin Random House y enriquecida con nuevos estudios publicados desde su última revisión, Gibson, después de media vida dedicada al estudio del poeta granadino, firma la que dice que es su "aportación definitiva" a la vida, obra y muerte de Lorca. "Tengo que hacer otra obra diferente, si me da tiempo. No puedo seguir persiguiendo la tumba de Lorca hasta mi propia tumba", subraya Gibson

Gibson aventura que los restos de Lorca aparecerán más pronto que tarde: "En el año 1971, no tenía ni idea de qué podría ocurrir, pero lo que me sorprende ahora es que todavía no se hayan localizado los restos. Aunque creo que los vamos a localizar", aventura.

"Depende de la Junta de Andalucía, pero parece ser que ahora vamos a saber en qué sitio del parque está. Con lo cual, podemos estar cerca de un descubrimiento de gran importancia", apostilla el hispanista.

Aunque, matiza Gibson, "si la familia no quiere que se saquen los restos, no se sacan". Gibson no aboga por que se ponga un "monumento grande" en honor al poeta y dramaturgo, sino que quiere saber, simplemente, "dónde está el amado poeta".

"Aunque creo que vamos localizar sus restos, no puedo seguir persiguiendo la tumba de Lorca hasta mi propia tumba"

"Deseo ardientemente que se descubran los restos de Lorca, y los de todas las demás víctimas de la guerra. Él las representa, es el máximo símbolo del horror y la represión franquista. Y además es el poeta español más conocido de todos los tiempos", apunta sobre el "desaparecido más llorado del mundo", según sus palabras.

Publicidad

Y para poder tener la certeza de dónde se encuentran los restos del poeta para poder "ponerle flores", Gibson pide a la "derecha española que sea magnánima" porque "no se puede dejar a 100.000 personas en cunetas"."Eso ningún país decente lo hace. Después de Camboya, España es el país que más fusilados tiene en cunetas", sostiene.

"Siempre se habla de las dos Españas y hay que superar en lo posible esa idea, pero claro, aquí la derecha no ha sido magnánima. Y la derecha española, que es católica, tiene la obligación de ser magnánima, que es lo cristiano", reclama.

Publicidad

Gibson reconoce también que el "único sitio" donde "se ha hecho justicia desde la derecha" ha sido en Málaga, donde su alcalde, Francisco de la Torre (PP), "no se ha opuesto a las exhumaciones" e "incluso asistió" a la inauguración del cementerio de San Rafael.

El "resto de la derecha no lo ve así". añade. "Dicen que es remover odio, y eso es mentira. Y que es reabrir heridas, también mentira: no se puede reabrir una herida que no se ha cerrado. Nadie está buscando venganza, solo quieren ver los huesos del abuelo antes de morirse", recalca.

Publicidad

"Deseo ardientemente que se descubran los restos de Lorca y los de todas las demás víctimas de la guerra. Él las representa, es el máximo símbolo del horror y la represión franquista"

En este sentido, Gibson señala lo que para él es otro "error político": "La repatriación por parte del Ministerio de Defensa de los restos mortales de 29 soldados de la División Azul muertos en Rusia durante la II Guerra Mundial, con un coste de unos 23.200 euros", entre los años 2003 y 2017.

"Primero habría que atender a las víctimas de la represión franquista que están en cunetas. Lamento los muertos de la División Azul, pero me parece un sarcasmo estar dando primero dinero en traer a las víctimas que apoyaban, al fin y al cabo, al fascismo", se lamenta el hispanista, que asegura que dice "estas cosas con fuerza", porque tiene la nacionalidad española y "paga impuestos en España".

Publicidad

Publicidad